Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3143362

Kora: la nueva agente canina de Tobarra

tobarra1

El objetivo de este binomio, el policía Víctor y la malinois Kora, es “quitar las sustancias de la calle del municipio”. Los mandos confiaron rápidamente en la efectividad de una Unidad Canina y apoyaron su creación en cuanto el agente hizo la petición, cuando apenas llevaba unos meses de policía local.

 

Por Emer IGLESIAS / Fotos: Miguel PELE

 

Síguenos

Hace un mes que están trabajando juntos y ya realizaron varios servicios en su pueblo, Tobarra, Albacete. Kora no falla, sigue a su guía con una mirada inquieta, pero firme, y sabe muy bien lo que tiene que hacer: detectar el más mínimo resquicio de sustancias narcóticas como marihuana, hachís, cocaína, anfetaminas… Apenas hay 8.000 habitantes en este tranquilo municipio de La Mancha, pero la perrita ya se ha hecho un hueco. “Yo llevo aquí poco tiempo, menos de un año, y claro aún no conozco a casi nadie, con Kora me estoy relacionando más, todos se acercan a saludarla, es súpersociable, a todos les gusta su presencia, los niños quieren acariciarla sin parar”, matiza Víctor Guerrero a LADRIDOS. El sueño de este agente local, antes militar, desde pequeño fue ser policía, hasta que lo ha conseguido en Tobarra. A esto unió su pasión por los perros desde que era bebé y no dudó en presentar un exhaustivo informe solicitando a sus mandos la creación de la Unidad en cuanto entró a formar parte de la plantilla de la Policía Local.

“Trabajar de policía con un perro es especial, da un toque especial, es algo mágico, su efectividad es muy superior a lo que pueda hacer un agente”. El tipo de marcaje que realiza Kora, una malinois de poco más de un año, es el denominado en fuentes policiales ‘marcaje lapa’.  “Es limpio, no es un marcaje agresivo, toca un poco con su hocico donde huele la sustancia y se queda quieta, te evitas cacheos, no tienes que tocar a las personas, ahora con el covid incluso mucho mejor”. Kora acompaña a Víctor cada vez que va al trabajo. No está dedicado en exclusiva a labores de guía canino, por lo que a veces la perra se queda en las dependencias policiales, pero son las menos. “En el día a día, salvo excepciones puntuales, va en el coche con nosotros, si surge una intervención procedemos a hacer uso de Kora, es una herramienta más, una herramienta mágica”, matiza Garrido. Aunque esta perra de raza malinois está ya trabajando, Víctor reconoce que la “operatividad de una unidad canina depende de cuánto entrenes, suelo hacer entrenamientos a diario aquí y en casa, y también acudo al centro donde la prepararon inicialmente, Adiestramiento Valencia”. El bautizo de Kora como agente de cuatro patas fue el 17 de agosto, y un mes después, el 17 de septiembre recibió su número de agente: 112-016. Desde entonces ya ha detectado hachís en personas o marihuana en vehículos. “Nuestro objetivo es retirar las sustancias ilegales de la vía pública. Nos movemos donde suele haber concentración de personas como los centros comerciales, los parques, las entradas y salidas de los institutos...”

Otra de las labores que realiza casi sin saberlo esta inquieta perra que apenas consigue quedarse quieta ante las cámaras de LADRIDOS, es mejorar la imagen que la gente tiene de la Policía. “La principal función de la perra es la prevención, solo con verla o saber de su existencia el consumo o el trapicheo se reduce. Pero además mejora la imagen que la gente tiene de nosotros, todos quieren acercarse a verla”, indica el recién guía canino. La preparación de esta perra y su guía ha pasado por tres fases. “Cuando solicité crear la Unidad y me la concedieron lo primero que hice fue contactar con Javier Cano, el instructor. En una primera fase formaron a la perra, en una segunda nos acoplaron y me formaron a mí, y la tercera es perenne, porque nunca dejas de aprender, cada vez más dificultades, le hago ejercicios más difíciles y siempre me sorprende, pienso que no va a llegar y llega”. El primer consejo que Víctor da a todo policía que quiera ser guía canino, o formar una Unidad Canina en su municipio, es que “haga un buen estudio de creación y presente diversos informes de viabilidad que puedan prosperar, que lo pongan fácil al municipio”. Pero eso sí, debe ser un buen amante de los perros. “Nadie se puede meter a guía canino si no le gustan los animales”, matiza. Una vez formada una Unidad, el trabajo del policía cambia radicalmente. “Los servicios son los mismos, pero ahora tengo más medios, con Kora todo es más fácil y efectivo. Un perro tiene más facilidad que cualquier agente, la efectividad del animal es mucho mayor, descubre sustancias que para nosotros es casi imposible detectarlas”. Como graduado en Derecho que es Garrido, para preparar el informe de solicitud de creación de la Unidad Canina, estudió a fondo todas las leyes y normativa al respecto, “falta mucho por legislar, hice el informe y la verdad es que lo puse fácil para el municipio, todos son beneficios. Los mandos lo pasaron a la autoridad política del Consistorio y enseguida lo autorizaron”.

Kora es una perra que Víctor Garrido adquirió de Adiestramiento Valencia, es de su propiedad y ha cedido el uso de forma gratuita al Ayuntamiento a través de un contrato firmado por ambas partes. “No lleva prácticamente ningún gasto, todo son ventajas. El Ayuntamiento paga una póliza de responsabilidad civil por cualquier cosa que pueda pasar durante el trabajo así como el veterinario si le ocurre algo a Kora. Por lo demás es mi perra, vive en mi casa conmigo y mi novia, y yo me encargo de ella”. Víctor desborda ilusión y cuando habla de su recién creada Unidad Canina transmite esa pasión que le hace trabajar de forma mágica y soñar ya con una posible ampliación de la Unidad. “El siguiente paso sería otro perro, en ese caso un perro dual, que utilizásemos tanto para narcóticos como para intervención, pero sin que hiciera búsqueda en personas, esto es un riesgo innecesario teniendo a Kora”. Pero esto es futuro, ahora el presente es una Unidad Canina más en nuestras calles alejando las sustancias ilegales de la vía pública.

Adiestramiento Valencia, el origen
Kora era una cachorrita que pertenecía en un principio a la Unidad Cinológica de Reservistas. Cuando desde el municipio de Tobarra conectan con Javier Rodríguez, responsable de Adiestramiento Valencia y dueño de Kora, porque quieren crear una unidad Canina, la maquinaria se pone en marcha. Lo primero es seleccionar a un perro. Rodríguez les enseñó a Kora, una perrita criada por ellos que ya tenía hecho el trabajo de detección. “Kora es algo especial, es muy sensible, es una perra bastante entrañable, ha estado trabajando con alumnos, tiene un carácter excepcional la verdad”, indica Javier a LADRIDOS. Y comienza la preparación para ser agente canino. Durante cuatro meses Kora es dirigida hacia la especialidad que tendrá que desarrollar en la nueva Unidad Canina. “La entrenamos para el sistema de marcaje lapa, y se le ha trabajado en personas, en vehículos, en búsqueda libre, en paredes... ” Una vez preparada la perrita es la hora del curso de acoplamiento con el guía. “El policía para formarse hizo el curso de preparación inicial de unas 150 horas junto a Kora y ahora sigue formándose, porque nunca se deja de preparar, tiene que venir de vez en cuando, sigue pasando por el centro”, matiza el responsable de Adiestramiento Valencia. Una vez que el instructor confirma que perro y guía están preparados para su trabajo, el binomio comienza a realizar servicios. Esto fue el 17 de agosto, fecha desde la que Kora ya ha hecho sus primeros pinitos retirando sustancias de Tobarra, en la provincia de Albacete.

Los datos

112-016  número de agente de Kora
11-2019  casi dos años tiene la belga malinois
1-2020  Víctor ingresó a la Policía Local en enero del pasado año
17-8-2021 fecha en que la “mali” comenzó a trabajar como agente policial

 (Páginas 4, 5, 6 y 7)

 

Los insobornables perros de la Unidad Canina de Málaga

Policía Local de Vera: al acecho de las sustancias

Rambo: de la perrera al 100% de éxito como policía

Locky, el perro policía envidia de La Axarquía

 

Pin It