Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3143170

El 11-S demostró que los perros no estaban preparados para desastres de tal magnitud

11 S copia

Estados Unidos ha conmemorado el vigésimo aniversario del peor ataque terrorista en suelo estadounidense el pasado 11 de septiembre, además de recordar a las innumerables vidas perdidas se reconocieron los actos desinteresados de los valientes que respondieron el 11 de septiembre de 2001, tanto humanos como caninos.

Por M. ARAMBARRI
  

Síguenos

Miles de bomberos y personal médico de emergencia respondieron en los días siguientes a los ataques terroristas de la Zona Cero, incluidos más de 300 equipos de búsqueda y rescate caninos especializados. Pero según el American Kennel Club, solo alrededor de 100 estaban preparados para desastre de este tamaño. “La mayoría de la gente en este país nunca antes había oído hablar de los perros de búsqueda, dice Debra Tosch, directora ejecutiva de NSDF, una organización que recorre los refugios en busca de perros con potencial de búsqueda y rescate y los prepara para trabajos con los departamentos de bomberos. Cuando los medios de comunicación comenzaron a centrarse en los perros “el conocimiento público realmente explotó”.

Solo 100 preparados
Aproximadamente 300 equipos de búsqueda, estimó, respondieron. Solo alrededor de 100 estaban preparados para un desastre de proporciones monstruosas en una ciudad importante. Muchos eran perros de búsqueda y rescate en la naturaleza, expertos en encontrar personas desaparecidas en el bosque. No pudieron hacer frente al enorme montículo de metal retorcido, vidrio y escombros humeantes y los ruidos urbanos. Los perros rastreadores habían existido durante décadas, pero el público tenía poca comprensión de lo que podían hacer. “Hubo cierta sensación de que podrían encontrar un Boy Scout perdido en el bosque, pero nada del alcance y el impacto de un desastre nacional”, dice Cynthia M. Otto, una veterinaria que trabajó en Ground Zero y es fundadora de la escuela de capacitación canina, Penn Vet Working Dog Center. Las imágenes de estos perros trabajando incansablemente, haciendo lo que fuera necesario para hacer el trabajo, capturaron corazones y mentes en todo el mundo.

Imagen icónica 
Fotos, como la icónica del Golden Retriever Riley del Grupo de Trabajo 1 de Pensilvania de FEMA, llevaron a la gente a la acción. Otto dice que muchos dueños de perros se inspiraron para buscar la certificación de búsqueda y rescate debido a esas imágenes. Las donaciones recibidas y los apoyos institucionales ayudaron a la creación del Centro Nacional de Capacitación, diseñado para brindarles a los candidatos caninos la oportunidad de practicar en una variedad de sitios de desastres simulados y estar preparados ante desastres de tal magnitud.

Perros de terapia
Una nueva era también para los perros de terapia se abrió el 11 de septiembre, dice Ursula Kempe, presidenta de Therapy Dogs International. TDI envió 100 equipos a Nueva York, donde trabajaron en el Centro de Asistencia Familiar en el Muelle 94 y 50 en el Pentágono. Pasaron unas cuatro semanas allí. Kempe dice que la mayoría de los perros aceptaron el desafío, pero algunos no pudieron manejarlo“Mientras esto todavía estaba sucediendo, convoqué una reunión en TDI y les pregunté a todos los involucrados si querían venir. Todos nos dimos cuenta de que, en realidad, no había absolutamente ninguna disensión, no estábamos preparados para eso, como adiestradores de perros de terapia“.

 

Endurecimiento de criterios
Como consecuencia, TDI endureció sus criterios, requiriendo una preparación adicional para los manipuladores humanos y una certificación especial para los perros que participan en el socorro en casos de desastre. Desde entonces, los equipos de TDI han ayudado a las personas a hacer frente a todo tipo de desastres, desde el huracán Katrina hasta tiroteos masivos y actos de terrorismo. 
Después del 11 de septiembre, los perros de terapia también obtendrían una mayor aceptación, debido en parte a su papel muy visible en ayudar a las personas afectadas por los ataques. La Sociedad Delta, por ejemplo, informa que el número de sus equipos se duplicó, de 4.000 a 8.000 en todo el país, entre 2001 y 2006. Si bien los perros de terapia han existido durante tres décadas, su trabajo con las familias de las víctimas del 11 de septiembre fomentó una nueva apreciación de la capacidad canina única para calmar el alma humana.

Pier 94
Cerca de 100 equipos de perros de terapia trabajaron en el Centro de Asistencia Familiar en el Pier 94 de Nueva York; más se ofrecieron como voluntarios en otros sitios donde las familias se reunieron, como Liberty State Park en Nueva Jersey. Estos eran lugares donde los familiares de los desaparecidos acudían en busca de ayuda, primero para encontrar a sus seres queridos perdidos y luego para sobrellevar el dolor de saber que esa persona nunca regresaría a casa. 
Llegaron equipos de todas partes de todos los ámbitos de la vida, desde la filántropa Karen LeFrak y sus magníficos caniches estándar hasta personas con perritos domésticos que simplemente tienen la habilidad de hacer sonreír a una cara triste. Todos los consejeros caninos eran perros de terapia certificados, entrenados y probados para determinar su capacidad para llegar a los afligidos como ningún humano puede hacerlo.

 (Páginas 14 y 15)

Los perros de rescate aprenden en Ferrol
Perros de rescate en Motril: "hay que saber dónde está el límite"
Escarbar bajo cero, el secreto del rescate con perro en avalanchas
¿Desaparecerán los perros de rescate?

Pin It