Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3143221

Jóvenes inmersos en violencia y perros abandonados se unen por el canicross

canicroos El Salvador


Deporte y mascota, así une el canicross a jóvenes en riesgo de violencia en un proyecto ideado por Fernando Anduray. Pretende crear un programa en su país y exportarlo al resto del mundo.

Por Miguel PELE

  

Síguenos

Más de 200 personas, de ellos 12 menores de edad, han participado en el proyecto “Cambia una vida con el Canicross y un perro” en varias ciudades de El Salvador con el objetivo de “trabajar con aquellos niños y jóvenes que son vulnerados por la violencia familiar y social en una ciudad”, según informa Fernando Anduray, fundador del primer club de mushing en su país, llamado República Perruna Trail Mushing El Salvador. A pesar de vivir en un país de tercer mundo con muchas deficiencias, ahorraron durante varios meses para poder lograr sus primeros equipos de canicross profesional y lentamente fueron dándose a conocer en la comunidad canina de El Salvador. Fueron participando en diferentes carreras de trail y “cada corredor que llegaba a la meta con su perro era ovacionado con palmas”. Pero el proyecto ha traspasado fronteras y es conocido en países vecinos por lo que el club busca patrocinadores que “se interesen por nuestro trabajo social, para que, a través del canicross, poder alcanzar un sueño muy grande y llegar a niños y jóvenes que están expuestos a la violencia y crear deportistas con una mentalidad renovada para formar parte del primer equipo salvadoreño de mushing a participar en los eventos de la IFSS”, (Federación Internacional de Deportes para Perros de Trineo).

En la actualidad, han conseguido que varias marcas de accesorios que aparecen en su web colaboren con material “para los miembros del club que no tienen acceso a equipos”. Esto supone un estímulo psicológico positivo en cada miembro del club para poder entrenar adecuadamente y poder fomentar el deporte y sus metas como atletas para forjarlos para nuevos retos que Fernando busca llevarlos a estos deportistas”.

Un caso ejemplar es el de Alex Cuéllar, padre de familia que junto a sus hijas tenían el deseo de entrenar el canicross junto a sus perros rescatados de las calles de Santa Ana. Elaboraron sus propios equipos, debido al alto costo de los accesorios y participaron junto a otras 150 personas en la carrera de la Run Power. En la actualidad, Alex se ha forjado como corredor de canicros en la escuela de República Perruna y Fernando lo reconoce como un ejemplo para los demás. Por eso, este club lo apoya con fuerza y apuesta por un futuro donde él pueda correr con sus hijas en eventos internacionales. Convencido que un corredor de canicross “debe ser un animalista de corazón”, difunden en sus entrenamientos el amor y el cuidado a las mascotas y apoyan los rescates y adopciones, donando una parte de las ganancias en “los diseños de playeras a nuestro plan de alimentación para perros de las carreteras, que son los más olvidados”. Para ello usan los medios a su alcance, desde radio, prensa redes sociales… intentando llegar a las conciencias de toda la sociedad salvadoreña

El proyecto con el que empiezan esta aventura ‘Cambia una vida con el Canicross’ y un perro está enfocado a trabajar con aquellos niños y jóvenes que son vulnerados por la violencia familiar y social en la ciudad. “Tendremos en cuenta también a refugios que quieran sumarse al programa, para que haya una campaña de adopción para que nuestro objetivo alcance no solo en la juventud y niñez, sino al cuidado de un perrito que será su alma gemela en el deporte”, relata Fernando en declaraciones a LADRIDOS. 
Y no solo se centran en su país, pues buscan un apoyo a nivel mundial para que las Instituciones velen por la salud mental de esta generación y les ayuden a desarrollar este gran programa que arrancaría en una ciudad con la finalidad de ser replicado en todos y cada uno de los municipios del El Salvador. Para lo que necesitarán mucha escuela con expertos en el tema del mushing y los deportes con perros y mucho entrenamiento con gente especializada que apoye a los que formarán la mesa deportiva.

El origen del proyecto
En 2016, Anduray entrenaba corriendo por las faldas de un volcán con su perro Jagger sin saber que estaba practicando un deporte. Así descubrió el canicross y nació la idea de atraer a jóvenes en riesgo de violencia familiar o social para formar un club en el que pudiesen hacer deporte a la vez que se vinculaban con un perroContactó con deportistas experimentados del deporte del mushing y encontró la respuesta en el Club del fallecido Alejandro Gómez Cabra. Y junto con su amigo Mario Climaco esta idea se hizo realidad. Sin demasiados apoyos, comenzó a divulgar este deporte en televisión, radio y periódicos, pero faltaba el impulso final: una carrera en la que participasen muchos aficionados con sus perros para dar a conocer al país este proyecto. Un año más tarde, nació la primera carrera de perros de montaña, la “Canicross Run Power” en las faldas del Boquerón, el mismo donde nació la pasión por correr con Jagger, una carrera en la que participaron 100 perros, corriendo 5 km o 10 km.  Conocedores de que existía un mundial en Europa, el interés del club aumentó y fundaron clubes en tres ciudades del país: La Libertad, Santa Ana y San Miguel. 

Los datos
20 miembros forman el club
200 personas participan en el proyecto
12 menores deportistas

(Páginas 36 y 37)

 

Canicross para todos

Pin It