2011825

Síguenos

Perros y presos desahuciados se salvan juntos

carcelcaliforniaoctubre2020

 

Más de 200 perros candidatos a una eutanasia segura han conseguido salvarse en California desde que en 2016 Marley’s Mutts Dog Rescue, organización inmersa en una guerra sin cuartel contra el abuso, la explotación y la eutanasia innecesaria de perros, pusiese en marcha Pawsitive Change, un programa innovador y progresivo que une a hombres encarcelados con perros rescatados difíciles de adoptar para una rehabilitación mutua.

Por Óscar REKALDE

Síguenos
 

El primer paso que realiza Marley’s Mutts tras asociarse con prisiones estatales es California es seleccionar de 24 a 30 reclusos y de 8 a 10 perros de refugio en riesgo vital para cada ciclo del programa de la prisión. En el transcurso de 14 semanas, los reclusos completan bloques muy desafiantes de trabajo del curso que involucran tareas semanales y metas personales.
Para elegir a los presos que luego se emparejarán con perros que difícilmente pueden encontrar una adopción, se analiza tanto la conducta en prisión como el interés demostrado en el programa. Los reclusos deben tener cero, o muy pocos puntos de mal comportamiento acumulados, deben completar una encuesta y escribir un breve texto que describa por qué desean participar en el programa.  Todos pueden participar, incluso aquellos condenados por delitos de violencia, a excepción de los delincuentes sexuales y los que tengan antecedentes de abuso animal.
Zach Skow, Fundador del programa puso en marcha el programa que ya ha conseguido salvar a más de 200 de animales desahuciados que finalmente consiguieron ser adoptados y entrenar y dar una segunda oportunidad en su vida a unos 300 reclusos, algunos incluso con condena de muerte, que se han graduado como adiestradores.
Skow comenzó con una experiencia piloto en el Centro Correccional de la Ciudad de California en enero de 2016 y tal fue el éxito que ahora se ha implementado en cuatro prisiones estatales más de California y un centro correccional de menores para mujeres, lo que permitirá “entrenar a más de 400 reclusos y salvar a casi 150 perros al año”.
El éxito de esta iniciativa también se mide por la reincidencia de los presos. En Estados Unidos un 43% de reclusos que consiguen la libertad vuelven a prisión antes o después al volver a delinquir. Por el momento, ninguno de los 17 graduados en el programa que han salido en libertad condicional ha regresado a prisión. Además, la mayoría de los perros que entrenaron los reclusos han recibido la certificación Canine Good Citizen en reconocimiento a su buen comportamiento y obediencia. Incluso dos de estos animales han conseguido certificarse como perros de terapia y media docena están en entrenamiento para convertirse en perros de servicio para veteranos militares.

Los protagonistas

Isaac tiene 43 años y ha estado encarcelado desde que tenía 18. Ha realizado el programa cuatro veces, habiendo comenzado su primera ronda en septiembre de 2018. Quería ser adiestrador de perros desde que tenía nueve o diez años, pero su padre lo descartaba porque “no es un trabajo de verdad”. Isaac ahora es un mentor que guía y ayuda a otros estudiantes. “En la primera ronda de entrenamiento me emparejaron con un perro realmente desafiante, Tiny, que simplemente no salía de su jaula. Trabajando con ella no tuve más remedio que pedir ayuda a algunos de los otros chicos, algo que siempre había evitado en mi vida”.
El curso también le ha dado la oportunidad de interactuar con prisioneros de otras razas. “A la hora de comer, las mesas son solo para mexicanos o solo para blancos o solo para negros, pero al trabajar con los perros, esto simplemente se rompe”.  Ahora Isaac ha conseguido la libertad condicional y trabaja por montar su propio negocio canino.
Venie, de 33 años, recibió dos cadenas perpetuas en 2017. Atacado por un pitbull a la edad de 10 años, era un candidato poco probable para el programa porque le aterrorizaban los perros. Pero fue aceptado y tuvo la oportunidad de reconstruir su confianza en los perros trabajando con un pitbull llamado Willow.  “Sentí lo que ella había pasado. Ella me ayudó a sanar mis traumas pasados y a perdonar a quienes me habían defraudado “.
El apoyo y el aliento de algunos de los hombres del programa le han ayudado a desarrollar su confianza en sí mismo.  “Confían en mí para ser un hombre, para ser responsable e invierten su tiempo en mí.  Quiero desafiar la creencia de que solo personas malas están en prisión. Además, es padre de tres niñas y el programa ha sido fundamental para ayudarlo a desarrollar un vínculo más estrecho con sus hijas.

El entrenador en jefe de la prisión de North Kern, Robert Villaneda, exmilitar ha trabajado con los más de 300 reclusos que han pasado por el programa y no ve parangón entre los “estudiantes” que forma en el Centro Penitenciario y los alumnos externos.  “Es totalmente diferente. Un alumno en un curso de adiestramiento hace las horas y después tiene compromisos familiares y otro trabajo que hacer. Mientras que estos chicos están totalmente inmersos en ello durante las 14 semanas. ¡No van a salir! Y están interactuando constantemente con los perros. Han invertido aproximadamente 10 veces la cantidad de horas que tendría un entrenador regular “.

El “más buscado”

Jason Mori es un ex alumno de Pawsitive Change que fue liberado a fines de 2017 y ahora es uno de los entrenadores de perros más solicitados de California. Dirige K9BreakThru, su exitoso negocio de guardería, internado y entrenamiento para perros en Costa Mesa, California, desde que salió de prisión.  “Aproveché la oportunidad de no tener nada mejor que hacer y traté de gastar mi tiempo sabiamente”. Mientras estaba en prisión, disfrutó tanto de la primera ronda de entrenamiento y luego hizo cuatro rondas más, finalmente se convirtió en mentor y se dio cuenta de que podría ganarse la vida haciendo lo que amaba. “Me ha preparado para tener un negocio, una nueva vida, una segunda oportunidad “.

Pin It