2011845

Síguenos

Los animales no entienden

de territorios, sí de bienestar

territoriosoctubre2020

España es un país compuesto por 17 Comunidades Autónomas, cada una con su propia y rica cultura, algunas incluso idioma, y sus propios hábitos y costumbres, si bien son más las cosas comunes a todos los territorios, incluyendo los animales de compañía. Porque ellos, que forman parte de nuestra cotidianidad y nos hacen la vida más agradable y feliz, no entienden de fronteras ni de regiones.

 

Por Julián HERNÁNDEZ
Presidente de la Real Sociedad Canina de España

Síguenos

 

Por ello, ahora que se trabaja para que se renueve la legislación en materia de Bienestar Animal en España desde la Dirección General de Derechos de los Animales, es momento de establecer una normativa estatal que sirva de marco común en todo el país, de forma que permita armonizar el contenido de las diferentes leyes vigentes, porque todos los animales y mascotas tienen las mismas necesidades y derechos, independientemente de donde vivan.
En el caso de los perros, que es el que nos ocupa en la Real Sociedad Canina de España (RSCE), es imprescindible que se llegue a un acuerdo en el Parlamento para aprobar una legislación que elimine duplicidades y fije de una forma concreta las sanciones por abandono y maltrato animal, por ejemplo, probablemente nuestro gran talón de Aquiles y contra el que debemos luchar unidos y de forma ágil y eficaz.
Desde que acabó el confinamiento, allá por el mes de mayo, el abandono de mascotas ha vuelto, por desgracia, a una tozuda normalidad, recuperando el descenso del 25% que se experimentó durante el estado de alarma para volver a cifras normales, con un aumento de unos 2.000 perros más en un solo mes. El abandono es una lacra social que solo una ley estatal igual en toda España puede ayudar a atajar, apoyada por la educación y la empatía animal que debe empezar a entrar en los colegios y centros educativos, al igual que en los hogares.
Pero, además, esta legislación única permitiría, por otro lado, que los criadores caninos éticos y responsables, esos que crían perros con la premisa de seleccionar y mejorar las razas caninas en salud y temperamento y dentro de unos elevados parámetros de respeto y bienestar, puedan ejercer su labor de forma regulada, con independencia de que la cría sea para ellos una actividad económica profesional o no, sin encontrarse con disparidad de criterios en función de la región en la que vivan u operen. De este modo, una gran mayoría de ellos podrán salir del ‘limbo legal’ en el que viven ahora.

El objetivo es que, con una única ley en la mano, la protección y la garantía de los derechos de los animales sea igual en cada rincón de España. Asimismo, esto también permitiría homogeneizar la identificación, mediante un sistema de registro único o el uso de bases de datos compartidas, obligando a que todos las mascotas lleven su correspondiente chip, y detectar a los tutores que dejan a sus perros abandonados a su suerte, permitiendo que puedan ser sancionados.
Porque si en el resto de Europa, sobre todo en el norte, han logrado el objetivo de abandono cero que nosotros nos hemos propuesto, ha sido por trabajar de forma unida con legislaciones sólidas y claras para todos, y con mucha labor pedagógica de por medio. En ese marco, la Real Sociedad Canina de España quiere dar un paso adelante para actuar como uno de los operadores más establecidos, por tamaño y antigüedad, en nuestro país, aportando todo su conocimiento y procesos en materia de cría, identificación, educación y tenencia animal, entre otros aspectos.
Este tema urge, porque las diferentes comunidades autónomas trabajan ya para actualizar sus leyes, algo que hemos visto durante este verano y meses anteriores. El Gobierno debe dar un paso al frente en este sentido, pues si lo dio en su momento al ser el primero en crear una Dirección General de Animales, ahora no puede dejarles en la estacada.
Todos comprendemos la particular tesitura que vivimos ahora, con una pandemia que parece que no da tregua, pero la convivencia entre nosotros y nuestras mascotas sigue existiendo, y no podemos obviar que hay problemas que deben arreglarse. Este es uno de ellos, y desde la Real Sociedad Canina estamos dispuestos a trabajar codo con codo con el Ejecutivo para que nuestros animales tengan la mayor protección... en todo el país. Ni más, ni menos.

Las CCAA no pierden el tiempo

Castilla La Mancha aprobó su nueva normativa animal el pasado mes de agosto, precisamente cuando Andalucía anunció que comenzaba a preparar la suya para ser aprobada de forma urgente. A finales de 2019 la Comunidad Valenciana empezó el mismo proceso, mientras que otras regiones, como Aragón o La Rioja ya llevan un par de años con su propia normativa en vigor. Mientras tanto, a pesar de que el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, anunció en primavera que pronto se aprobaría la estatal, a día de hoy está en punto muerto, aunque la Dirección General de Derechos de los Animales sigue adelante con las consultas con las principales entidades animales del país.

Pin It