Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3392034

“Los perros que compiten viven en unas condiciones perfectas

Ferre

 

Profesional del pastor alemán casi antes de tener uso de razón, vive con pasión una competición canina que define como la Fórmula 1. Es rotundo al mantener que el IGP no es un deporte, sino una actividad para la selección de la raza y para mejorar cada vez más nuestros perros en cuanto a carácter y físico saludable. Nació, creció y vive en una familia entregada a la raza y a esta disciplina (tres generaciones salieron a pista en el CNT) y siguió los pasos sin plantearse ninguna otra opción. Reivindica, y demuestra, que los canes que compiten son felices y viven en unas condiciones perfectas, mucho mejor que los que salen 15 minutos por la mañana y 15 minutos por la tarde. Las polémicas o rumores que cuestionan los juicios no van con él, vive por y para los perros.

Marcos Ferré con Leo / Campeones de España del pastor alemán

Por Emer IGLESIAS / Fotos: Gretta Gunter

 

Síguenos

-¿Cómo llega un pastor alemán a ser campeón del CNT?
-Se necesitan tres cosas: genética, entrenamiento de calidad y algo de suerte. Hay criadores que se preocupan de la selección de la raza con el objetivo de poder mejorar cada vez más nuestros perros en cuanto a carácter y físico saludable. También son importantes las horas de entreno y la calidad del mismo. La genética y el entrenamiento unidos a un poco de suerte puede hacer a un perro campeón. Cada año gana uno, lo realmente importante es ver reflejado en la pista por lo que tanto has trabajado y peleado junto a tu fiel compañero.

-¿Qué tiene de especial Leo? Hable a nuestros lectores de su perro…
-Leo de jardines Del Real para mí tiene de especial su estabilidad. Es un perro que tiene mucho corazón y cuando entrena o compite lo hace para agradar a su guía y propietario, por el que hasta daría la vida si hiciera falta. Tiene mucho potencial en cuanto a instinto, reúne las cualidades que yo le pediría a cualquier perro de esta disciplina: dúctil, fuerte y físicamente un perro que me llena. Para mí, como criador que lo he visto nacer, entrenar cada día y convivir en mi casa cada día, es especial, es el perro perfecto.  Muchas veces pienso que no tendré un perro con tantas cualidades como él.
-¿Cuál es su palmarés en esta competición?
-Hemos conseguido ser mejor perro nacido en España, mejor protección con 97 puntos, mejor obediencia con 96 y campeón nacional 2021.

-¿Cómo son sus entrenamientos diarios?
-Un perro de alto nivel hay que tratarlo como lo que es: un deportista de élite. Para mí no existen solo las tres disciplinas de competición (rastro, obediencia, protección) sino que hay cuatro, también el físico; le doy importancia a las cuatro por igual. Practicar deporte habitualmente me hizo comprender hace años, con mi anterior perro, que si hacemos deporte nuestra cabeza trabaja con mayor claridad, así como también nos acerca a entender a nuestros perros cuando les pedimos ser más rápidos o eficientes en sus entrenos.

-¿El deporte lo practica con su perro?
-Sí, salimos a correr una media de 30 km semanales por la montaña y hacemos natación dos días unos 45 min.

-¿Cómo lo prepara para las tres disciplinas que hay que demostrar ante los jueces?
-En la defensa intento cuadrar con mi padre, Vicente Ferré, y mis dos figurantes en el club de trabajo que dirijo, Arnau Oliverio y Borja Puchades, un mínimo de cuatro defensas semanales. La obediencia la trabajo a diario ya que esta requiere más técnica que ninguna, y el rastro intento cambiar de campo e ir a campos de fútbol nuevos todo los que puedo.
-Algunos ponen en duda que este nivel de entrenamiento sea beneficioso para el perro… ¿realmente Leo es feliz?
-Por supuesto. Nos falta mucha cultura canina y desde luego muchas veces Internet y ciertas informaciones son erróneas. Un perro de trabajo vive mucho mejor que un perro de jardín que lo sacan 15 min por la mañana y 15 por la tarde. Un animal lo que realmente necesita y quiere es atención y pasar tiempo con quien más quiere. Un perro de trabajo disfruta de ir en el coche con su dueño y pasar la mayor parte del día con él, realizando diferentes actividades que le gustan además de que desfoga su instinto que tan necesario es para su desarrollo emocional.

-Muchos cuestionan que una obediencia y una disciplina como la que ha demostrado Leo en Lerma sea algo innato en los perros. ¿De verdad que no se fuerza a los animales?
-Los animales tienen que tener un componente genético, y para que podamos disfrutar tanto perros como guías de esta modalidad hay que agradecer a los criadores que llevan años y años cultivando y mejorando buenas líneas de sangre para mejorar y crear animales con este tipo de instinto (equilibrio y ganas). Los perros piden salir a entrenar siempre, de hecho el reglamento exige que deben siempre mostrar ganas de hacer. Para nada se les fuerza de ninguna de las maneras.

¿El público les acompañó?
-El público es una parte fundamental en este tipo de eventos, ya que te hacen ser grande con sus aplausos y dando apoyo desde la grada. Los compañeros/contrincantes disfrutamos de los buenos trabajos que se hacen en pista. Al final quien vive esto de verdad cuando ve un trabajo bueno se alegra sea de quien sea.

-Pero las disciplinas caninas todavía están muy lejos del propietario de perro en general…
-Es cierto que el IGP está muy lejos de cualquier persona particular, pero esto no es un deporte, es una actividad para la selección de la raza. No nos vale cualquier perro, tiene que reunir determinadas condiciones, son tres disciplinas, que requieren mucho tiempo, técnica y paciencia. Es normal que sean más atractivas otras modalidades más sencillas o más al alcance de una persona de a pie como agility, OCI etc.


-¿Qué habría que hacer para que no fuera el IGP tan desconocido y acercarlo al público general?
-No pienso que haya que hacer nada, esta disciplina es conocida, pero una persona que realmente no tenga pasión no durará más de 2 años, lo tengo demostrado. Hay que poner mucho empeño y aguantar muchos baches y malos resultados, no todo el mundo está dispuesto a esto.

-¿Nos falta cultura canina?
-Sí, en general en este país, bajo mi punto de vista falta mucha cultura canina. Por mi trabajo me doy cuenta que a los niños se les está enseñando que los perros son como sus “hermanitos”, estamos humanizando cada vez más a nuestros perros, nada bueno para ellos. El 80% de las veces termina en problemas que por desgracia acaban pagando los perros.

-¿Qué habría que mejorar?
-Acudir a profesionales con centros caninos con todos los requisitos legales en regla, que tengan su núcleo zoológico y que actúen en su vida diaria como adiestradores caninos. Estos profesionales deberían ser escuchados por los políticos y los que deberían marcar las pautas, para que pueda ir mejorando la sociedad, una sociedad a la que por lo general fuera de la “élite canina” le falta mucha información veraz.

-La raza pastor alemán es su pasión, ¿no se sintió nunca tentado a probar un malinois?
-Desde que nací he visto en mi casa esta modalidad, lo he “mamado” desde bien pequeño y realmente cuando hice mi primera competición importante con 9 años sentí que jamás habría otra cosa que me gustaría más. Yo soy “experto” en pastor alemán, y es la que me gusta, pero siempre digo que el perro que tiene corazón e instinto es bueno, sea de la raza que sea.

-El actual campeón del mundo, Pierre Lamarie, dijo en estas páginas cuando ganó que “la raza del pastor alemán es la mejor raza del mundo”, ¿comparte esta opinión?
-Pues la verdad que sí comparto la opinión de mi compañero Pierre, pero no soy gran conocedor de otras razas, ahora si tengo que defender una, defenderé siempre al pastor alemán, ¡por supuesto!

-¿Qué tiene un pastor alemán que no tenga otra raza?
-Yo creo que al pastor alemán la dureza de nervios y su saber estar en tantos escenarios diferentes es lo que le hace diferente al resto. Está claro que para determinadas cosas, como velocidad o agilidad, habrá otras razas como el malinois que podrían estar por encima, pero si sacamos una media de lo que tiene que ser un perro de trabajo, sin duda un buen pastor alemán (bajo mi punto de vista) está en la élite.

-¿Qué significa entrenar con el Real Ceppa?
-Es un club que reúne todas las condiciones que velan por la seguridad de nuestros perros. Me gusta especialmente porque me gusta competir solo contra perros de la misma raza, y porque es el único club que te abre la puerta a lo que, para mí, es el campeonato más importante en el mundo de todo lo que tenga que ver con perros de trabajo y sus diferentes modalidades, el campeonato del mundo WUSV. Es aquí donde se ven los mejores perros y adiestradores del mundo. Es el cielo si hablamos de cualquier tipo de actividad con perros.

-¿Qué aporta el IGP a los perros que lo practican?
Sirve no solo para que los animales tengan actividad, sean más felices mentalmente y se sientan realizados, sino para conseguir perros de utilidad y que se nutran todas las Fuerzas de Seguridad que tanto nos ayudan a los seres humanos en infinidad de servicios, donde está más que demostrado que ni las mejores tecnologías de hoy día pueden llegar. Solo son capaces la nariz, la valentía y el coraje de nuestros queridos perros gracias al programa de selección que hay detrás, tanto en la cría como en la competición de IGP. En este país si echamos la vista atrás es fácil comprobar que nuestros perros de hoy nada tienen que ver en cuanto a instintos, equilibrio y condición física a los de hace dos décadas.

-¿Esta disciplina es diferente a otras como ODU, Agility, Mondioring, Mantrailing…?
-Cualquier disciplina es de alabar y tiene su dificultad y debe tener su merecido reconocimiento, pero en este caso voy a copiar una frase muy acertada de mi compañero Sergio González en esta misma revista, el IGP equivale a la fórmula 1. 

-Qué le hizo decidirse por IGP?
-No me decidí, nací en una casa que esto se hacía y simplemente intenté parecerme a mi padre y a día de hoy sigo intentado parecerme y aprendiendo. Nunca barajé hacer cualquier otra modalidad.

-Los participantes en estos campeonatos de España o, incluso, en la WUSV, suelen ser profesionales perrunos. Al final, ¿es un estilo de vida?
-Sin lugar a duda tiene que ser un estilo de vida. Si te lo tomas como un hobby nunca llegarás al nivel de una WUSV. Hay gente con otros trabajos que nada tienen que ver con los perros, pero para llegar a dicho nivel, entrenan y “lo viven” de la misma manera que un profesional.

-¿El bienestar animal tiene cabida en este deporte?
-Por supuesto, los propietarios de los perros de esta modalidad los queremos tanto o más que cualquier persona a su perro, con la contrapartida que son atletas, por lo que cuidamos mucho más su alimentación, su descanso, vigilamos sus lesiones. Viven en unas condiciones perfectas.  Además de que los reglamentos van cambiando y se van modernizando para cuidar mucho la salud de nuestros queridos perros, a ellos se lo debemos todos y son los grandes protagonistas.

-Usted pertenece a una saga de campeones que despierta una envidia sana, ¿ha sido fácil el camino?
-Bueno, no pienso que pertenezca a ninguna saga de campeones, yo tengo una familia normal como la de cualquier otra persona. Pero con unos valores muy marcados en cuanto a esfuerzo, constancia y sacrificio, esto algunas veces ha traído victorias, pero muchas más trajo derrotas y en estas es donde aprendes y te curtes. ¿Fácil? Fácil no ha sido ni está siendo, me costó mucho en mis inicios dejar de ser “hijo de” para poder llegar a ser yo mismo. Pero es un precio que he pagado a gusto. Si volviera a nacer elegiría volver a estar donde estoy y con quien estoy. Estoy muy orgulloso de mi familia y el cómo me ha enseñado y me enseña a día de hoy.

–Este campeonato ha sido especial para los Ferré. Tres generaciones en pista...
-Para mí el mayor trofeo sin duda alguna es hacer historia en este mundo. El poder ver a mi sobrino y a mi padre, y no solo allí en la competición, porque lo duro de esto no es enfrentarte a la prueba, sino la preparación de la misma. Hay que trabajar duro en entrenos, privarte de infinidad de cosas, para conseguir un objetivo. El ver a mi padre (su abuelo) que se ha esforzado como jamás lo había visto en la vida, trasmitiendo a un niño que está virgen en uso de razón todos y cada uno de los pasos más importantes para llegar a conseguir un resultado satisfactorio, es algo que aún lo pienso y se me encoge el corazón. Y ver a este niño madrugar de la manera que lo ha hecho a meses vista, yendo a su clase, aprobando sus exámenes y no saltándose jamás un entreno, solo puedo que aplaudir la lección que tanto nieto como abuelo han dado al mundo entero. Y si además le sumas que son mi padre y mi sobrino, hace que me lleve el mayor de los trofeos solo viendo una foto de los tres juntos. Sin olvidarnos que cada uno de los tres perros son hijos de mi anterior perro (Attak von haus pixner) nacidos y preparados en casa. Desde aquí un merecido gracias a Markitos por hacernos ver el verdadero significado de la vida.

-¿Cuáles son sus próximos objetivos?
-No puedo dormir por la noche si no tengo una meta en la vida, ahora mi objetivo es claro: hacer algo grande por equipos junto a mis compañeros en el campeonato del mundo WUSV. Sería algo que me marcaría y alegraría mucho.

-¿Y campeón WUSV?
-No me gusta soñar cosas inalcanzables, creo que para ser campeón de la WUSV se necesita mucho más de lo que por ahora Leo y yo podemos ofrecer. Me conformaría con hacer un buen papel y ayudar al gran equipo que hemos formado el fin de semana en Lerma.

-Un perro no se entera de que gana copas, ¿qué soñará Leo?
-Por supuesto en disfrutar con quien más quiere y convive: su propietario y guía. No se entera de las copas, pero desde luego percibe el estado de ánimo de la persona que está con él. Leo vive conmigo y está relajado y feliz puesto que así estoy yo. 

 

Ceo y Xerach, la leyenda continúa: campeones por octava vez
Sergio González, campeón de IGP: “La competición nos pone a cada uno en nuestro sitio”
Entrevista: Ricardo Salazar, campeón de España 2017 mondioring
España, campeona mundial en el perro pastor alemán de trabajo
Pierre Lamarie: "El pastor alemán es la mejor raza del mundo"

Pin It