1082885


 

"El pastor alemán es

la mejor raza del mundo"

JaNaKa

De origen francés y afincado desde hace más de veinte años en Mojácar, Almería, ha hecho historia en el mundial del pastor alemán con su perro Gringo Ja Na Ka al proclamarse campeón de la WUSV 2019 ante 130 competidores de 38 países diferentes.

Enrevista a Pierre Lamarie, campeón del mundo del pastor alemán de trabajo

Por Emer IGLESIAS

 

Síguenos

Las claves de su éxito: la selección del perro, trabajar en equipo y el público que acompañó hasta Italia apoyando y empujando. Las gradas y el mundial fueron rojos y amarillos. España ha despuntado en una raza a la que “la estabilidad del nervio” la hace diferente a cualquiera. Lamaire, enamorado hasta los tuétanos del pastor alemán, dice con orgullo que esta raza destaca en las competiciones. “Siempre ganan varias razas, pero en cuanto aparece un pastor alemán destaca, no deja indiferente a nadie, siempre destaca. Tiene nervios de acero, en eso supera a los malis, los criadores deberían tener en cuenta este criterio”. Trata y cuida a su perro como un atleta de élite; lo alimenta con las mejores marcas de pienso, y dentro de la marca con el alimento de más calidad, le proporciona suplementos de vitaminas, aminoácidos... pero sobre todo vive en casa como uno más de la famlia, viaja con ellos en el coche, cosa que le encanta. Habla con pena sobre la falta de cultura canina en nuestro país, “donde falta mucho para considerar al perro como un ser vivo, todavía se los tiene atados vigilando cortijos, esto no puede ser”, matiza. 

-Campeón del mundo del pastor alemán de trabajo. ¿De dónde salió Gringo de Ja Na Ka?
-Lo traje en un avión en mis pies, conmigo en cabina, de la República Checa, de un criador. En un año lo metí en el campeonato de España. Lo trabajé desde bebé.

-Vaya palmarés…
-Esto fue en junio de 2018, donde quedó sexto en el campeonato de España Ceppa celebrado en Zaragoza. Se clasificó para la Universal Sieger de Diest en Bélgica de 2018, y quedó tercero en IPO. Y en la Wusv de Randers Dinamarca, alcanzó la posición 12. Ya este año en el campeonato Ceppa subió al pódium en tercer lugar, y el cúlmen ha sido en la Wusv de Módena (Italia) que además de campeón del mundo, obtuvo el mejor ataque con 98 puntos y tercero por equipos.

-¿España está despuntando en las competiciones con pastor alemán?
-Desde luego que sí, es impresionante. En el mundial todo el mundo hablaba de España. Solo había que escuchar a la gente, por todas partes aunque fuese un idioma que no entiendes, siempre se oía Spain, España. Antes, las conversaciones eran de los perros o competidores de los países grandes como Finlandia o Alemania. Este año solo se hablaba de España, siempre se escuchaba a nuestro país. Además tuvimos una gran aceptación de parte de los italianos, el país anfitrión. Nos acogieron muy bien y se les veía con ganas de ver como España se colocaba en lo alto.

-¿El público, les acompañó?

-La clave de la victoria fue todo el público que vino desde España, la grada era roja y amarilla, una cosa increíble. Hay que destacarlo porque esa gente, que gastó bastante dinero, hizo un papel muy importante, apoyando a muerte, empujando en todo momento. Desde luego fue una parte muy importante para alzar la victoria.

–Pero todavía estas competiciones no llegan al público en general, ¿qué habría que hacer?
-Igual que en cualquier otro deporte, que haya una buena cobertura nacional, es necesario que se hablase de estas competiciones. Pero los medios de comunicación, los grandes, los nacionales, las televisiones, están como siempre al futbol o al baloncesto, es lo que vende. Es difícil que lleguen a poner en momentos importantes competiciones de perros aunque tengamos grandes éxitos.

-¿Qué significa entrenar con el Real Ceppa?
-El Ceppa es el club de todos los socios, me siento muy a gusto en él por eso tengo que competir en ese club en el que se está muy bien. Lo fundamental es que es un club de todos los socios.

-¿Pero usted no siempre estuvo con el Real Ceppa?
-No. Empezamos el primer campeonato en 2010, en San Juan de Aznalfarache, donde quedé séptimo. Luego competí varios años entre 2011 hasta el año 2013, en este último fui campeón con Carlos vom Wilden Süden de España del Ceppa, y dejé de competir en el Ceppa por problemas con la junta directiva, no me gustaba la que había y me salí.

-Y, ¿se pasó a la Canina?
-Sí, entonces competí con la RSCE, y fui campeón en el primer campeonato Secpa en España en 2015 con Brian De Marchamalo. Hice dos mundiales, primero en Malmo, Suecia, en 2016 y el segundo en Delemont, Suiza en 2017. Y fui a la Universal Sieger de Regau (Austria) con Frey de Parayas. Luego ya volví al Real Ceppa y desde 2018 compito con Gringo.

-Esta raza parece que está siendo relegada en competiciones generalistas por otras razas, ¿ahora se demuestra que no?
--El pastor alemán es la mejor raza del mundo. En las competiciones ganan también otras razas, pero cuando aparece un pastor alemán destaca, no deja indiferente a nadie, es una raza que destaca, pero siempre, no de manera esporádica.

-¿Qué tiene un pastor alemán que no tenga otra raza?
-La estabilidad del nervio. El pastor alemán ahí supera al mali. Las demás razas en IGP no pueden llegar a la altura, aunque haya algunos ejemplares muy buenos, es muy limitado. Lo que hace el pastor alemán es su estabilidad del nervio. Este criterio lo deberían tener en cuenta los criadores. Son perros con nervios de acero, todos los competidores llevan perros con un nervio muy estabilizado.

 

Síguenos

-¿Cómo es entrenar en España?
-Muy bien, tengo un club en Mojácar, en la zona de Palomares, somos un equipo de unos cuantos amigos, lo pasamos bien, esto es un trabajo en grupo, pero sobre todo es un club de amigos.

-¿Nos falta cultura canina?
-Si. El problema es que hay una diferencia tremenda entre la España de la competición, donde no tenemos que envidiar a ningún país de los grandes, ahí hay mucho nivel y cultura, con la España canina de la calle todavía falta mucho respeto hacia los animales, tratarlos como seres vivos que son. Aquí hay que avanzar.

-¿Qué habría que mejorar?
-Tiempo, se necesita tiempo. Es cuestión de que el perro se considere como un ser vivo, como lo que es. Aquí sigue todavía el perro como un elemento más del cortijo, amarrado siempre, y esto no es así. Es importante que cambie, en la parte de los propietarios de perros. En la competición o deporte canino tenemos una gran cultura de respeto hacia el animal.

-El nivel cada vez es más alto, ¿se exige más al perro?
-Si quieres llegar arriba hay que tener un buen ejemplar para poder exigirle y que el perro trabaje. Con un perro que quiera trabajar, todo es más fácil, pero la base es la selección, esto es lo importante.

-Varios países se han presentado con un solo competidor y han salido airosos. ¿Qué les diría a estos países donde es tan difícil estar arriba?
-Que sigan, que trabajen, que los necesitamos en la competición, igual de importantes son los países pequeños que los grandes.

-Llama la atención que Francia, con tradición en deporte canino, haya ido a un mundial de esta categoría solo con un único perro y participante...
-Sí, es el país donde nací yo. Cuando vi que traía a uno solo, estuve con ellos, y es muy triste, la verdad. No es por falta de buenos adiestradores, es por lo visto política del club del pastor alemán, y aquí ya no hablamos de deporte, es muy triste. En Francia hay afición, que es muy importante, pero no hay apoyo desde el club del pastor alemán. Es triste y ellos se sienten muy tristes, y más cuando ven cómo se hace en otros lugares como España.

-¿Qué le diría a alguien que al ver su éxito le ponga de modelo y quiera empezar con su pastor alemán?
-Si la meta de esa persona es llegar arriba, lo primero es que tenga un perro de calidad, es la base. Si no tiene una experiencia, que siempre se junte con alguien que pueda enseñarle. Una persona que entrena sola nunca llegará arriba, podrá competir, pero no ganará.

-¿Con quién entrena usted?
-Yo entreno con Sergio González, de Huesca. Es fundamental, me hace de figurante, en momentos de presión, está conmigo, me acompaña, me ayuda para que yo me centre en la competición. Todo esto es muy importante. Un competidor de muchos años, más o menos se puede defender, pero solo no llegaría a nada, es un trabajo en equipo. Aunque sea un deporte de participación individual, o se hace en equipo o no llegas.

-¿Esta es la función que hacen los grupos de trabajo?
-Sí, justamente promover el deporte, ayudar a personas que empiezan, y la función de trabajar en equipo, si no esto es imposible.

-¿El bienestar animal tiene cabida en este deporte?
-Desde luego, es fundamental, tenemos perros como atletas no se le puede dar de comer cualquier cosa. Yo a mi perro le doy un pienso de alta calidad, y dentro de una marca buena, lo mejor de esta marca, para que no tenga problemas de digestión ni de nada. Y lo suplemento con vitaminas, con aminoácidos… Lo trato como si fuese un campeón de cualquier otro deporte. También hay que respetar su sistema de vida. Él no quiere nunca bajar del coche. Lo dejo en el jardín y si ve el coche abierto se mete corriendo dentro, es lo que más le gusta, es como si fuera su casa. Sabe que ahí siempre volvemos, y si se pone en marcha él es el primero que viene con nosotros.

-¿Cuál es su próximo objetivo?
-El próximo mundial el año que viene. Yo por haber sido el ganador este año estoy invitado, ya no tengo que seleccionarme. Será en Hungría.

Pin It