1732775

Síguenos

La calidad del esperma canino

se desploma un 30% 

semen

 

Los efectos de varios químicos fabricados por el hombre y que están presentes en los hogares en objetos como alfombras, pisos, ropas, juguetes o incluso en alimentos para perros secos y húmedos se traduce en un desplome de un 30% de la calidad del semen de los perros domésticos en un periodo de 26 años, según una investigación publicada en marzo en Scientific Reports realizada por un equipo de la Universidad de Nottingham. Los canes actúan como centinelas del hombre y el estudio del impacto ambiental en ellos puede ser un medio para investigar la infertilidad humana.

 

Por Óscar REKALDE

Los investigadores han hallado una estrecha relación entre el nivel de infertilidad de los humanos y de los canes. En concreto el estudio de dos tipos de químicos realizados por el hombre: el DEPH, un plastificante común que se suele encontrar en alfombras, pisos, ropas o juguetes, y el PCB153, un producto químico industrial inducen efectos similares en espermatozoides humanos y de perros “que apoyan nuestra teoría de que el perro doméstico es de hecho un centinela o un espejo declive reproductivo del hombre”, dice Richard Lea, biólogo reproductivo de la Universidad de Nottingham.
El estudio se ha realizado con el semen de nueve humanos y 11 perros de la misma región de Reino Unido, y en un mismo laboratorio para utilizar técnicas que no sufrieran cambios en la metodología. Las donaciones de semen se obtuvieron de donantes anónimos que asisten a la unidad de fertilidad en los hospitales de la Universidad de Nottingham. El semen canino se recolectó durante exámenes rutinarios de salud de perros que residían en la misma región del Reino Unido y vivían en una casa moderna con dueños informados sobre el uso de dietas controladas y regímenes de ejercicio.


Si hasta el momento se habían registrado caídas significantes en la fertilidad masculina, en el actual estudio los científicos han rastreado la disminución de la calidad del esperma ante sustancias químicas peligrosas en el ambiente y en la comida para perros.
El objetivo de su investigación era estudiar si la razón de esta disminución estaba en nuestros hogares. Según sus conclusiones, la motilidad de los espermatozoides de los perros que viven en hogares humanos, que disminuyó en un 30% durante un periodo de 26 años, se ha visto afectada por dos productos químicos fabricados por el hombre, encontrados comúnmente en las viviendas. Del estudio se deduce que los déficits en la calidad del semen se deben a factores ambientales compartidos tanto en humanos como en perros. De manera concluyente, demostraron que DEPH y PCB153 en concentraciones relevantes para la exposición ambiental, reducen la motilidad del esperma del perro y aumentan la fragmentación de su ADN.
Usando las muestras de esperma y estos dos productos químicos en niveles de concentración normales en nuestros ambientes actuales, los investigadores realizaron experimentos idénticos tanto en hombres como en perros. Los resultados demostraron que el uso de bajas concentraciones de DEHP y PCB153 en el tejido, tanto de forma independiente como en combinación, tiene un impacto negativo en la motilidad de los espermatozoides y la fragmentación del ADN tanto en las muestras obtenidas en humanos como en los perros.
“Sabemos que la cuando la motilidad de los espermatozoides humanos es pobre, la fragmentación del ADN aumenta y que la infertilidad masculina humana está relacionada con el aumento de los niveles de daño del ADN en los espermatozoides”, dice la autora principal del estudio, Rebecca Sumner. “Ahora creemos que esto es lo mismo en los perros domésticos porque viven en el mismo entorno hogareño y están expuestos a los mismos contaminantes domésticos”, matiza la doctora. La motilidad de los espermatozoides se evaluó utilizando el software de Análisis de Espermatozoides asistido por Computadora (CASA).
Aunque los resultados son negativos para los perros, que sufren la contaminación ambiental en su sistema reproductivo, en el estudio hay una parte positiva ya que como los efectos son muy similares en ambas especies, se abre la posibilidad de que el impacto ambiental de los químicos en el perro pueda proporcionar un medio para investigar los efectos contaminantes en la fertilidad de los mamíferos en una especie en la que las influencias externas, como la dieta, se controlan mejor que en un estudio humano equivalente.

SECTOR DE LA ALIMENTACIÓN EN LA UE

200 plantas de producción
132 compañías
8,5 millones de toneladas
20.500 millones de euros
100.000 empleos directos
900.000 empleos indirectos

 

 

 

 

Pin It