248543

RESERVA TU HOTEL AL MEJOR PRECIO

bookingpropio


LOS TRANSPORTES

125.000 mascotas al año en el metro de Madrid

perrometro

Los perros deben ir siempre con bozal en el metro de Madrid, una norma que es la que más se incumple

Por Emerre IGLESIAS

Metro de Madrid, ante las reivindicaciones constantes de la sociedad, donde ya hay un perro por cada cuatro familias, abrió la posibilidad de viajar con animal de compañía en julio del año pasado. En estos 18 meses de funcionamiento de la norma, la valoración es altamente positiva, tal como señala a LADRIDOS, Tomás Manzano, responsable de gestión operativa de Metro de Madrid.

Más de 125.000 canes han pasado por los vagones del suburbano madrileño sin apenas incidencias remarcables. “La media de perros computados es de unos 350 diarios, hacemos una estimaciones a partir de días concretos que medimos”, indica Manzano. 

Los propietarios de perros en Madrid, o de otras localidades, ya que desde que está en vigor esta medida ha facilitado que muchos turistas vengan a la capital con su mascota, han demostrado un alto civismo en el transporte, respetando al resto de viajeros. “Desde que van los perros la gente cumple las normas. Hay algunos que son reacios, pero los mínimos,  lo normal es que cumplan con las reglas, y con lo que dice que el reglamento, hay algunas infracciones, desde luego, y se denuncian al Consorcio Regional de Transportes”, matiza.

Metro acabó permitiendo el viaje de perros en sus vagones, después de largas demandas de la población. “Metro desde luego siempre potencia y apoya las iniciátivas que sean buenas para la ciudadanía. El mundo de los perros ha crecido enormemente en la población y no deja de ser una ventaja poder llevarlo en Metro. Sí es cierto que con las condiciones establecidas: fuera de las horas punta, en el coche correspondiente, con correa corta, con bozal, con todo en orden. Para Metro no deja de ser una petición social que ha llevado a efecto con éxito y “como imagen es bueno”, indica Tomás Manzano.

Para poder subir al suburbano de Madrid hay que tener en cuenta algunas normas establecidas. El perro debe ir siempre en el último coche de cualquier línea, ya que así es una forma de evitar posibles conflictos con personas que no quieren vajar junto a un can, por las razones que sean: miedos, alergias, fobias...  

Los canes deben ir siempre con correa corta, muy cerca de su dueño, que sólo puede viajar con un perro, y debe llevar obligatoriamente el bozal. “Lo que más se incumple, sin ser mucho es el tema del bozal, hay algunos problemas con los perros braquicéfalos, que no hay bozales para ellos. Nosotros no excepcionamos nada, todos deben llevar bozal. Si es un animal pequeño de antiguo podía viajar en un recepctáculo, sin molestar, ahora también igual que los perros guías”, matiza el responsable de gestión operativa. 

Una limitación a la hora de viajar con perro en Metro de Madrid son las horas, ya que en las calificadas como “hora punta” está prohibido subir. En concreto de 7,30 a 9,30 de la mañana; de 14h a16h de la tarde y de 18h a 20h no está permitido subir con perro en el metro. “Según nuestras mediciones, suben unos 350 al día. Entiendo que irá a más, porque la población canina va creciendo”. Aún así desde el área de gestión ven difícil ampliar el horario: “Es difícilmente gestionable, tenemos una red muy amplia y hay mucha saturación, hay flujos muy importantes, y horas y zonas que no es posible. A este horario hay excepciones, como fines de semana y julio y agosto, cuando se puede subir sin limitación horaria. Pero el resto de horas es problema de espacio, el perro va a ir incomodo y podía generar problemas”, explica Tomás Manzano a LADRIDOS.

En resumen, está permitido un perro por viajero, de cualquier tamaño, de lunes a viernes, fines de semana y festivos y julio y agosto completos. 

A la hora de abrir la autorización de viajar con perros, Metro realizó varias campañas aunque todavía hay población que no tiene claro cómo y cuando puede viajar con su mascota.

“Yo creo que la gente ya lo conoce, porque la gente que viaja en Metro con perro suele ser repetitiva. El que ha viajado alguna vez, suele viajar otra vez. La gente ya sabe cuál es la norma, las campañas ayudan a conocer las normas, desde luego, pero ya hay un buen grado de implantación de la medida y de respuesta ciudadana”.

De cara a otras ciudades donde son reacias a permitir que los perros viajen con sus dueños en los transportes públicos, Tomás Manzano es claro:  “Como responsable del área operativa, lo primero que hay que hacer es intentar canalizar todas las normas para que no generen problemas con la mayor parte de los viajeros, que no se molesten. Cuando nos dicen lo de los perros, evidentemente de golpe, crees que va a haber muchos más problemas de los que realmente después hay. La situación real es que no ha provocado problemas”.

Algunas quejas siempre hay, pero la evolución hacia la aceptación de los canes como uno más es la tónica en Madrid. “Al viajero que iba en el último vagón le estamos diciendo aquí puede ir un perro y se ha tenido que cambiar. Hemos tenido quejas de gente que es alérgica o les tiene miedo, eso es lo mismo que con las bicicletas, puede gustar más o menos, pero al final es algo que la ciudad está demandando y todos nos tenemos que adaptar. Hay suficientes alternativas como para no tener que ir junto a un perro y poder ir cómodo”, sentencia Manzano.


portadaaniversario

 OFERTAS EXCLUSIVAS PARA LECTORES DE LADRIDOS 

OfertaPetkitGuardianesadiestrador