Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4814049

 

La moda “antivacunas” se contagia a los animales

Vacunas

La tendencia a no vacunar a los niños por la creencia de que estos inyectables pueden tener efectos secundarios perjudiciales para los pequeños está cogiendo fuerza ahora entre los propietarios de perros. Las organizaciones veterinarias internacionales han hecho saltar las alarmas al detectar que la tendencia a no inmunizar se está abriendo paso en las mascotas, lo que podría significar la vuelta de enfermedades mortales, como la rabia, ya erradicada en los países desarrollados.

 

por Carlos XESTAL

El movimiento “antivacunas” esgrime como motivos para rechazar esta práctica la posibilidad de que los animales padezcan complicaciones tras ser vacunados o incluso de que enfermen. Pero hasta la fecha, no solo no hay evidencia científica alguna de que inmunizar a un perro sea perjudicial para su salud, sino que, muy al contrario, hay casos constatados de personas que han sido contagiadas por enfermedades que sufren perros o gatos no vacunados de su entorno, algunos de ellos llegando a la muerte.
Benito Pérez Delgado, presidente de la Asociación Española de Veterinarios Clínicos, es rotundo al señalar en declaraciones a LADRIDOS, que “no hay base científica ni técnica que justifique la no prevención con vacunas”. Y sobre la necesidad por salud animal, aún es más tajante al indicar “que las vacunas son imprescindibles no necesita más demostración que pasar por nuestros centros donde están hospitalizados muchas de los animales que no han sido vacunados y que están peleando por salir adelante con alimentación e hidratación intravenosa”.
Aunque en España los colegios veterinarios no tienen todavía datos acerca de la incidencia de esta moda “antivacunas” en las mascotas, los representantes de esta profesión creen que es una tendencia incipiente y temen que el problema, ya iniciado en EE UU, se traslade pronto a Europa. Lo que sí han observado es que cada vez hay más animales que no se vacunan.
“Estoy cansado de ver en algunas zonas de Madrid, como la Cañada Real, decenas de perros que mueren por culpa del parvovirus y del moquillo. Y todo porque los cachorros no se vacunan o se desparasitan o porque sus madres no les transmiten ningún tipo de inmunidad ya que tampoco están vacunadas”, matiza Pérez Delgado.


Por su parte la veterinaria Julia Ribelles de la clínica Megamascotas, alerta a nuestros lectores de que “existen enfermedades que son zoonosis, es decir, pueden ser transmitidas al hombre, como es el caso del virus de la rabia” y matiza que también hay que tener en cuenta que “además existe la bacteria Leptospira que puede afectar tanto a humanos como a otras especies domésticas mediante el contacto con orina infectada”.
El representante de los veterinarios clínicos reconoce que los avances en salud animal se han producido a nivel mundial gracias al uso generalizado de algunas vacunas, y no tiene ningún sentido ahora revertir este proceso por modas. “Ni que decir tiene que si en algo se ha producido avances es gracias al uso generalizado de algunas vacunas como la rabia que ha permitido la casi erradicación de la Península de dicha enfermedad, aunque sigue muy presente en nuestras zonas limítrofes como África o resto de Europa”.
En la alerta internacional, iniciada en organizaciones veterinarias de Estas Unidos o Australia, insisten en que es un tema muy preocupante, producido en gran medida por la humanización de las mascotas que cada vez se impone más en el trato con los perros. Para Benito ““El error más frecuente de los dueños es humanizar a sus perros”.
Ribelles recuerda que “es de vital importancia vacunar y revacunar a nuestras mascotas, puesto que un cachorro o un geriátrico tienen un sistema inmunitario inmaduro o deficiente respectivamente”.

 

60.000 casos al año
En estos momentos, aunque la rabia fue erradicada completamente de los países desarrollados gracias a la vacunación, cada año se detectan a nivel mundial alrededor de 60.000 casos de rabia, muchos protagonizados por niños o jóvenes que son mordidos por un perro.
Como arma de lucha contra esta moda, que parte de los grupos “antivacunas” en humanos y se está trasladando a los perros, los veterinarios inciden en que la información es el mejor antídoto contra una práctica peligrosa y carente de toda lógica y sentido común y que además es también un riesgo para los humanos que pueden ser infectados por el contacto con los animales o, en el caso de la rabia que se transmite a través de la saliva, ya sea por un mordisco o por penetrar en una herida abierta.
La decisión de no vacunar a los perros es un problema que se debe de considerar un problema de salud, ya que la rabia sigue siendo mortal y no tiene cura.
Para la veterinaria de Megamascotas el hecho de rechazar las vacunas supone un problema de salud pública: “Queda en nuestras manos, los veterinarios, concienciar a todas las personas de la necesidad de vacunar a nuestros animales de compañía, ya que supone un grave riesgo para la salud pública”

Cada comunidad, una legislación para la rabia

Cataluña: No es obligatoria.
Pais Vasco: No es obligatoria.
Galicia: No es obligatoria.
Asturias: Solo obligatoria para los perros de raza PPP.
Madrid: Obligatoria anual.
Andalucía: La primera a los tres meses, otra 30 días después y luego, anualmente.
Navarra: Obligatoria anual.
Extremadura: Obligatoria anual.
C. Valenciana: Obligatoria anual.
R. Murcia: Obligatoria anual.
La Rioja: Obligatoria anual.
Castilla y León: Obligatoria anual.
C.-La Mancha: Obligatoria anual.
I. Baleares: Obligatoria anual.
I. Canarias: Obligatoria anual.
Cantabria: Obligatoria anual.
Aragón: Obligatoria bianual.

Pin It