Síguenos

6615474

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Por imperativo legal, el perro de agua del Cantábrico acabó su vida de marinero

 cantabricogrupo

En tiempos pasados acompañaba a los pescadores mientras faenaban en el mar Cantábrico. Hoy, por higiene, Sanidad ya no permite perros en los barcos pesqueros

En el barco realizaba trabajos peligrosos, como llevar la amarra nadando al muelle, también eliminaba ratas de la embarcación. Eso ya es historia. Ahora su vida está enfocada a ser un animal de compañía, un precioso y llamativo perro blanco

Por Miguel PELE

Síguenos
 

Si hablásemos de un trabajador diríamos que está en paro indefinido. Las autoridades sanitarias no permiten perros en barcos de pesca, así que no le queda otra opción que quedarse en el puerto. Y desde ese momento, sin oficio ni beneficio, su labor es la de ser animal de compañía, una mascota con una presencia llamativa. Su pelaje sedoso, por su suavidad y blancura, lo hace así de atractivo.
Raza reconocida
Desde el club de amigos del perro de agua del Cantábrico dicen que no dan abasto ante las peticiones de cachorros de esta raza, todos para animales de compañía. Actualmente, “hay inscritos algo más de doscientos setenta perros, pero algunos ya fallecieron y otros no están ya en edad de procrear”, aclara Felipe Ruiz, presidente del club. “Tenemos una colonia de nuestros perros en sitios como Inglaterra y otra en Cataluña. Vienen aquí a buscarlos por el carácter, porque estuvvieron acostumbrados a estar siempre metido entre la gente”.
También aclara que no se debe confundir con el perro de agua español, originario del sur de España. Son genéticamente diferentes, e incluso “el ADN del perro de agua del Cantábrico es anterior al 'turco', como se le conoce desde siempre”. No solo la ciencia lo certifica, con un vistazo a ambos perros queda claro que el andaluz es más grande y ancho de pecho y con hocico y orejas más largas, entre otros detalles.
El estándar de esta raza española fue reconocido en 2011 y está en posesión del Gobierno cántabro, si bien los libros de orígenes los lleva el club (registros donde están inscritos todos los perros de esta raza, no solo los de Cantabria). “El Gobierno cántabro nos exige los informes de cachorros nacidos cada año, de dónde vienen, adónde van… La ventaja que tenemos nosotros es que podemos controlar los cruces, orientados por Francisco Javier Cañón, catedrático de genética de la facultad de Veterinaria de la Complutense, que nos asesora sobre cómo tenemos que hacer las cosas. Hemos solicitado un banco de semen para preservar la raza en el futuro”.
Color blanco
Lo más llamativo de este animal es su color color, único permitido en el estándar, aunque sí puede tener ciertas manchas claras en la cabeza. “Tiene su razón de ser, pues el blanco siempre será el más visible en las aguas oscuras del Cantábrico, si bien yo he visto fotos de perros negros y negros y blancos, pero cuando hicimos el estudio no encontramos ninguno”.
En cuanto a salud, hablamos de un perro sano, sin problemas reseñables. Sí que hay que cuidar la piel, pues “el mayor problema que pueden tener estos perros es la pigmentación, por tenerla baja, como ocurre con los de trufa marrón claro, que pueden tener baja la melanina y padecer más problemas con el sol”, concreta Felipe Ruiz. En los estudios realizados no encontraron ningún problema físico reseñable en esta raza.
Del Cantábrico
El nombre de este perro, que también era conocido como perro de lanas y así aparece en novelas de reconocidos escritores como Clarín, Pereda, Pío Baroja o Emilia Pardo Bazán, se decidió por ser un animal que estaba en los barcos de los puertos del mar Cantábrico, no solo en la comunidad de Cantabria. Y es así porque en “Bermeo aparece también como parte de un monumento o en Asturias queda reflejado en cuadros de pintores de la tierra, es parte del patrimonio cultural del norte de la península”.

La curiosidad nos lleva a conocer las diferentes labores que realizaba este can en el barco, desde llevar nadando las amarras hasta el muelle, tener a raya a los ratones en el barco, ser usado como salvavidas cuando caía un marinero al agua, hacer de guía para que lo siguiesen hasta la costa en caso de naufragio o recoger alguna merluza que cayese al agua… Incluso, para detectar los bancos de peces. Al final, cuando llegaban al puerto con el pescado, él también recibía como recompensa una porción de algún ejemplar.
El club de amigos del perro de agua del Cantábrico tiene actualmente 43 socios, “estamos haciendo las cosas despacio, pero yo creo que bien. Realizamos actividades como cursos para formar jueces de la raza, el concurso nacional de Santoña. También estamos iniciando el trabajo en el mar, hemos elaborado pruebas y estamos explicándolas a los socios y simpatizantes, damos charlas en espacios de cultura...”, concluye el presidente.

Los datos
43 socios tiene el club
270 ejemplares hay inscritos en los libros de orígenes de esta raza

(Páginas 14 y 15)

Ratero murciano, la alegría de la huerta

Ratonero valenciano: adorable para la familia

El polivalente perro de agua español

 

Pin It