Síguenos

6372753

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Las experiencias:"La niña se adaptó igual que hicieron todos"

ana3

 

¿Se puede tener un perro en casa? Se puede tener más de un miembro? ¿Y si son de especies distintas? Me crié en un pequeño pueblo agrícola de la campiña Cordobesa llamado Santaella, en el que animales y personas han vivido prácticamente juntos.

Por Blas Palma

En cualquier hogar había perros, gatos, gallinas, una cabra o un caballo. Cuando me asenté en la tierra que me vio nacer y casi sin querer como el que dice, fui adquiriendo distintos animales, algunos de ellos por temor a que pudieran ser sacrificados, otros por abandono y otros por ser mi segunda profesión o recreo como agua de vida, el adiestramiento canino. El caso es que en este momento en mi hogar hay seis perros, cuatro gatos, cuatro gallinas, dos gansos y un loro hembra, (no habla, discute), ”mi mujer me va a matar”.

El que todos ellos convivan sin hacerse daño y lleven una vida normal no ha sido nada difícil, aunque sí bastante paradójico. Los animales han ido viniendo poco a poco y se han ido adaptando unos a otros sin que haya habido ningún altercado importante. ¿Cómo se consigue esto? Pues no lo sé. Solo conozco una manera y parece que ha ido bien hasta ahora. En el hogar hay solo dos miembros alfas, mi mujer y yo. Y en mi hogar se respira paz y amor. Solo esos ingredientes han sido suficientes para conseguir que la armonía reine. 

Hace ya siete meses nos encontramos con una sorpresa algo inesperada pero llena de alegría al mismo tiempo, el nacimiento de mi tercer hijo, en este caso hija, Ana. Ello nos hizo pensar y plantearnos algunas cosas pues con tantos animales no podíamos dejar de estar preocupados por la pequeña. El miedo a que pudiera sufrir algún daño por parte de algún animal o contraer algún tipo de enfermedad nos hizo qué pensar. Así que tomamos la decisión de que Ana tendría que adaptarse a la situación al igual que habían hecho todos. Eso sí, con algún privilegio, pues tanto la madre como el dicente no la dejamos prácticamente un momento sola.
Me emociono solo el escribir esto, pues no van a creer lo que escribo. En el momento en el que Ana pisa el jardín todos los animales vienen a recibirla. En mi largo bagaje con los animales no había visto algo parecido en mi vida. Al principio no la soltaba de mis brazos. Tenía, sentía que tenía que protegerla y los animales lo sabían. Poco a poco hemos ido confiando todos en todos y ahora tenemos que proteger a los animales más bien de Ana. No controla su fuerza y sus puñados en los perros y gatos así como el cuello de gallinas y gansos sufren sus embestidas, por lo que es ahora ella la que tiene que aprender los valores que aquí se respiran.
No soy psicólogo canino ni biólogo. Soy un simple policía nacional que ha servido durante más de dos décadas en la Unidad Canina del Cuerpo Nacional de Policía. No podría decir cómo se denomina científicamente este fenomeno, en qué repercute en mi hija positiva o negativamente. Pero sí puedo deciros que cuando Ana pisa el jardín y es rodeada de sus perros y demás animales, su sonrisa me hace sentir una cosa en mí que desconozco cómo se llama, aunque yo lo llamaré FELICIDAD.

"Gemelos: visitas a casa restringidas hasta que se normalice la situación"

mellizos

POR Luis Pallarés Navarro, experto canino
Igualada (Barcelona)

Tras recibir la noticia de nuestro embarazo, una pregunta golpea. ¿Qué tal lo llevará nuestro perro? “Piris” es un can que convive con nosotros desde cachorro, trabaja como perro detector. Dividimos la adaptación en cuatro fases. 1-Disminución previa de estímulos agradables. Hay que hacer que la llegada de los bebés sea una explosión de estímulos agradables. Como nos será más difícil mantener los estímulos positivos que tiene en la actualidad, le retiramos de manera muy gradual y sutil algunas caricias (por ejemplo, los saludos a primera hora del día y antes de ir a dormir), recortamos los paseos, el tiempo de juego, etc… para devolvérselos de golpe con la llegada de los bebés, para que asocie la llegada de los pequeños con una explosión de positivismo.
2-Primer contacto olfativo. Tras el nacimiento, es momento de presentar el olor de los bebes al perro. Cada tarde di un paseo con él y le deposité en un rincón de la casa una prenda de ropa de los pequeños. Cuando la olisqueó, le premié con refuerzo primario (caricias y comida). Repetí esta operación durante los tres días de ingreso hospitalario.
3-Momento de realizar la presentación oficial de los nuevos miembros de la manada. Primero subió la madre, se saludaron y le reforzó con caricias. Después subí con los dos pequeños, dejé las canastillas en el suelo, y con la ayuda de la madre le dejamos oler a los gemelos, al mismo tiempo que le premiamos con salchichas y acompañábamos con caricias. Luego el perro fue a su rincón.
4- Adaptación. Este proceso es clave. El can no debe notar estímulos negativos asociados a los pequeños. Debe dar largos paseos, tener caricias, no recibir broncas bajo ningún concepto… La esencia es que vea que desde la llegada de los bebés todo es positivo. Una regla básica es no recibir visitas en casa, hasta que la situación no se normalice. Intentamos mantener las actividades que veníamos realizando con él. Nos apañamos para salir a correr cada tarde unos 30 minutos. A la noche, intento tener mi momento con él, tumbándome en el suelo 5 minutos y acariciándole para agradecerle la paciencia que está teniendo, mientras la madre amamanta a los pequeños en la habitación. Aprovechamos los paseos para realizar pequeños ejercicios de obediencia y poder premiar con su juguete.
La actitud del perro ha ido cambiando de la total evitación e indiferencia en los primeros días, a un acercamiento, lamiéndolos o tumbándose en la cama o en el sofá con ellos. Luego vendría un tiempo de consolidación, hasta que los pequeños crezcan un poco más. Será entonces cuando habrá que educarlos para respetar, aceptar y amar a nuestra mascota como ella lo ha hecho con nosotros.

Pin It