Síguenos

6700231

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

IPO: Así se gesta un campeón

Ipo

El IPO es el deporte canino por excelencia, uno de los más exigentes y de los que más adeptos están consiguiendo en los últimos tiempos. Busca, además de demostrar la inteligencia y la utilidad del perro a través de la perfección en los ejercicios, la selección de los mejores ejemplares para la reproducción y perpetuar así la raza. El camino para llegar a campeón es un estilo de vida de unión extrema entre perro y guía, que pasa por un reglamento en el que es fácil perderse. 

Por Carlos REDONDO

Todo comienza a partir de los tres meses. Es en ese momento cuando el juego con su guía y las tomas de comida deben empezar a enfocarse al trabajo que el perro hará de mayor. Los perros, a lo largo de la historia, han realizado numerosos trabajos para el hombre, que con el paso del tiempo la tecnología ha ido relegando. Es por eso que es responsabilidad de los dueños, en perfecta armonía con su perro, proporcionar a su can actividades y ejercicios para que el perro trabaje según sus habilidades y capacidades. La relación armoniosa entre el hombre y su perro siempre debe ser el fundamento indiscutible de estas actividades, basadas en métodos positivos que mantienen al perro feliz sin ningún tipo de imposición.

Para poder iniciarse y participar en competiciones de IPO todo perro tiene que pasar una prueba de sociabilidad, prueba que, desde el 1 de enero de 2017 es única para todos los deportes regulados por la Real Sociedad Canina de España. RSCE. No es una competición en sí, es como una “selectividad” que es necesario aprobar para introducir a nuestro perro en el IPO y que tiene como “objeto comprobar y examinar el nivel de comportamiento social así como el de educación básica alcanzado por un perro determinado”. 

Para poder realizar esta prueba hay tres requisitos imprescindibles: edad mínima del perro de diez meses el día de pasar la evaluación; estar inscritos en la RSCE tanto el guía como el can y poseer la correspondiente licencia a través del grupo de trabajo al que pertenezca el guía. Además se podrá pedir un diploma acreditativo de “APTO” en caso de aprobar, aunque éste último apartado no es obligatorio, puede que sea exigible en concursos de morfología de algunas razas. 

El reglamento de la prueba de sociabilidad puede ser usado por guías, adiestradores, grupos de trabajo, organismos o instituciones que lo consideren oportuno, pero sólo los jueces designados y autorizados por la RSCE para cada prueba concreta pueden otorgar la calificación que proceda a los perros. La RSCE realiza esta prueba en diferentes puntos de la geografía nacional a través, sobre todo, de los grupos de trabajo. 

Si un perro no pasa la prueba no está todo perdido. Puede repetirla hasta en dos ocasiones más, siempre con una diferencia mínima de dos meses. Tiene dos partes bien diferenciadas: una, que se realiza en el campo de trabajo de la asociación y evalúa el comportamiento del perro sin riesgos a través de siete ejercicios, y otra segunda, siempre que se haya pasado la primera, en un entorno con suficiente tránsito urbano, para comprobar que el perro sabe comportarse con un nivel alto de distracciones a través de nueve ejercicios. En concreto las pruebas a realizar en el campo de trabajo son:

1-Tumbado en grupo dos minutos con distracción. 2-Posición base de inicio. 3-Caminar cerca del conductor. 4-Cambios de dirección y de ritmo durante la marcha. 5-Realización, durante un paseo, de una parada entre un grupo de personas. 6-Sentado y quieto. 7-Llamada con el perro suelto a distancia o con collar sujeto por un extraño.

En la zona urbana:

1-Descenso y subida del perro al coche del conductor de forma controlada. 2-Presentación ante el juez con bozal y microchip. 3-Paseo urbano controlado con la correa. 4-Encuentro con corredores o un ciclista y saludo con un grupo de personas. 5-Indiferencia en el cruce con otro perro. 6-Permanecer tumbado mientras el guía esté sentado. 7-Subida y bajada de escaleras. 8-Cepillado y limpieza del guía a su perro. 9-Inspección y chequeo físico del perro por parte de un extraño.

Para superar esta prueba, el perro debe realizar correctamente once de los 16 ejercicios, y en cada tabla debe pasar al menos el 50%. Además los perros que muestren agresividad hacia otros perros o personas no recibirán el apto aunque superen el número mínimo de ejercicios exigidos.

Una vez que el perro cuenta con el APTO de la prueba de sociabilidad se puede pensar en el IPO. Pero, ¿cómo iniciarse? El IPO es una competición que consta de tres tipos de trabajo que el perro debe realizar en armonía con su guía: rastreo, obediencia y protección. Además cada una de estas tres pruebas tienen tres niveles de dificultad, es decir hay IPO 1, 2 y 3.

La base para comenzar a trabajar este deporte son los Grupos de Trabajo colaboradores de la RSCE. En estos grupos se organizan las pruebas del nivel 1 y 2, pruebas selectivas que hay que ir pasando de forma escalonada para clasificarse para la Copa de España con un mínimo de 70 puntos sobre cien en cada una de las tres áreas: A-Rastro, B-Obediencia y C-Protección.

 

Los Grupos de Trabajo

Para obtener el reconocimiento como Grupo de Trabajo se ha de presentar una copia de los Estatutos del mismo; la composición de la Junta Directiva en vigor; reglamento interno y capacitación del Director Técnico, así como el nombre del Instructor – Formador; planos y fotografías del campo de trabajo e instalaciones ante la Real Sociedad Canina Española. Asimismo, al menos cuatro integrantes del grupo solicitante deberán ser socios en la actualidad de la RSCE.
Tras el reconocimiento como grupo será obligatorio la realización de una Prueba IPO anualmente. La no realización de esta actividad obligatoria podrá dar lugar a la pérdida de la condición de Grupo.

El instructor formador

Esta figura es la única autorizada por la RSCE para dirigir Grupos de Trabajo y Utilidad con Perros. Preparan, entrenan y forman a los guías y perros que participen en las competiciones, siendo imprescindible su presencia durante los entrenamientos. Para obtener una licencia como instructor-formador es necesario ser socio de la R.S.C.E., con una antigüedad mínima de tres años. Asimismo, deberá pasar un formulario de puntos donde se evaluará su colaboración en la formación de uno o varios guías y perros en el adiestramiento de su perro, para la obtención de la prueba de sociabilidad e IPO.1, 2 y 3 o la colaboración en la organización de la Copa de España para Perros de Trabajo y Utilidad.

Pin It