Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4644791

Programa canino para ayudar a pasajeros con aerofobia

aeripuerto argentina

 

Uno de cada tres pasajeros padece aerofobia, miedo a volar, lo que le provoca un gran estrés cuando ya está en el aeropuerto a punto de embarcar. También los retrasos y las cancelaciones de última hora generan tensiones. Bocalán junto a Aeropuertos Argentina 2000 ha puesto en marcha un proyecto piloto en el aeródromo de Ezeiza con dos perros entrenados para calmar estos estados negativos.

Por M. ARAMBARRI
 

Síguenos

Bocalán Argentina, asociación internacional de origen español dedicada al entrenamiento y entrega de perros de asistencia, bajo la dirección de Margarita Ziade, profesional de la salud, han preparado este proyecto durante más de dos años para formar a Aretha y Pompei, dos labradoras que trabajan en distintos espacios terapéuticos. Son perros que son seleccionados y entrenados para poder trabajar en diversas situaciones con diferentes poblaciones y están acostumbrados a espacios públicos, sea en hospitales, centros de rehabilitación, a trabajar con personas con diferentes desafíos y características”, contó Ziade.
El proyecto piloto ha consistido en cuatro sesiones cada una de dos horas en el aeropuerto internacional de Ezeiza con el objetivo principal de “brindar un plus a los pasajeros que están a la espera de subirse a un avión”. Su función fue acompañar a los pasajeros en los momentos previos al viaje, para ayudarlos a reducir los sentimientos negativos que pueden surgir, a través del acompañamiento de perros entrenados para asistir en este tipo de situaciones.
Las primeras jornadas de este proyecto inédito en este país se llevaron a cabo en las vacaciones de invierno, cuando más de cien personas, entre niños, adultos y mayores, tuvieron la oportunidad de conocer y acariciar a Aretha y Pompei, los perros de terapia que recorrieron las áreas de embarque de cada terminal junto con la Ziade, y un técnico en Intervenciones Asistidas con Animales, de la plantilla de Bocalán.
Durante los cuatro días de la puesta en marcha del proyecto piloto las dos labradoras se acercaron a pasajeros con muy diferentes situaciones. Desde personas que habían perdido el vuelo y estaban desconcertadas hasta familias enteras intentando distraer a los niños por los retrasos de sus aviones, pasando por pasajeros que vieron como de repente su vuelo se había cancelado para otro día, adultos o niños con pánico a volar que no querían subir a su aeronave o gente que estaba viajando por alguna enfermedad o una causa no placentera muy lejos de ir de vacaciones.
“Lo que yo puedo rescatar de todas las interacciones es que siempre, sea la motivación que sea, la causa que fuese que estuviese sintiendo esas personas logramos una sensación de bienestar, que era el objetivo. Que la persona durante ese lapso mientras interaccionaba con el perro se descontextualizara y se olvidara un poco de la angustia, del estrés, la ansiedad que le podía generar el vuelo y la situación”, señalo Ziade.
“La aerofobia es un miedo que enfrentan muchas personas al subir a un avión y que causa un intenso sufrimiento a quien lo padece, siendo la ansiedad la forma más frecuente de manifestarlo. En los casos más graves, el pasajero puede llegar a tener ataques de pánico antes de subir al avión, o incluso con sólo pensar en tener que hacerlo”, indica la directora de Bocalán Argentina.
“Notamos que quienes interactuaron con la patrulla lograron relajarse y emocionarse al conocer a nuestros perros. Desde la experiencia del pasajero, todo lo que nos compartieron fue positivo. Pasaron un momento agradable y principalmente, por un rato, se olvidaron del momento por el que estaban pasando. No tuvimos ni uno solo comentario negativo, ni una reacción negativa, todo lo contrario, fue superpositivo”.
En estas jornadas más de un centenar de personas, entre las que había empleados del aeropuerto, tuvieron la posibilidad de acariciar e interactuar con Aretha y Pompei, que recorrían las salas de embarque con total normalidad y se sintieron felices y relajadas de recibir los mimos de las personas que estaban a la espera de poder viajar.
“Especialmente para este programa buscamos perros que fueran muy tranquilos y que disfrutaran muchísimo de las caricias porque hay otros perros que no están tan interesados en los mimos sino en actividades más activas”, matizó la directora del programa.

84 perros y un gato en Denver
El programa Canine Airport Therapy Squads (CATS) del Aeropuerto Internacional de Denver es el “Programa de terapia aeroportuaria más grande”, con 84 perros de 33 razas, y un gato Xeli, que se unió en 2017. Establecido en 2015, ahora ha entrado en el Guinness World Records. A lo largo de este año, los voluntarios han invertido más de 1.250 horas en el programa, manteniendo la jornada laboral mínima de 10 horas por trimestre.
Le sigue el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, que alberga un programa de terapia con animales llamado Pets Unstressing Passengers con un equipo actual de 75 miembros, frente a los 123 antes de la pandemia. Un total de 90 aeropuertos en Estados Unidos cuentan con programas de terapia animal para alegrar el día de sus clientes y beneficiarlos de los efectos calmantes de los animales de terapia.

Los datos
11-S  El primer aeródromo en poner en marcha este servicio fue el de San José, EE UU, tras el 11 de septiembre en un intento por ayudar a los viajeros que estaban nerviosos y ansiosos a calmarse, a raíz de los brutales ataques terroristas.

(Páginas 36 y 37)

Patrulla antiestrés: perros contra el miedo a volar

Militares con estrés tendrán perros de ayuda emocional

Polémica en Argentina por los "cachorros antiestrés"

 

Pin It