Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4008567

Atención si tu cachorro tiene pústulas y costras en la cara

celulitis

 

La celulitis juvenil en perros es una enfermedad dermatológica infrecuente que suele afectar a los cachorros, aunque también la pueden padecer adultos. En cuestión de horas, la cabeza se llena de pústulas y costras en cara, hocico, labios y oídos. La evolución es buena si se trata urgente y las únicas secuelas son estéticas. Está considerada dentro de las dolencias autoinmunes y si no se trata de forma urgente el perro puede morir.

Por Carlos XESTAL

 

Síguenos
 

La celulitis juvenil en perros es una enfermedad de la piel poco común, también llamada pioderma juvenil, anasarcoide juvenil o linfadenitis juvenil. La enfermedad afecta generalmente a cachorros de 3 semanas a 3 meses de edad y mucho más raramente a perros adultos.
La celulitis juvenil en perros aparece de forma repentina en forma de un edema simétrico de la cara (hablamos de “cara de hipopótamo”). Los primeros síntomas, según indica la Société Centrale Canine, especializada en estudios a partir de tesis veterinarias, aparecen en la cabeza en forma de edema facial con la presencia de pústulas y costras en la cara, el hocico, los labios y los pabellones auriculares. En cuestión de horas, las áreas afectadas están cubiertas de pus y costras gruesas, provocando debilidad, anorexia, y fiebre. Estas lesiones pueden ser dolorosas y la Société avisa de que en ausencia de tratamiento, la enfermedad puede progresar hasta la muerte de los cachorros afectados.
Se debe considerar una enfermedad peligrosa y llevar al perro de forma rápida a un veterinario que será quien ponga un tratamiento de forma urgente basado sobre todo en la administración de glucorticoides a dosis inmunodepresoras junto a antibióticos.
Los estudios desarrollados por la Société Centrale Canine concluyen que también son necesarios cuidados locales (suaves baños tópicos en agua caliente) para eliminar costras y exudados, además de cuidados adecuados en el oído si hay otitis.

Si estos tratamientos se ponen en marcha rápidamente, la evolución suele ser buena, con el único riesgo de secuelas estéticas (calvas) en el caso de que las lesiones hayan sido profundas.
El origen de al enfermedad es un poco una incógnita, aunque se sopecha que puede ser por transmisión hereditaria, por lo que a veces pueden verse afectados varios cachorros de una misma camada.
Está incluida dentro de las enfermedades autoinmunes, aquellas en las que el sistema inmunitario ataca por error a las células sanas del cuerpo.
Según la Société Centrale Canine hay unas razas más predispuestas a sufrir esta enfermedad infrecuente, como beagle, pastor alemán, braco de weimar, golden retriever, teckel, pointer inglés, setter o labrador.

 celulitis canina

(Página 18 y 19)

Solidaridad canina con enfermedades genéticas

Enfermedad, ¿congénita o hereditaria?

Los chihuahuas tienen alta probabilidad de sufrir problemas cardíacos, dentales u obesidad

 

 

 

Pin It