Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

2809217

gatosGesto

 

¿Qué me quiere decir mi gato con sus gestos?

 

Estás tan tranquilo cuando de repente notas un mordisco. Es él. Tu gato. Evidentemente nuestras mascotas felinas son mucho más sutiles demostrando sentimientos que un perro. De hecho, su cara no cambia jamás, todo lo expresan con el cuerpo.

 

Por  Almudena NEGRO 
 

Síguenos
 

Cuando tienes un gato en casa, con el tiempo empiezas a entender qué te quiere comunicar. Ese maullido mañanero porque quiere comer, esa pata que te da golpes en el brazo, ese “rulo” que se marca en el suelo para demostrarte que lo eres todo para él, la manía que tiene de “amasarte” la barriga cuando salta encima de ti... Hoy, en LADRIDOS, queremos ayudarte a que te comuniques mejor con él.  Estos son sus gestos más comunes:

Miradas que matan… de amor

Cuando tu gato te mira fijamente y comienza a parpadear lentamente… te está lanzando un beso, como ha demostrado un equipo de psicólogos de la Universidad británica de Sussex. Vamos, que está encantado contigo. Por eso, no está demás que copies este gesto, le mires fijamente y parpadees a cámara lenta. Se sentirá muy querido.

Frotar y frotar, todo es empezar

Cuando tu mascota busca tu mano a “cabezazos” te está pidiendo mimitos, especialmente detrás de las orejas, su verdadera obsesión. Y, como todo, tiene explicación: en su cabecita, labios y patitas delanteras hay glándulas que liberan feromonas que les permiten mostrar sus sentimientos.  En cada oreja tienen 25 músculos. Atentos a ellas, porque también las usan para expresas cómo se sienten. Si las orejitas están completamente verticales, algo habrán oído, porque están en estado de alerta. Si se sienten amenazados, tienen miedo o se han enfurruñado, irán hacia atrás

 En cambio, cuando se restriega entre tus piernas con su espalda arqueada, lo que está buscando es llamar tu atención. Y siempre lo consigue, está claro.

El mundo a la cola

Para los gatos la cola es otra herramienta de comunicación. Así, si la mueven de forma brusca de un lado a otro, atento, porque está enfadado y te está advirtiendo. No es el momento de acercarse.

El ronroneo de la paz

Parece un motor en marcha. Es el mismo ruido que las madres lactantes ofrecen a sus cachorros. Es evidente que si tu gato ronronea es que está en calma. Y es que este mecanismo, que puede llegar a producir vibraciones de entre 20 y 140 hercios, les ayuda a segregar endorfinas que les ayudan a calmar el dolor, rebajar la presión arterial o simplemente a relajarse.

Te muerdo porque te quiero

Miradas que matan de amor y mordiscos que son una expresión de cariño. Cuando tu gato mordisquea tu mano, tus pies, tus piernas… te está demostrando cariño. Por otra parte, esos mordiscos son un juego para ellos. Claro que también pueden mordisquearte para pedirte comida. Lo que sea con tal de llamar tu atención.

Caraculo

No, no te lo esperabas. Ahí estabas tan tranquilo repanchingado cuando llega él y planta su trasero sobre tu cara. No te lo tomes como un desprecio, es otra muestra de cariño. Vale, un tanto peculiar, pero solo lo hace con aquellos por los que siente afecto.

Hay amores que amasan

Lo eres todo para él y te lo demuestra con este movimiento, que es el mismo que utilizan los gatitos recién nacidos para extraer la leche de los pechos de su mami. ¿Cabe mayor relación de confianza? Muchos felinos mantienen esta costumbre y demuestran su amor hacia sus dueños con estos movimientos rítmicos. Claro que, si ves que amasa el edredón o tu cojín preferido, no es que tu gato tenga gustos raros, es que lo hacen para acomodarse y, al mismo tiempo, sentirse seguros.  Para los gatos el tacto es un sentido muy importante y lo utilizan siempre que pueden para demostrar su cariño. Pero no te creas que solo es eso. Es que está marcando su territorio: “este es mi amito y nadie más”.

Regalos para todos

Un pájaro, una rata, un murciélago o un pato. A saber qué animal muerto te trae tu gato a casa después de una noche de parranda. No le regañes, te acaba de hacer un gran obsequio. Ha puesto a tus pies el resultado de todo su esfuerzo. Y es que los gatos, además de territoriales, son animales cazadores. ¿Cabe pues mayor demostración de sumisión y afecto que compartir contigo la recompensa alcanzada?

El que no se harta comiendo, no se harta lamiendo

Vale, sí. Tienen la lengua como una lija y se pasan el día acicalándose. Hasta cuatro horas diarias dedican los gatos a su aseo personal. Con sus lametones no solo se limpian, sino que también liberan estrés.  Claro que, de repente, le da por acicalarte a ti. Y es que también se preocupa por tu higiene. Al fin y al cabo, eres el centro de su mundo.

Pin It