Síguenos

6483797

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Un perro robado puede doler más que la muerte de un familiar

 robos

Un estudio midió el sentimiento de duelo experimentado por las personas a las que le roban su perro. Los investigadores, de Reino Unido, fueron los primeros sorprendidos por el enorme dolor de los propietarios, algunos de los cuales hasta perdieron su trabajo o casa y dejaron de participar en la investigación. Un estudio a 250 personas a los que les habían sustraído sus perros en los últimos cinco años demuestra que el trauma es severo y mayor que una muerte familiar.

Por Óscar REKALDE

Síguenos
 

La muerte de un perro es un hecho muy doloroso para su dueño, el cual sufre un duelo que dura tiempo, y más cuando nuestros amigos de cuatro patas son ya miembros de la familia. Esto ya nadie lo pone en duda. Ahora los investigadores han dado un paso más y han concluido que más duro que la muerte está el robo.
El doctor Roberts de la Fundación Berkshire Healthcare de Reino Unido especializada en brindar servicios de salud física y mental estaba enojado con la cantidad de denuncias por robo de perros que sucedían en su país, y decidió realizar una investigación sobre la salud mental de los dueños víctimas de este delito.
A pesar de estar muy acostumbrado a tratar con pacientes de todo tipo, algunos con fuertes traumas recibidos por golpes en la vida, se vio sorprendido por el estado de algunas de estas personas, que a pesar de hacer años ya de la pérdida de su perro sufrían un trauma emocional importante que afectaba a la salud mental y el bienestar.
“No anticipé que las víctimas del robo de perros quedarían tan traumatizadas que muchas no podrían hablar con un investigador sobre lo que les había sucedido. Para algunas personas tuvimos que dejar de apoyar la investigación porque habían perdido sus trabajos y sus hogares debido a lo que les había sucedido, y eso fue muy difícil de escuchar”.

20% desde 2021
Los robos de perros en nuestro país están a la orden del día, muchas veces facilitado por la no implantación del chip, sobre todo en zonas rurales. Pero también hay muchas mascotas que desaparecen en un pequeño descuido del dueño y ya nunca más aparecen.
Según fuentes de las Fuerzas de Seguridad, raro es el día que no reciben una denuncia por la desaparición de un perro, algo que se ha incrementado alrededor de un 20% desde 2021. “En muchas ocasiones es difícil calificarlo como robo, puede ser simplemente que se haya ido a jugar y se haya perdido”. En lo que sí coinciden tanto en la Guardia Civil como en la Policía Nacional, o las policías locales, es que “la angustia del dueño cuando viene a denunciarlo, o nos llama por teléfono, es indescriptible, casi igual que si se le hubiese perdido un familiar”.
Los motivos para robar perros no están muy claros, pero casi siempre suelen ser para explotación reproductiva (para venta de sus crías), extorsión (para exigir rescate), reventa (sobre todo de perros bien entrenados) y hasta para entrenamiento de perros de pelea (como sparrings).
Cuando esto pasa, el dueño tras días buscándolo, cae en un estado depresivo que le puede llevar a sufrir un duelo de por vida.
La principal conclusión del estudio realizado en la Fundación Berkshire Healthcare es que “el impacto emocional del robo de perros en los dueños es profundo y complejo, y a menudo resulta en un dolor severo y prolongado comparable a la pérdida de un ser querido. En algunos casos, el sentimiento de pérdida profunda superó el dolor asociado con la muerte de un amigo o familiar. El robo de perros no es simplemente una pérdida de propiedad, sino un trauma emocional importante que afecta la salud mental y el bienestar”.

Llantos
Roberts indica que “todos los involucrados en esta investigación lloraron mucho durante esta serie de estudios”. Aunque los investigadores identificaron una variedad de respuestas emocionales, desde tristeza y desesperación hasta entumecimiento y ansiedad, similares a las que se experimentan después de la muerte de un ser querido, los dueños de perros a menudo se muestran reacios a revelar el verdadero alcance de su dolor a otras personas por temor a ser juzgados al poner la muerte de una mascota a la altura de una persona. “Si no eres amante de los perros, puede ser difícil sentir empatía por lo mucho que significan los animales de compañía para alguien, pero para la mayoría, son una parte integral de nuestras vidas. Para muchas personas, los perros son su único consuelo y compañero. Perder esta relación porque alguien quería obtener ganancias financieras, o criar con ellos o usarlo como “cebo” en el entrenamiento de peleas de perros. . . es terrible.”

Anuncios
Los 250 dueños que participaron en esta investigación fueron reclutados a través de plataformas de redes sociales o por anuncios en clínicas veterinarias o parques de perros.
Para medir el sentimiento de duelo experimentado por los participantes, el estudio empleó varias escalas psicológicas muy usadas en esta rama de la medicina.
“Pensé que, dado el aumento del robo de perros, la gente estaría tan enojada como yo, estaría lista para actuar y el estudio generaría mucha controversia muy rápidamente. Pero creo que los dueños tenían miedo de participar y sus experiencias aún eran muy crudas o estaban bajo una importante investigación policial”.

(Páginas 38 y 39)

Arya, la perra que ayuda en los procesos de duelo

 

El triángulo negro de los perros perdidos está en Galicia

 

Por las mascotas también se llora

Pin It