Síguenos

6745200

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Formulario, llamada telefónica y visita, pasos para ser familia educadora

once familias 

En estos momentos la ONCE está socializando cachorros repartidos en 256 hogares, pero necesita más casas para cubrir la demanda de perros guía

Los perros guía destinados a ser compañeros de una persona invidente pasan su primer año de vida en el seno de una familia educadora en la Comunidad de Madrid. Los miembros del hogar lo socializan, no deben dejarlo solo en casa más de dos horas, van a las instalaciones de la ONCE las mañana que haga falta y lo pueden llevar con ellos donde quieran, incluso a la Universidad.

Por Emer IGLESIAS

Síguenos

El primer paso para poder llegar a ser familia educadora es rellenar un formulario que la ONCE tiene en su página web. Una vez enviado a la Organización todo el mecanismo se pone en marcha, y si se cumplen los requisitos y se superan todos los trámites, en unos meses un cachorro de 56 días puede llegar a la casa a convivir con la familia hasta que cumpla 14 meses y vuelva a las instalaciones.
Formulario
Todos los gastos corren a cargo de la ONCE, pero la socialización es responsabilidad de la familia educadora. Lo primero y fundamental antes de rellenar el formulario es ser conscientes de que entre todos los miembros del hogar mayores de edad tienen que tener tiempo para dedicar al cachorro, que por exigencia de la ONCE no puede estar más de horas al día solo en la casa.
Una situación que anima a muchos hogares a ofrecerse para que un futuro perro guía conviva con ellos es que en la Comunidad de Madrid pueden entrar en prácticamente todos los lugares públicos, incluso en la Universidad.
¿Te animas a solicitar ser familia educadora? Veamos cómo es el proceso.
Tras rellenar el formulario en la página web y darle a enviar, la ONCE inicia el protocolo para comprobar si tu hogar es idóneo para que un cachorrito se eduque con tu familia.
Si este documento rellenado por ti da pistas de que cumples los primeros requisitos: residir en la Comunidad de Madrid, tener tiempo para llevar el cachorro por las mañanas a las instalaciones de la ONCE en Boadilla o que en tu hogar haya gente suficiente para que el perro no esté solo más de dos horas al día, recibirás una llamada telefónica.
Entrevista telefónica
“Vemos los formularios que nos llegan, vemos los que nos parecen adecuados y si nos cuadran con las condiciones les hacemos una entrevista telefónica, en la que les preguntamos todo lo que queremos saber y también les explicamos más detalladamente cuál es su papel en este proceso”, indica a LADRIDOS Patricia Alcántara, responsable de familias educadoras en la Organización.
Primer paso superado, ya estás más cerca de llegar a tener un cachorrito en tu casa y ayudar a un invidente a conseguir un perro guía que le facilite su independencia en la vida.
Entrevista personal
“Tras la entrevista telefónica, si cumple los requisitos básicos que a nosotros nos interesa, hacemos una entrevista personal en nuestras instalaciones, a la que deben venir, al menos, todos los miembros adultos que haya en la casa. Nos conocemos, nos vemos, y volvemos a preguntar y explicar todo de nuevo. Vemos si están bien para tener un perro, si está toda la familia de acuerdo”.
Ya estás mucho más cerca de que un cachorro corretee por tu casa, te acompañe cuando salgas a tomar una cerveza o de compras, vaya a clase con tu hijo universitario o disfrute de vuestras vacaciones con toda la familia.
Ya en casa
“Si ya cuadra todo y estamos todos ok, lo siguiente es la entrega del cachorro. Si tenemos 50 perros que entregar, cada supervisor tiene que buscar diez familias, lo más importante es que los cachorros salgan con los 56 días de edad, por eso lo hacemos con planificación”.
Enhorabuena, has llegado al final del proceso y el cachorro ya está en tu casa. En cierta manera eres un afortunado, porque según Alcántara, de cada diez formularios que reciben solo les vale uno.
Una vez el animal en casa, toca dedicarle todo el tiempo del mundo que puedas y trabajar con él. En estos doce meses debe socializar al máximo, acudir a sus revisiones veterinarias y a sus visitas al supervisor encargado de seguir el proceso.
Devoluciones
Haber cumplido todos los protocolos iniciales y conseguir que un perrito se integre en tu familia, no significa necesariamente que se llegue hasta el final. “A algunas familias le supera la situación, sobre todo al principio por el tema de las evacuaciones del perro que las deben hacer siempre en la calle lo que significa sacarlos como mínimo cada dos horas, y los devuelven. O si vemos que esa familia no sabe llevar bien al perro lo retiramos, en ambos casos pasa a otra familia educadora”, relata la responsable de las familias acogedoras.
La separación
Si no es tu caso, y como un campeón has sabido darle todo lo que necesita como futuro perro guía, alrededor de los 14 meses llega un momento algo duro: el duelo de la separación. “El cachorro debe volver a la escuela, donde está interno para realizar su formación. La familia nunca pierde la relación con la escuela ni con nosotros, incluso en días de vacaciones o puentes puede volver con ellos”.

 

Adopción
En este momento hay otro punto de inflexión en el destino del perro. Si por diversas circunstancias, como por ejemplo que tenga miedos que no ha superado, un temperamento no adecuado para ser perro guía, distracciones muy fuertes con algo como la comida o que sea demasiado excitable entre otras, el animal es considerado no apto para ser perro guía y pasa a adopción, proceso en el que la familia educadora tiene la primera opción para quedárselo.
Conocer al guía
Si no es así, y tu cachorro está tan bien preparado que se “gradúa” como perro guía, no te agobies mucho por esta situación, todavía te queda un paso importante que marcará tu relación futura con el cachorro que ha crecido contigo de bebé. “Una vez que el perro ya está adjudicado a una persona ciega, la familia educadora conoce al invidente, establecen contacto y a partir de ahí su relación ya depende de ellos y llegará hasta donde ambas partes quieran”.
Como ves, si cumples unos requisitos mínimos, es sencillo ayudar a un invidente a que reciba uno de los 130 perros que cada año entrega la ONCE. ¿Te animas? Rellena tu formulario y a esperar acontecimientos.

(Páginas )

ONCE ha formado ya a más de 3.000 guías

Desvelamos a través del instructor Eloy Aranda cómo trabajan los perros de ONCE junio 2017

Zaire, de cachorro a perro-guía de la ONCE

 

Pin It