Síguenos

6700624

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

En plena invasión de Ucrania, Moscú sigue adelante con sus juegos militares 

rusia

La guerra encarnizada iniciada por Rusia contra Ucrania no ha movido ni un ápice los planes de Moscú sobre su octava edición de los Juegos Militares, programados del 22 de agosto al 4 de septiembre, con 260 equipos de 45 países y territorios que competirán en 30 categorías. Armenia acoge la preparación de sus perros militares.

Por Carlos XESTAL

Síguenos
   

Mientras las bombas rusas destruyen ciudades como Mariupol, masacran la población de Kiev y obligan a un éxodo de millones de ucranianos por Europa, en Armenia, antigua república soviética que hace frontera con Turquía, los equipos cinológicos participan en la etapa selectiva del concurso canino “Amigo fiel” en busca de los mejores binomios perro-militar para competir con los de otros países, ajenos totalmente al conflicto armado en Europa que tiene en vilo al mundo entero.
Rusia tiene asegurada la participación de los equipos caninos de los cinco países que compitieron en 2021, Rusia, Vietnam, Bielorrusia, Uzbekistán y Argelia, que ya han comenzado sus selectivas para la edición de 2022.
Según ha indicado la oficina de prensa del Kremlin, las diferentes competencias de los Juegos Militares de este año se llevarán a cabo en Armenia, Argelia, Bielorrusia, Vietnam, Irán, Kazajstán, Qatar, China, Serbia, Uzbekistán, Mongolia y Rusia, sin mover ni un ápice lo programado hace unos meses en una reunión en la que aseguran participaron 45 delegaciones de departamentos de defensa, en representación, entre otros, de los estados coorganizadores así como agregados militares en las embajadas de Europa, Asia, África y América Latina.
Desde principios de enero, en diferentes territorios de antiguas repúblicas soviéticas así como de Rusia se están celebrando las selectivas locales o regionales que decidirán los equipos que participarán en la VIII edición de unos Juegos Militares, que este año intentarán demostrar que Rusia no se ha quedado tocada con la guerra en Europa.
A Moscú le gusta decir que estos Juegos son unas Olimpiadas, eso sí, sin deportistas ni balones. Aquí también se entregan medallas, se alzan banderas y se hacen ceremonias vistosas dirigidas al mundo entero de apertura y cierre. Pero los participantes son militares que juegan con tanques, armas y municiones de todo tipo. Los cinológicos llevan perros preparados para la guerra y algunos de sus ejercicios son asistir sin inmutarse a prácticas de tiro con un rifle de pequeño calibre Bi-7-2 (calibre 5.6 mm) o sus análogos.
Según Moscú, el propósito de los Juegos es promover la cooperación militar, servir de entrenamiento y, también, de diversión a los ejércitos de todo el mundo. Pero en realidad es una demostración de fuerza en toda regla en primer lugar a los países de su entorno, para que ninguno mueva ficha, “A través de los Juegos, el Kremlin quiere disuadir a sus vecinos y posibles adversarios de desafiar al poder militar ruso en cualquier posible escenario futuro”, señalan expertos en estrategia militar.
“Son como una conversación armada con amigos y enemigos de Rusia, así como con terceros a los que Moscú desearía atraer para ser sus amigos o desalentarlos de ser aliados de Occidente”, matiza el experto.
“El Kremlin ve los Juegos como una forma de mostrar el equipamiento militar avanzado a clientes potenciales y receptores de ayuda militar”, señala. “Así, tienen la oportunidad de mostrar sus armas en acción. Si el armamento funciona como dicen, atraerán compradores extranjeros. Los Juegos de guerra son buenos vendedores”, añaden.
No hay que olvidar que estas “olimpiadas de la guerra” surgieron en 2015 tras una serie de roces y crispaciones con la OTAN por la adhesión de Crimea.
Ahora en plena guerra con Ucrania, Rusia no solo no ha paralizado los denominados Juegos Internacionales del Ejército, sino que ha movilizado a más de 500.000 militares de sus Fuerzas Armadas que están participando en las pruebas selectivas, ajenos a la guerra real, con la intención de demostrar al mundo su supuesta victoria en el conflicto armado con la hipotética anexión de Ucrania.
Hasta ahora, en el centro de instrucción de la guarnición de Guiumrí, en Armenia, los guías caninos y sus perros han pasado más de 30 obstáculos naturales y artificiales: barreras, escaleras, línea de obstrucciones ingenieriles, zanjas y trincheras, zanja con agua y balancín de madera que imita una zona de cinco kilómetros, diseñada para pasar el obstáculo.

También en la gran unidad elemental de infantería mecanizada de la Región Militar Oriental situada en la región de Jabárovsk, ciudad rusa a 25 km de la frontera con China los guías caninos y sus perros se preparan para el concurso ‘Amigo fiel’. Pastores alemanes, caucásicos y de Europa del este junto a sus guías han competido en las etapas ‘Biatlón canino’ (carrera individual), ‘Biatlón canino’ (carrera de relevos), ‘Servicio de protección’, tiro de precisión con uso de fusiles automáticos y línea de obstáculos de 300 metros.
Los vencedores del año pasado, los adiestradores caninos militares de la República de Buriatia, situada en el centro de Siberia coincidiendo con la guerra de Ucrania han realizado la primera etapa del concurso, en la que han elaborado un plan de entrenamientos que incluye formación física y de tiro, así como el adiestramiento cotidiano de los perros de servicio.

Los datos

12 países serán las sedes de los juegos 2022 y por lo menos cinco presentarán equipos caninos

(Páginas 8 y 9)

 Las chicas despuntan en las “olimpiadas caninas de la guerra”

 

Pin It