Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4008348

Atención si tu perro camina a dos patas

perro salto

Andar a dos patas o saltar sobre sus extremidades traseras es peligroso y puede tener consecuencias irreversibles.

Los vídeos “graciosos” de perros andando o bailando sobre sus dos patas traseras suelen esconder detrás un verdadero calvario para el animal. Los expertos coinciden en que esta posición es antinatural y muy perjudicial a la larga para su salud, pudiendo generarle graves enfermedades.

Por M. ARAMBARRI

Síguenos
  

El problema se suele agravar en los perros de patas cortas al verse obligados a saltar en numerosas ocasiones cotidianas como subir al sofá, al coche, los escalones de entrada de la casa…
Los veterinarios advierten de que esta posición debe evitarse a toda costa. No solo no se debe inducir al perro a colocarse en dos patas, sino que si vemos que lo hace él por su propia cuenta debemos intentar quitarle esa costumbre, ya que es perjudicial para la salud al estar su anatomía diseñada para caminar, saltar o correr sobre las cuatro patas. Todo lo que sea salirse de este esquema significa forzar más sus huesos, articulaciones y músculos traseros que están preparados para soportar el 60% del peso de su cuerpo, en ningún momento el 100%.
¿Significa eso que los perros no pueden saltar? Claro que no. Los perros son saltarines por naturaleza, y los preparados para las competiciones caninas desarrollan este aspecto hasta el extremo. A todos nos gusta ver imágenes de perros que corren y saltan sin problema sobre una valla con agilidad, pero lo tienen que hacer bien, siempre sin forzar sus patas traseras y nunca antes de los doce meses de edad, ya que sus articulaciones y su musculatura están terminando de formarse y podría sufrir lesiones. Aunque saltar aumenta la carga en la articulación, si las superficies y las alturas están dentro de un rango seguro, el perro está sano y no se excede, saltar es relativamente seguro.
La mayoría de los caninos pueden saltar de una a tres veces su altura, pero esto no significa que ni todos ni siempre deban hacerlo.
Es muy importante la preparación física del animal, ya que la mayoría de las lesiones relacionadas con los saltos que llegan a los veterinarios son en perros con poca preparación.
También hay que tener en cuenta el tamaño de los perros y sobre todo la longitud de sus patas. Para algunos, como los salchicha, es un verdadero problema tener que superar los obstáculos que se encuentran en su vida diaria.
Ante estas situaciones el mercado ya nos ofrece soluciones, y no solo para cuando presentan el problema, sino incluso para prevenirlo. Las rampas para perros son una buena solución para cualquier perro, y en algunos casos hasta es una necesidad.
Para los pequeños o de patas cortas puede ser peligroso subir o bajar de un coche, por ejemplo. También para los mayores de cualquier tamaño o incluso para los jóvenes y sanos si no lo hacen bien.
La mayoría de los propietarios se cuestionan que su perro necesite una rampa si está perfectamente sano y salta muy bien. Pero es uno de los errores, sobre todo, de los dueños de perros con patas cortas, permitir que estos salten para subirse a los sitios.
Por ejemplo, entre los perros pequeños y bajitos la conocida como IVDD, enfermedad del disco intervertebral, se llega a dar a uno de cada cuatro. Muchos perros sufren desgarros de ligamentos y lesiones en la columna y las articulaciones de las extremidades que probablemente podrían haberse evitado, si no fuera por el trauma repetitivo de los saltos. Esta actitud puede conducir a la rotura de ligamentos y lesiones en la columna vertebral. El objetivo de la Rampa para perros no es sólo para los que ya tienen lesiones, sino para los que están sanos y quieren prevenir las lesiones también.

Subir o bajar escaleras no suele un ejercicio recomendado por los veterinarios para los perros. Aunque las escaleras para mascotas son técnicamente mejores para el perro que simplemente saltar de las superficies altas, lo cierto es que requieren, aunque en menos medida, esfuerzo y estresan las articulaciones del perro.
Según indican criadores de razas pequeñas “Los perros de razas más pequeñas son demasiado cortos. Es un peligro para la seguridad si el perro necesita saltar o subir para llegar a la siguiente escalera. Básicamente, esto frustra el propósito de las escaleras para mascotas. Incluso una pequeña caída desde un escalón puede causar una lesión grave para las razas más pequeñas y frágiles”.
Por su parte, la doctora Holly Ramsey, especialidad en razas pequeñas, señala que “una rampa para perros es perfecta para colocarla en camas, sofás y otras superficies”.
Una simple rampa de las que encontramos en numerosos establecimientos o páginas web de productos caninos puede significar una mejor salud para tu perro y por muchos años más.
Y si no queremos usar estas rampas, o simplemente no la tenemos porque para nada es cómo llevarla siempre encima, no hay que olvidar ayudar a nuestros perros a subir o bajar pequeñas alturas que para ellos puede significar un problema grave de salud a largo plazo.

(Páginas 16 y 17)

La salud del perro es lo primero

Cómo evitar que tu perro “salte encima” al saludarte

 

 

 

 

Pin It