Síguenos

6337050

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

La conexión más especial con tu perro: correr juntos en bici

bikejoring

 

Es un deporte en auge que crea una conexión especial entre ciclista y perro. Modalidad del mushing (trineo tirado por perros), el bikejoring consiste básicamente en un perro tirando de una bici en la que el ciclista le ayuda todo lo que puede pedaleando. Típico de zonas frías, y un gran desconocido para la población en general, llama la atención que en Córdoba, la ciudad más calurosa de España, haya un club estandarte de esta actividad con perros: el C. D. Córdoba Mushing Team, al que pertenece Juan Bautista García Navarro, Bauti, campeón de Andalucía con Joker, cruce de braco, galgo y husky, lo que se conoce como alascano. Bauti nos explica con pasión todo lo referente a este deporte y cómo iniciarse y practicarlo con nuestro perro.

Por Emer IGLESIAS

Síguenos
  

En el bikejoring el ciclista ayuda al perro pedaleando con fuerza, pero con un límite: no debe llegar la rueda delantera a la altura del perro, si lo hace el binomio puede ser descalificado. La compenetración entre musher (el ciclista) y el perro es de diez, “aporta una conexión brutal con tu mascota, ya que al fin y al cabo vamos unidos y somos un equipo, entre los dos tenemos que conseguir algo, les aporta felicidad y les ayuda a desestresarse”, indica Juan Bautista García a LADRIDOS.
Los perros no sudan, regulan su temperatura por la lengua, por lo que este deporte, que depende de la Federación de Deportes de Invierno, es un enemigo de las altas temperaturas con un reglamento muy estricto: “En competición se marca una temperatura máxima de 16 grados, y por encima de ese límite se suspende la prueba”, indica Bauti.

De octubre a marzo
No es extraño que esté englobado dentro de los deportes de invierno porque se practica en los meses más fríos, normalmente de octubre a marzo. Esto hace que sea más popular en Europa, sobre todo en el norte, pero en España ya despunta. “Cada año se observa más gente que se anima a iniciarse, no te voy a engañar, es un deporte duro, ya que el número de carreras anuales está muy reducido y no es como la raqueta de pádel que la dejamos en un cajón hasta que juguemos de nuevo, hay que seguir haciendo cosas durante todo el año”.

Por la noche con focos
En los meses con altas temperaturas los musher se las ingenian para no parar a sus perros. “En verano para mantener a los perros activos y mantenerles el tono muscular, hacemos senderismo con ellos por zonas con agua para que se refresquen y otros días nos vamos con las tablas de paddle surf al pantano para trabajar natación. Ellos llevan un chaleco y cuando se cansan de nadar se suben a la tabla y seguimos el paseo”.
Debido tanto al trabajo como a las temperaturas, muchos entrenamientos suelen ser de noche con focos. “Como te digo este deporte es duro de entrenar, ya que tenemos que sacar tiempo para entrenar nosotros y entrenar al perro, sin descuidar descansos y estiramientos y teniendo en cuenta los grados”.

C.D. Córdoba Mushing Team
Bauti pertenece al club C. D. Córdoba Mushing Team, un centro ubicado en la ciudad más calurosa de España y a la vez puntero en practicar este ejercicio. “En Córdoba y el resto de Andalucía tenemos una gran desventaja con respecto al resto de comunidades, sobre todo las del norte. Solo disponemos para entrenar desde septiembre/octubre hasta el mes de abril si el tiempo lo permite, ya que aunque queramos más siempre tenemos que poner por delante la salud de nuestros perros y su disfrute. Es impresionante lo que se activa un perro a 0 grados. Sin embargo, notamos un cambio muy notable cuando andamos sobre los 12 grados”, matiza este musher que comenzó en el bikejoring tras competir años en MTB.
Desde el club intentan llegar a más gente participando en eventos para dar a conocer uno de los deportes con perros que más desarrolla la conexión con la mascota. “pero va muy lento porque no todo el mundo le llama la atención para probarlo”.

Cómo iniciarse
Para iniciarse en el bikejoring, lo primero que aconseja el campeón de Andalucía es contactar con algún club cercano, “que le ahorrará tiempo y algún error fatal. Y después lo ideal sería irse a un sitio abierto, sin dificultad, montarse en la bici con el perro suelto y dar un paseo, hay que ver la reacción del perro, si quiere ir delante o es más de ir detrás. Si es de ir delante ya tenemos pasos adelantados, pero nunca empezar amarrando al perro sin saber si se asusta del ruido de la bici o se cruza repentinamente”.

Tipo de perro
En principio, se puede realizar con cualquier perro que tenga entre 18 meses y diez años, aunque hay razas con una genética más idónea para ello y una predisposición mayor a tirar, como como pasa con los nórdicos. En la modalidad de sprint el perro más rápido y más idóneo es el greyster, mezcla de braco noruego y galgo inglés. Si le pides más resistencia ya sería mezclarlo con nórdico tipo husky como el mío, y te permite aguantar algo más. El sprint son 6 kilómetros máximo, y la media distancia de 12 a 15”.

Equipamiento
Pero no solo se trata de tener un perro idóneo, subirse a la bici y echar a correr. También es necesario un equipamiento específico, arnés, línea de tiro, antena, casco y gafas, para evitar lesiones en el animal y caídas de la bicicleta. “Es necesario un arnés especial de tiro, los demás son lesivos para nuestros perros ya que la mayoría no están pensados para correr. Tiene que dejarle total movilidad para estirar bien las patas al correr. También necesitamos una línea de tiro, que es la cuerda que unimos entre el arnés y la bicicleta y es una línea elástica que impide los golpes secos. También es recomendable y obligatorio la antena, que es un método de seguridad para que si el perro deja de tirar la línea no caiga en la rueda y podamos liarla en la rueda lo que conllevaría una caída casi segura. Y, por supuesto, siempre casco, guantes y gafas (las gafas se echan de menos cuando el perro empieza a tirar fuerte y te tira piedras o chinos del suelo a la cara)”.

Órdenes
Y comienza el entrenamiento. Lo primero aprender a dar las órdenes. “Las ordenes se deben trabajar desde bien cachorro y siempre lo más cortas posibles. No se debe de ir siempre gritando al perro, porque eso lo desconcierta. Las direccionales suelen ser las más difíciles, optamos por Gee para derecha y Haa para izquierda, siendo más fáciles de asimilar para el perro que las palabras derecha e izquierda”.
Una vez iniciados en este tipo de actividad como aficionados, es difícil que no entre el gusanillo de la competición. “yo creo que quien se engancha en esto al final siempre acaba corriendo carreras, ya sea a más o menos nivel, porque las carreras algunos nos las tomamos más en serio, pero otros van simplemente para pasar un fin de semana agradable y hacer deporte con su perro. Pocos entrenan con el perro y todo lo que ello conlleva para al final no asistir a alguna prueba”.

Pruebas
Este mes de octubre es el del inicio y ya se vislumbran algunas pruebas. “Esta próxima temporada ya están saliendo fechas, siendo la primera de Copa de Andalucía en El Guijo (Córdoba), y después tendremos el campeonato de España el 3 y 4 de diciembre en Ólvega (Soria)”.

Apoyo financiero
En el sur se lleva practicando casi dos décadas y aún resulta difícil conseguir apoyos económicos. “Está muy difícil conseguir apoyo en un deporte tan minoritario. Llevamos tres o cuatro años con el apoyo y respaldo de la FADI (Federación Andaluza de Deportes de Invierno) y así hemos conseguido federarnos a través de nuestra Comunidad Autónoma. Los apoyos económicos son básicamente de empresas con algún interés en el mundo del perro o alguna empresa de amigos que apoyan nuestro deporte desinteresadamente”.

Canicross, el comienzo
Dentro del mushing, el canicross, un perro tirando de un corredor, es el más conocido y quizás el bikejoring es el hermano menor. “No lo diría así, en realidad la modalidad por excelencia es el trineo en nieve, y si es en tierra sería los carros, aunque es muy sacrificado tener tantos perros y hay muy pocos participantes. El canicross normalmente es por lo que todo el mundo empieza, controlas más la velocidad y no le exiges tanto al perro. Aunque en mi caso solo he hecho bikejoring ya que compito en MTB desde pequeño y cuando probé ya no quise otra cosa. Quizas el bikejoroing y el patín son los mas espectaculares porque son los que mas velocidades se alcanzan”.

Otros deportes
Comparando este tipo de deporte canino con otros como el agility, el IGP o la obediencia, la dificultad para practicar el bikejoring es mayor. “Nosotros necesitamos más espacio, para entrenar carreras de 6 kilómetros, necesitamos al menos 6 kilómetros de pista sin obstáculos o barreras que pasar. Lo que hace que para entrenar siempre tengamos que desplazarnos varios kilómetros en coche. Se puede hacer bikejoring por otro tipo de zonas pero una vez que amarramos al perro lo ideal es no tener que parar por un cruce o porque haya gente alrededor”.

No falla el perro
“En definitiva, el bikejoring es un deporte que comienzas practicando por hacer algo junto a tu perro, se crea una conexión especial, y si eres competitivo como yo lo soy al final te exiges al máximo para no fallarle en carrera y facilitarle el trabajo. Aquí nunca falla el perro, siempre fallamos nosotros, o bien por no estar en forma y el perro dar mucho más que nosotros (que es lo habitual) o bien por no hacer algo bien en los entrenos para enseñarle a resolver casos que se dan en carrera, tales como adelantamientos, ataques de otros perros, distracciones…. Pero el perro sigue su instinto, nosotros tenemos que saber enseñarles lo que queremos que hagan”, concluye Bauti.

Bauti
Juan Bautista García Navarro, campeón de la Copa y del Campeonato de Andalucía de la última temporada, lleva desde 2015 practicando bikejoring. Comenzó con Cronos, un cruce de braco y bretón que le llevó a ser dos veces subcampeón de Andalucía y luego ya campeón. Un cáncer muy agresivo acabó con la vida del perro, y Bauti decidió entonces esperar una camada seleccionada de otro competidor.
Se hizo con Jocker, cruce de braco, galgo y husky, lo que conocemos como alascano, que nació el 11 del 11y compitió su primera vez con el dorsal 11. Estuvo tres temporadas sin competir y volvió por la puerta grande la temporada pasada. Ganó las tres carreras disputadas en Andalucía y fue 5º en la Copa de España. La temporada que ahora comienza, la 2ª de Jocker, tienen el objetivo de acercarse un poco más a los de arriba a nivel nacional.

(Páginas 4-7)

 

Pin It