Síguenos

6745099

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Amposta, una unidad canina rejuvenecida por sus perros

amposta 

Prevención y efecto disuasorio, dos de los objetivos esenciales de la Policía Local de Amposta, apoyados con ilusión desde las autoridades

Dos policías veteranos y tres perros K9 conforman la unidad canina de la Policía Local de la ciudad tarraconense. Patrullan a diario por sus calles y no dudan en recorrer 700 km con sus perros para asistir a jornadas de formación.

Por Miguel PELE

Síguenos
 

Así es la unidad canina de la Policía Local de Amposta, Tarragona, formada por los agentes de a pie, Rubén Clemente, sargento y responsable de la unidad, y el cabo Franc Palacios, junto con sus perros, una experimentada mestiza de seis años, rescatada de una perrera, y dos pastores alemanes de tres años que están presentes en los espacios concurridos de su localidad.
Los agentes de cuatro patas tienen la misma especialidad: la detección, sobre todo de hachís, marihuana, cocaína y heroína. Todos fueron adiestrados por Rubén y Franc (con el asesoramiento y supervisión de la Asociación de Guías Caninos de la Policía Local de España). Su presencia en la ciudad ha causado no solo un efecto disuasorio, al patrullar por los lugares donde se supone que se trafica o en aglomeraciones por distintos eventos, sino también un aumento de actas por posesión de estupefacientes.
Resultados y prevención
“En 2017, antes de la creación de la unidad canina, se levantaron 105 actas. En 2018, con un año de unidad canina operativa se elevó el número a 192 actas, que pasaron a 238 al año siguiente. Además, en los dos primeros años, antes de la llegada de la pandemia, hubo 17 operativos, 40 entradas y registros y 59 detenciones”, aclara Rubén, sargento y responsable de la unidad canina.
Normalmente, cuando realizan turno de patrulla, tanto Rubén como Franc llevan dos perros. Uno comienza su trabajo hasta que se satura, mientras el otro espera paciente en el coche hasta que se produce el relevo. Por ahora aún no disponen de vehículo como tal en la unidad canina, pero desde el Ayuntamiento y un instituto de Formación Profesional los alumnos están preparando una “Campercan”, una furgoneta policial de atestados que esperan recibir en este mes, tras ser adaptada como vehículo práctico para llevar a los K9.
Entre sus logros, mientras patrullaban recientemente en un mercadillo ambulante encontraron una “mochila con cocaína, marihuana y metanfetamina. En otra ocasión, cerca de un punto donde se produce venta, en el que no encontramos nada, la perra olfateó y nos llevó hasta una zona arbórea de olivos, donde marcó un ladrillo en el que había envueltos en celofán 45 gramos de cocaína”, relata el sargento a LADRIDOS.
Por otra parte, la labor con estos tres perros es eminentemente preventiva, comenzando por la presencia en los centros escolares, donde además imparten charlas a los alumnos desde Infantil a Bachillerato, acompañados por los agentes caninos. Incluso han creado una fábula que cuentan a los niños en la que el protagonista es Vinyet, esta perra K9 rescatada, remarcando la importancia de una segunda oportunidad y no rendirse. También forman parte de la mesa socioeducativa, junto con Pediatría, Salud Mental, Proyecto Hombre y Servicios Sociales.
Trayectoria de la unidad
El origen de esta unidad canina está allá por 2006, pero en aquel momento no cuajó la propuesta. No sería hasta 2017 cuando la intentaron formar tres cabos, de los que solo continuaron dos. Además, como no disponían de perro especializado, tenían uno en renting, con el que, tras una breve formación desde la empresa, patrullaron durante dos años, hasta la finalización del contrato. Al dedarse sin perro, localizaron una en la perrera y tras un curso de formación continuaron la labor hasta que la pandemia lo paró todo. En ese momento adquirieron dos pastores alemanes, con los que volvieron a realizar un curso, que desde 2021 están totalmente operativos. Agentes y K9 siguen formándose y asistiendo a jornadas como las de marzo en Granada.
Los perros son propiedad del Ayuntamiento de Amposta, que se encarga de su manutención y costes veterinarios, pero viven con los agentes en sus domicilios. Cuando tienen servicio se desplazan a las dependencias de la Policía Pocal y “aguardan en sus caniles hasta que les llega el momento de patrullar, de asistir a charlas o de participar en un dispositivo, porque todos forman parte del Área de Servicios Operativos. Cuando libramos, se quedan en casa descansando, como un miembro más de la familia y seguirán con nosotros cuando se jubilen”.
Clemente cree que el futuro es “esperanzador ya que, tanto desde la Jefatura como desde el Ayuntamiento hay una ilusión constante, incluso yo, cumplidos los cincuenta y cinco años me siento rejuvenecido con este proyecto, a pesar de la sobrecarga de trabajo como sargento y como responsable de la unidad canina”, concluye satisfecho.

Los agentes caninos
-Vinyet, 6 años, mestiza rescatada de una perrera. Primer perro propio de la unidad, que hace de repuesto y patrulla con ambos policías
-Black, 3 años, pastor alemán, comprado a compañeros de la Guardia Urbana de Barcelona, asignado a Rubén
-Gora, 3 años, pastor alemán, hermana de Black, asignado a Franc

Los datos
2017 año de creación de la unidad
2 agentes, un sargento y un cabo, y 3 K9

(Páginas 12 y 13)

Dos perras de la Policía Local de Gerona buscan sustancias prohibidas

Las Unidades Caninas se acercan a los ciudadanos

Los insobornables perros de la Unidad Canina de Málaga

La magia de la nueva Unidad Canina de Tobarra

 

Pin It