Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4473710

¿Tratamos a los perros como se merecen?

trato a los perros

 

El perro, probablemente el primer animal en ser domesticado, acompaña al ser humano durante milenios desde las estepas de Asia hasta los picos de los Alpes, desde los desiertos del norte de África hasta las costas de Terranova. Algunos científicos afirman que todos los perros, tanto domésticos como salvajes, tienen un antepasado común en el lobo del sudeste asiático.

Por Carlos XESTAL
  

Síguenos

Hoy en día, los hombres han cruzado cientos de razas de perros domésticos, algunas de las cuales jamás podrían sobrevivir en libertad. Pese a la gran diversidad de razas, formas y tamaños, todos los perros domésticos, ya sean terranovas o caniches, son miembros de la misma especie: Canis familiaris. Aunque su forma de vida sea doméstica, están emparentados con los lobos, los zorros y los chacales, según informa National Geographic. Los perros domésticos aún comparten muchos patrones de conducta con sus parientes salvajes. Tanto unos como otros defienden sus territorios y los marcan orinando en árboles, piedras, vallas y otros lugares apropiados. Estas señales informan a otros perros de que ese territorio está ocupado por otro animal. Muchos perros también entierran huesos o sus juguetes favoritos con la intención de guardarlos para el futuro, del mismo modo que sus parientes salvajes a veces entierran sus presas muertas para asegurarse un banquete más adelante. Aunque compartan patrones de conductas, los perros domesticados adaptan sus comportamientos a los humanos entre los que viven. Las leyes de muchos países los tienen en cuenta a la hora de regular cómo deben ser tratados, y aunque la tendencia es a permitir cada vez más su convivencia en sociedad, todavía queda mucho camino por recorrer. Según un análisis realizado por el American Kennel Club, las actitudes por todo el mundo hacia los perros difiere bastante de un lugar a otro.

Alemania 
Los propietarios pueden llevar a sus perros con ellos a casi todas partes en este país, incluso en la mayoría de las tiendas y dentro de muchos restaurantes, así como en el metro o muchos lugares de trabajo. Para lograr esto, Alemania ha adoptado regulaciones estrictas con respecto al cuidado y entrenamiento de los cachorros, a la vez que la sociedad alemana es exigente con los dueños de perros. El país germánico tiene una política de sacrificio cero; de hecho, las disposiciones relativas a los derechos y la protección de los animales están incluidas en la constitución del país. Los dueños de perros alemanes pueden esperar pagar un impuesto por perro, que es de aproximadamente 140 euros por año por un perro y 210 adicionales por año por un segundo perro. En algunos estados alemanes, la legislación exige que los dueños de perros aprueben pruebas escritas y prácticas para poder tener un cachorro, al igual que solicitar una licencia de manejo de perros. Los alemanes están convencidos de un país con perros bien entrenados y socializados es un verdadero “paraíso” para la convivencia de estos animales, según indica Gianluigi Riccio, cuando fue entrevistado por NPR sobre este tema.

Reino Unido
No es inusual ver perros en casi todas partes de Reino Unido también: en pubs, supermercados, transporte público y muchas tiendas y comercios minoristas. La entrenadora de perros certificada y evaluadora de CGC Jacqui Foster, CPDT-KA, de Ren’s Pups, LLC, ha entrenado perros en Inglaterra y señala que los ingleses “toman a sus perros en serio y el entrenamiento es parte de su vida diaria. Al llevarlos a todas partes, creo que tanto los perros como su gente aprenden a confiar más entre sí, lo que lleva a un equipo más tranquilo y seguro”, publica el American Kennel Club. 
El afecto de Inglaterra por los perros y otros animales tiene una larga historia. Según la historiadora Jane Hamlett, en 1824 Gran Bretaña se convirtió en el primer país del mundo en establecer una organización benéfica para el bienestar de los animales. Como agrega Foster, “los perros se consideran parte de la familia allí y, como tal, cada uno tiene su trabajo que hacer. Amo la cultura del perro en Inglaterra; equipan sus vidas, hogares y automóviles [para acomodar a sus perros], y les permiten correr libres, sabiendo que regresarán porque han estado entrenando desde el primer día“.

Suecia
¿Paseas a tu cachorro con suficiente frecuencia? Según la ley sueca, debes hacerlo al menos cada 6 horas. Además, los perros de interior deben tener una vista desde una ventana que proporcione luz solar. Pueden viajar con sus dueños en transporte público y, a menudo, se les permite en los lugares de trabajoAl igual que en Inglaterra y Alemania, los suecos también dan una alta prioridad al entrenamiento de sus perros y a darles un trabajo que hacer. Desde los organismos públicos se anima a los propietarios de perros a convertirse en miembro de un club o asociación de adiestramiento canino, al igual que a que participe en competiciones y deportes caninos.

Japón
Los perros domesticados han sido una característica de la vida japonesa desde el año 10.000 a. C. En el Japón de hoy, es normal ver muchos perros vestidos de una manera u otra: con chaqueta o abrigo, un lazo para el pelo, gafas de sol o incluso jeans. Los cochecitos para perros abundan y los perros son bienvenidos en ciertos restaurantes dedicados, donde incluso pueden sentarse en las mesas y cenar con sus dueños. 
Sin embargo, a pesar de esto, solo una minoría de la población del país posee perros, y puede ser difícil encontrar un apartamento que admita perros en las áreas urbanas abarrotadas. Solo se permiten los pequeños en los transportes públicos como autobuses, trenes o taxis. Tampoco se permiten tenerlos sueltos en los parques japoneses.
Según el dueño del perro, Simon Denyer, los dueños japoneses no solo limpian los desechos de sus perros, sino que a menudo llevan consigo una botella de agua llamada “agua de manera” que usan para lavar todo lo que su perro ha orinado. Denyer informa que, en una sociedad que venera los buenos modales y la consideración hacia los demás, algunos dueños de perros llevan un tapete con ellos para poder atrapar los excrementos de sus perros antes de que lleguen al suelo.

Australia
Las comunidades indígenas de Australia siempre han tenido un lugar especial para los perros, que se remonta a la llegada del dingo hace aproximadamente 5.000 años. En la cultura aborigen, las historias de ensueño transmiten valores culturales, tradiciones y conocimientos, y los lugares sagrados conocidos como sitios de ensueño de perros se pueden encontrar en todo el continente australiano. Además de brindar protección física, se cree que los perros pueden brindar protección espiritual contra los espíritus malignos, particularmente por la noche, indica el American Kennel Club. 
Esta importancia concedida a los perros parece extenderse por toda Australia. Cuando el fabricante australiano de alimentos para perros Scratch realizó “The Great Australian Dog Survey” en mayo de 2020, en la que participaron 20.664 australianos, los resultados mostraron que dos tercios de los encuestados informaron pasar más de 6 horas al día con sus perros. La mitad de los encuestados dijeron que estaban dispuestos a aceptar un recorte salarial para pasar más tiempo con sus perros.

España
Aquí es difícil ir con los perros a los sitios. En la mayoría de los restaurantes, bares o pubs está prohibida su entrada, así como en los transportes públicos, salvo excepciones, como el tren cremallera a Montserrat, algunos servicios de cercanías de Renfe o algunos metros, como el de Madrid, donde se permite viajar con ellos, eso sí, con condiciones.
En cuanto a los hoteles, aunque cada vez hay más que permiten el hospedaje con perros, lo cierto es que muchos cobran un plus excesivo por día y perro que puede suponer incremento de hasta un 50% del coste de las vacaciones.
Ahora, el borrador de la futura ley de los animales contempla la obligatoriedad de superar un curso para ser propietario, pero nada más se dice, ni cómo será, ni qué se exigirá, ni qué pasará con los perros cuyos dueños no hagan o no aprueben ese curso.
Sobre entrar o no en establecimientos públicos, como bares o restaurantes, lo deja a criterio del dueño del local que simplemente poniendo un cartel en la puerta de “prohibido perros” puede limitar el acceso.

(Páginas 37, 38 y 39)

 Los datos

6 horas al día pasa un australiano con su perro

1824 Reino Unido, primer país del mundo con una organización benéfica por el bienestar animal

140 euros al año paga de impuestos un alemán por tener perro

210 por un segundo perro

 

La contradicción de las leyes de protección animal

Maltrato animal, reflejo de la cascada de violencia social actual

 

Pin It