Síguenos

6615720

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Un simple análisis enseña de qué razas proviene cualquier perro mestizo

mestizos

Cuando somos dueño de un perro mestizo, el que procede del cruce de dos o más razas, estamos muy acostumbrados a que nos pregunten por su raza sin que tengamos respuesta. Ahora con un análisis genético podemos saber su origen hasta en tres generaciones anteriores. Desde que en 2004 concluía la secuenciación del genoma canino, los laboratorios de genética trabajan duro y con un sencillo análisis ya es posible descifrar la procedencia de un can.

Por M. ARAMBARRI

Síguenos
 

Tener un perro mestizo significa que no conocemos bien su procedencia racial. Observando su físico podemos hacernos una idea de cómo eran sus padres o abuelos. Para estar certeros lo mejor es hacer un análisis genético.
En diciembre 2004 el NHGRI (siglas del National Human Genome Research Institute) concluía la secuenciación del genoma canino. A partir de ese momento se puso a disposición de toda la comunidad científica una cantidad ingente de información resultado de esta iniciativa que resurgió debido a que el perro es uno de los mejores modelos animales para estudiar la genética de determinadas enfermedades hereditarias en el hombre.
Con esta información, los laboratorios de genética, tanto de nuestro país como a nivel mundial, trabajan sin descanso por conocer más de la genética de los perros y descifrar, entre otras cosas, enfermedades hereditarias a través de mutaciones descubiertas.
Hasta la fecha, según el laboratorio de genética de la UCM Universidad Complutense de Madrid, se han descrito más de 250 mutaciones causantes de enfermedades hereditarias caninas, siendo más de 120 razas las que se benefician de algunos de estos avances.
Con este trabajo cada vez es más factible mantener a las razas caninas libres de mutaciones responsables de enfermedades hereditarias.

Test genético
¿Pero qué pasa si nuestro perro es mestizo? cuando no conocemos bien su procedencia es difícil saber a qué enfermedades está más expuesto. Los laboratorios han desarrollado unos simples test genéticos qué rondan los cien euros que nos pueden indicar los ancestros de nuestro compañero de cuatro patas hasta en tres generaciones anteriores a él.
Hay que dejar claro que estos test no van a descifrar alguna enfermedad que padezca nuestro perro, su objetivo es conocer sus ancestros, y así saber de qué cruce o cruces proviene, una información muy valiosa para de cara a su nutrición, planes de salud futuros o incluso, de reproducción.
“Cuando se cruzan ejemplares de diferentes razas, cada una de ellas transmite su huella genética al resultado de dichos cruzamientos, de tal forma que es posible detectar, mediante un análisis de ADN, estas huellas y conocer qué razas han podido intervenir en un determinado ejemplar cruzado, incluso qué proporción de cada una de esa razas están representadas en el ejemplar cruzado”, señala la UCM.
En el Servicio de Genética de dicha Universidad han desarrollado una prueba genética que se llama “conozca los ancestros de su perro”. Es un análisis genético que consiste en la identificación de las probables razas ancestrales, contando hasta tres generaciones anteriores, que pueden haber formado parte como padres, abuelos, etc. en la constitución de su perro.

Perros de pura raza
Pero esta prueba no solo está pensada para quien tiene un perro mestizo y le pica la curiosidad de saber cómo eran sus padres o abuelos y en qué proporción están presente en su peludo, también es un test genético que permite identificar la influencia de otras razas en un perro de pura raza.
Una vez realizada la prueba, los servicios de la UCM indican que “Los resultados pueden servirle para elaborar un plan de reproducción, nutrición, o incluso un plan de salud a largo plazo para su mejor amigo”.

El proceso es sencillo de realizar. Se inicia con la toma de una muestra de ADN, que a veces hasta los propietarios pueden tomar en casa y enviarla al laboratorio pertinente. Consiste en recoger muestras de saliva del perro con un bastoncillo de los odios que se debe pasar por el interior de la boca del animal. La prueba es sencilla, rápida y lo mejor, no es invasiva ni supone ningún dolor para nuestra mascota. Según la Complutense “El proceso por el cuál determinamos las razas ancestrales de su perro se basa en la obtención de su huella genética mediante un chip canino creado específicamente para esta prueba. Posteriormente, para determinar los ancestros de su perro, los datos procedentes del chip son analizados y comparados con la información disponible que incluye aproximadamente 300 razas”.

(Páginas 6 y 7)

Mestizos ‘todo terreno’ frente al ‘estatus’ de la raza

 

Los mestizos pierden fuelle a favor del pedigrí

 

Rebaño de zaguates

Pin It