Síguenos

6148004

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

 

Tu perro puede ser donante de sangre

bancosangre

Cada día se salvan cientos de vidas de perros y gatos gracias a la donación de sangre que realizan numerosas mascotas en centros como el Banco de Sangre Animal, quienes almacenan hasta 120 donaciones al mes. Para donar existen una serie de requisitos previos y controles de seguridad que garantizan la óptima calidad desde el principio hasta el final del proceso. Tal es su éxito que tienen presencia hasta en cuatro países europeos. 

Por LADRIDOS

Síguenos

Las donaciones de sangre contribuyen día a día a mejorar la salud de aquellos que la necesitan, y eso incluye a los perros. Las transfusiones se realizan en centros como el Banco de Sangre Animal de Barcelona donde se obtienen y se almacenan hemoderivados procedentes de donantes voluntarios caninos y felinos. Su finalidad es distribuir estos hemoderivados a diferentes hospitales y clínicas veterinarias de toda España para transfundir a todos los animales que lo necesiten, con las máximas garantías de seguridad e higiene.

Esta labor es fundamental “porque proporcionamos una plataforma de contacto entre donantes y pacientes críticos que necesitan ser transfundidos, ya que es una práctica cada vez más extendida en la veterinaria” explica el veterinario del Banco de Sangre Animal, Ignacio Mesa Sánchez, a LADRIDOS. Por el momento sólo trabajan con perros y gatos, sin embargo, no descartan en un futuro próximo empezar con hemoderivados de otras especies como conejos, hurones o caballos.

La primera transfusión de sangre documentada a un ser humano data en junio de 1667. La llevó a cabo el matemático francés Jean Baptiste Denis, quién realizó una transfusión de sangre de oveja a un chico de 15 años, que por azar sobrevivió al experimento.

Para poder donar tan sólo hay que ponerse en contacto a través de la página web del Banco de Sangre Animal dónde encontrarán toda la información necesaria. El animal donante podrá disfrutar de una serie de beneficios como control de salud totalmente gratuito cada vez que realizan su donación; colocación del microchip y tipaje del grupo sanguíneo gratuitos; vacunaciones anuales gratuitas como el moquillo, parvovirus, hepatitis infecciosa canina, parainfluenza, leptospirosis y la rabia así como un examen físico general antes de cada donación.

Sin embargo, para poder obtener estas ventajas tiene que existir una disponibilidad para realizar donaciones de sangre cada tres meses, pudiendo ser contactado en situaciones de urgencia. Además, no todos los perros pueden donar, han de cumplir una serie de requisitos previos para garantizar la seguridad del perro donante. Han de ser animales sanos, tranquilos y simpáticos. Pero fundamentalmente deberán tener un peso mayor de 25 kilogramos, entre 1 y 8 años de edad, no haber recibido transfusiones ni tener historial de enfermedades graves.

El proceso dura entre diez y cuarenta minutos, en función del carácter del can. “Lo ideal es que los animales vengan en ayunas. El proceso es sencillo, varía un poco entre perros y gatos, pero básicamente se rasura y desinfecta la zona dónde se realizará la punción yugular, y se extrae el volumen adecuado según el peso del animal. En el caso de los perros nunca sedamos, pero en los gatos es lo más frecuente, ya que así evitamos el estrés. La sedación es suave, por lo que los animales se recuperan rápidamente tras la donación” explica Ignacio Mesa a LADRIDOS.

Para la extracción se emplean bolsas de sangre como sucede con los seres humanos. Después de la donación, la sangre del animal se procesa dentro de las 12 horas siguientes. Este procesado se realiza en el laboratorio del BSA donde utilizan una centrifugadora para separar los distintos componentes de la sangre, así como varios aparatos de medición para el control de parámetros. De este modo, a partir de una unidad de sangre total donada, se pueden obtener hasta 4 unidades de hemoderivados (concentrado de eritrocitos, concentrado de plaquetas, plasma y concentrados de factores de coagulación). Este proceso de separación permite administrar al animal enfermo sólo el componente de sangre que necesita, disminuyendo el riesgo de reacciones transfusionales y reduciendo el gasto innecesario de sangre.

La sangre tiene un período de vida útil en la que se pueda garantizar su óptima calidad y eficacia. Después del procesado, cada componente sanguíneo será tratado de manera diferente. En el caso de los concentrados de eritrocitos duran seis semanas, aunque a partir de la cuarta semana se han de realizar controles para garantizar la viabilidad. El plasma fresco congelado mantiene sus propiedades durante un año, pasando a ser plasma congelado (sin factores de coagulación) durante cuatro años más. Por tanto, es fundamental el uso de frigoríficos y congeladores adecuados para garantizar su correcta conservación.

Como sucede con los seres humanos, la sangre donada ha sido analizada, tratada, clasificada y almacenada con los más estrictos controles de higiene y calidad. Esas revisiones consisten en realizar una selección de donantes aptos para la donación, análisis sanguíneos anuales para descartar enfermedades transmisibles vía sanguínea, control de calidad de los hemoderivados (hemocultivos y % de hemólisis) y control de temperatura (tanto en el almacenamiento como en el transporte).

Para asegurar la viabilidad y seguridad del producto es necesario que se mantenga la cadena de frío, por este motivo prestan especial cuidado en la preparación del embalaje y utilizan termógrafos para realizar controles de temperatura.

Con unas 120 donaciones aproximadas cada mes entre perros y gatos, el perfil canino receptor de las donaciones de sangre suelen ser perros con hemorragias, anemias, coagulopatías, intoxicaciones, hepatopatías, enteropatías, quemaduras, hemofilias, etc. Antes de realizar cualquier transfusión de sangre es necesario tipificar el grupo sanguíneo del can. Existen hasta siete grupos, pero el más importante es el DEA 1 que puede ser positivo o negativo. “No existe un grupo sanguíneo universal, aunque el grupo sanguíneo DEA 1 negativo sería el más seguro, y algunas razas tienen mayor predisposición que otras a presentar este grupo, por ejemplo, bóxers y pastores alemanes” afirma Mesa a LADRIDOS.

Desde siempre se han realizado donaciones en las clínicas, pero hasta hace poco no era un proceso estandarizado ni seguro. El Banco de Sangre Animal lleva funcionando desde 2015 y trabaja ya con distintos centros colaboradores en toda España, lo que les permite una distribución más rápida de la sangre en el caso de que alguna clínica cercana necesite de algún hemoderivado. “Distribuimos a cualquier clínica u hospital que lo solicite”. Además, tienen presencia en países internacionales como son Francia, Portugal, Reino Unido e Italia. Y es que cada vez hay más gente concienciada de ayudar a otros animales gracias a los suyos, aunque sigue habiendo mucho desconocimiento sobre el tema. Por ello, es necesario promover la participación desinteresada por parte de los propietarios, ya que su mascota puede salvar la vida de más de un animal.

Pin It