Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4159805

La presión animalista y la caída de las apuestas, acaban con las carreras de galgos

galgos

La actividad ha pasado de mover más de 3.500 millones en 1991 a menos de 500 por el cierre gradual de los canódromos en EE UU. Arkansas es el último estado en sumarse y tiene lista de espera para adoptar a los perros

Grupos animalistas junto a leyes restrictivas para el juego han provocado la caída gradual de las carreras de galgos y el hundimiento de la industria de apuestas que llegó a mover más de 3.500 millones en EE UU en 1991. Con el cierre anunciado del canódromo de Arkansas, ya solo quedan dos pistas residuales en Las Vegas.

Por Carlos XESTAL

Síguenos

Las carreras de galgos siempre han sido más que una competición canina. A su alrededor se ha creado una gran industria que solo en apuestas ha sido capaz de mover más de 3.500 millones al año únicamente en Estados Unidos, donde junto a los canódromos crecieron grandes casinos.
Desde hace una década, los movimientos animalistas y los cambios legislativos con grandes restricciones a las actividades de juegos y apuestas deportivas marcan el fin de la era de esplendor convirtiendo esta actividad en residual por los cinco continentes al ir los diferentes países cerrando sus canódromos y poniendo a sus perros en adopción.
El último estado en tomar cartas en el asunto ha sido Arkansas, con el anuncio del cierre de su pista de West Memphis donde las carreras de galgos comenzaron hace más de 100 años en pistas de tierra en granjas locales.
Al final del año, cientos de perros de cabeza estrecha y hocico largo dejarán de perseguir a un conejo mecánico por la pista Southland Casino Racing como lo han hecho desde 1956.
Significa el final de una era para los fanáticos que alguna vez llenaron las ahora casi vacías tribunas de West Memphis para apostar por sus favoritos así como para los dueños de las perreras que han criado y entrenado perros durante generaciones.
Este deporte terminó el año pasado en Florida después de que los votantes aprobaran una prohibición en 2018. A finales del mes pasado, el último canódromo de Iowa dejó ya de funcionar, dejando a Arkansas, que cerrará definitivamente el 31 de diciembre, y a Virginia Occidental como los dos únicos estados con carreras de perros.
“Va a ser un poco surrealista porque no he conocido nada diferente en mi vida laboral, excepto los perros”, dijo Shane Bolender, director de carreras en Southland. “Crees que has visto casi todo, pero de vez en cuando aparece algo nuevo. Obtienes perros que tienen personalidades únicas, tienes favoritos y ves perros que no creías que valdrían nada, pero luego resultan ser superestrellas”.
Hace tres años, Southland Casino Racing y Arkansas Greyhound Kennel Association llegaron a un pacto para eliminar gradualmente las carreras de galgos en la pista de West Memphis antes del 31 de diciembre.
Con la eliminación gradual de actividad diaria, Southland puso en adopción más de 1.000 galgos. La demanda fue tan grande que la lista de espera ahora es de tres a seis meses.
“Nuestro grupo de adopción aquí que trabaja con nosotros ha estado buscando perros por todo el país porque simplemente no los estábamos expulsando lo suficientemente rápido”, dijo Bolender.
A medida que los perros se jubilan, sus dueños ceden la propiedad al grupo de adopción de Southland, Mid-South Greyhound Adoption Option, que examina al perro, incluida la esterilización o castración, la limpieza de los dientes y un control de salud completo, antes de asignar un dueño adoptivo a la mascota.
La medida sigue una tendencia nacional, provocada por los gritos de los defensores del bienestar animal y la disminución de los apostadores que se han alejado del deporte, sobre todo por las leyes restrictivas a la actividad.
La galguera Vera Rasnake se reía mientras conducía a un trío de perros que ladraban y se empujaban al parque de galgos de Iowa, pero su sonrisa se desvaneció cuando reconoció que después de 41 años de estar rodeada de elegantes animales, su deporte estaba al borde de la extinción.

Después del final de una temporada trunca en Dubuque en mayo, la pista aquí se ha cerrado definitivamente. “Es muy difícil para mí ver esto”, dijo Rasnake.
Ha sido un largo descenso para las carreras de galgos, que alcanzaron su punto máximo en la década de 1980 cuando en EE UU había más de 50 pistas en 19 estados. Desde entonces, el aumento de las preocupaciones sobre cómo se trata a los perros junto con una explosión de opciones de juego casi acaba con un deporte que ganó un gran atractivo hace aproximadamente un siglo.
El cierre de la pista de Dubuque y el final de las carreras en West Memphis, Arkansas, este diciembre dejarán las carreras solo en West Virginia, donde las pistas en Wheeling y cerca de Charleston operan con subsidios de los ingresos de los casinos.
Para algunos grupos de bienestar animal, el colapso de la industria es la culminación de décadas de trabajo para hacer públicas las denuncias de maltrato de galgos. El grupo GREY2K se formó en 2001 y Carey Theil, el director ejecutivo de la organización, dijo que siente una sensación de logro ahora que el fin del deporte parece estar cerca.
“Este se ha convertido en uno de los debates emblemáticos sobre el bienestar animal de nuestro tiempo”, dijo Theil.

Fin de era
Southland Park comenzó como una pista de carreras de perros en 1956, convirtiéndose en el único canódromo de Arkansas. Originalmente propiedad de la familia Upton y otras personas, Southland fue comprada por Delaware North Companies, con sede en Buffalo, Nueva York, a principios de la década de 1970. En 2019, se anunció que las carreras de galgos cesarían en Southland en diciembre de 2022. Southland Casino Racing, es un casino, buffet y pista de carreras de galgos en West Memphis, Arkansas. Solo en 2019, 6.656 galgos corrieron por sus instalaciones.

Los datos
1956 abrió el primer canódromo de Arkansas que ahora se desmantela
6.656 galgos corrieron en 2019 por sus pistas detrás de un conejo electrónico
1.000 están en proceso de adopción
3 a 6  meses es la lista de espera para adoptar a uno de estos perros

(Páginas 38 y 39)

Fin a las carreras de galgos

La nobleza del galgo corredor español

Rubio, el mejor galgo, deja atrás de un plumazo a sus 488 competidores

 

Pin It