Síguenos

6336785

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Además del color negro, el pastor mallorquín tiene otras dos variantes

 pastor mallorquín dos perros

Tras diez años de mediciones, 56 ejemplares de la variante atigrada (virat) hacen que se recupere este color para la raza emblemática de baleares. Sin ningún tipo de subvención, con el esfuerzo del club se consigue el reconocimiento oficial. Las pruebas de ADN demuestran que las variedades negro fuego y la atigrada son lo mismo que el pastor mallorquín

Por Miguel PELE

Síguenos
 

Tras estos años de mediciones de ejemplares que han ido encontrando por todas las islas e incluso en la península, han logrado contabilizar y documentar 56 de la variedad atigrada (conocida como virat en el archipiélago), cantidad que les ha permitido demostrar que existe un grupo genético.
El pastor mallorquín tiene tres variedades de toda la vida el negro, el atigrado y el negro fuego. Cuando en los años 80 se creó el estándar se encontraron con la dificultad de que en la isla había mucho mestizaje, muchos cruces con ca de bou, con alano, con dogo alemán, con labrador… Y por entonces decidieron que el color sería negro o nada, permitiéndose una mancha blanca en el pecho, como la que tenía Prusiano, el ca de bestiar que usaron como modelo, con un máximo de 10 centímetros.
Variante atigrada
Así, en el estándar se perdieron las otras dos variantes, la atigrada y la negro fuego. Pero en realidad los payeses siguieron teniendo estas variedades, si bien sin pedigrí reconocido y registrado, realizando la labor de guarda en sus campos. Continuaron estando en el olvido y sin reconocimiento por ninguna entidad, hasta que hace una década se propusieron recuperarlos.
Mientras tanto, el club nacional del pastor mallorquín lleva diez años realizando mediciones y pruebas de ADN en los laboratorios de Madrid de ejemplares que van encontrando, de las diferentes variedades, y se han comparado esos resultados, llegando a la conclusión de que se trata del mismo animal, con la única diferencia del color del pelo.
Tras estas conclusiones científicas presentaron la propuesta de reconocimiento en la Consellería de Agricultura del Gobierno balear, que tiene todas las pruebas y está a expensas de autorizar oficialmente el estándar de esta raza con sus tres diferentes variedades, porque el propietario de dicho estándar es la propia Consellería, al ser una raza autóctona de baleares. Una vez aprobado por el Gobierno autonómico se enviará la documentación al Ministerio de Agricultura y a la RSCE, a la que ya le anticiparon estos datos.
Todo este proceso ha corrido a cargo de los fondos de los 362 socios del club español del ca de bestiar, dado que no reciben ningún tipo de subvención económica oficial por la labor de recuperación de la principal raza de Mallorca. Desde el club, tal y como reconoce a LADRIDOS su secretario, Marino Talavante, “Para nosotros es positivo que se reconozca una variedad de una raza española, que no ha desaparecido gracias a los payeses, que los han mantenido para guardar sus fincas, han conseguido que sobrevivieran, porque no han perdido su funcionalidad”.
Algo de historia
En 2021 se publicó un libro “Ca de bestiar”, del catedrático Llorenç Payeras, primera gran publicación en el que está documentada la historia de la raza, sus orígenes y documentación, se han aclarado las variantes de la misma y aporta una gran recopilación de fotos de diferentes ejemplares.
Según los datos que aparecen en la RSCE, esta raza publicó su estándar en 1982. Veinte años más tarde la FCI la reconoció como raza en 2002 y en 2023 la variante atigrada (virat) ya ha sido reconocida por la Consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación. El recorrido ha sido lento, pero fijando un estándar en principio algo rígido con el color negro como único aceptado y conforme aparecen los ejemplares de otras variedades, se registran, se toman muestras y cuando se comprueba que se trata del mismo perro, se realiza todo este largo proceso de reconocimiento oficial, primero en su comunidad y posteriormente en los organismos nacionales e internacionales.
Así, en las próximas monográficas, en concursos o en competiciones ya no solo será el negro el color que se verá en el ca de bestiar. Además, como perro que se adapta a los tiempos, “hay tres ejemplares que están practicando Agility, lógicamente no tienen la velocidad de un border collie porque estos son más ligeros de peso, pero sí demostrando que son inteligentes y que acaban los recorridos”.
También otros socios del club los usan para canicross, aprovechando la potencia del pastor mallorquín, y como indica Talavante “no podemos encasillar la raza en una sola función, pues el perro puede hacer lo que quiera su dueño”.
Finalmente, tras años de lucha por conseguir que se reconozca esta variedad por parte de los organismos competentes “Es una lucha que llevo años con ella y al final me han tenido que dar la razón, porque el ADN no falla”, concluye satisfecho el secretario del club.

 Atigrado
Los pelajes atigrados o barcinos (virat en Baleares), son pelajes poco frecuentes en las razas caninas y presentan líneas oscuras y otras más claras que se alternan, en una similitud a la piel del tigre (de ahí su apelativo). En el caso del ca de bestiar, recientemente reconocido como variante del color negro del estándar, se aprecian perfectamente estas franjas.

Los datos
56 ejemplares registrados de la variante atigrada

10 años de mediciones y análisis de ADN
362 socios tiene el club

(Páginas 14 y 15)

Pastor mallorquín: poco de pastor, mucho de guardián

Fiesta y récord del ca de bestiar

 

Pin It