Síguenos

6744862

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Marcos Ferré, campeón mundial del pastor alemán de trabajo, nos da las pautas para tratar al perro en competición

ferre

 

Muchos nervios es lo que dicen tener los guías cuando en una competición están esperando su turno para salir a pista. Ello no les impide transmitir al perro calma y concentración en la disciplina de rastro, conexión y activación ante la prueba de obediencia y energía para la protección, la disciplina más exigente físicamente hablando. En las tres es muy importante los calentamientos y la actividad muscular para evitar accidentes. El campeón mundial del pastor alemán de trabajo nos da las pautas para tratar al perro en competición

Por Marcos FERRÉ

Síguenos
  

Hay un tiempo en toda competición que es fundamental tanto para los perros como para los guías que suele pasar desapercibido: el momento justo antes de salir a pista. Frente a los nervios de la espera por la incertidumbre de cuál será el rendimiento, la calma y la concentración deben ser máximas. ¿Pero, cómo conseguirlo?
Lo primero que os puedo decir es que los minutos de espera no deben ser iguales según a la disciplina que vayamos a participar, pero desde luego, antes de entrar en pista es fundamental que los perros salgan concentrados a cada una de la disciplina que le toque.
En el caso del rastro el perro debe salir concentrado y con su ritual correspondiente para esta parte de la competición de IGP y, sobre todo, en un estado de ánimo de calma total.
Cuando llega el momento de la obediencia, es imprescindible que salgan más activos. Una buena medida es aprovechar los cinco minutos de antes de salir a la competición y jugar un poco con la pelota. De esta forma se activa el perro, se calienta su cuerpo y se conectará más contigo para la difícil disciplina que nos espera.
Y en el caso de la protección se hace hace algo muy similar ya que el procedimiento no debe ser muy diferente. El perro debe salir de su box con mucha energía y actitud para enfrentarse a la disciplina más exigente (físicamente hablando) de las tres.
No hay que olvidar que muy importante en los tres casos son los calentamientos y la actividad muscular antes de entrar en pista para que no ocurran accidentes imprevistos.
Una vez con esto claro, me gustaría dada esta oportunidad explicar lo que para mí es un perro de competición.
Hay un mito en la población que se divulga de que criadores y competidores tenemos los perros como herramienta de trabajo y para satisfacer nuestro ego en competición. Que anteponemos nuestra “fama” y/o dinero por estos animales. Pues nada más lejos de la realidad, ya que en el primer punto la gente está totalmente equivocada.
Un perro de alta competición, simplemente desde el momento de seleccionar la camada que vas a realizar, conlleva un gran gasto económico y un tiempo invertido en analizar y pensar cuidadosamente cada detalle de las líneas de sangre del por qué y para qué.
A un criador y competidor le empieza no solo el cosquilleo en el estómago, sino también el no dejar de organizar planes para la mejor calidad de vida del futuro cachorro, incluso desde el momento en que es conocedor de que la hembra está en estado.
Una vez tenemos el cachorro debemos estudiar y dedicar mucho tiempo en su sociabilidad y carácter. Tenemos que saber lo que hemos conseguido, nuestra idea es siempre mejorar la raza, para que cada vez los perros se adapten mejor al tipo de deporte y a la sociedad.
Hasta que tiene un año son todo ilusiones y cuidados extremos. Cuando digo extremos no exagero ni un poco, ya que debemos cuidar mucho su alimentación para su crecimiento, su carácter para conocer su valor instintivo natural y trazar una hoja de ruta a su entrenamiento, y por supuesto su salud. Cuidar de lesiones y de problemas articulares etc.
Para todo esto no está dispuesto cualquier mortal, significa sacrificar tiempo y dinero de su vida para un perro. Una vez tenemos los 12 meses son examinados por los mejores veterinarios destinados y afiliados al club oficial del pastor alemán, RCEPPA. Descartaremos cualquier tipo de limitación genética, displasia de cadera y codos y problemas y/o enfermedades genéticas.
Llegados a este punto, empieza la carrera de fondo, donde solo muy pocos son capaces de disciplinarse, entrenar y formar al perro de manera respetuosa, con un entrenamiento adecuado y siempre poniendo por delante de todo a tu perro, también por delante de ti mismo.
Nuestros perros de competición viajan en nuestros coches en “kennels” especiales para ellos, viven en nuestra casa con nuestra familia, son cuidados como auténticos atletas de élite. Su descanso, su entreno físico diario, el peso, rehabilitación y revisión con fisioterapeutas, son sus rutinas. Como podéis entender, no es tener un perro y acudir a un club de trabajo IGP y divertirse haciendo trucos y luego poner al perro en una jaula con un plato de agua y un plato de pienso. Obviamente yo hablo por mí, y mi manera de ver todo este precioso mundo del deporte canino.
Cuando tenemos a nuestro perro con aproximadamente tres años, ya lo hemos titulado en sus primeras competiciones necesarias para poder llegar a la alta competición, unas pruebas de morfología y belleza donde un juez lo valora en base a los cánones de estética del pastor alemán, y varias pruebas de trabajo subiendo su nivel sucesivamente, (Bh, IGP1 y IGP2).
Esto a muchos aficionados ya le conlleva mucho esfuerzo y técnica poder conseguirlo, y estamos hablando solo del inicio “fácil”.
Ya tenemos a un perro titulado y preparado para llegar a un nivel nacional, donde se concentrarán los mejores guías y perros de todo el país. Lo que denominamos nuestro CNT (campeonato nacional de trabajo).
Aquí el perro debe de llegar ya titulado con su IGP3 y mostrar un trabajo técnico, deportivo, activo y preciso en tres disciplinas (obediencia, defensa y rastreo).
Como podréis imaginar estar a un alto nivel de sintonía en el adiestramiento con tu perro es muy difícil, va a depender de la sensibilidad de cada adiestrador y todo lo MUCHO y BIEN que haya entrenado y esforzado todo el año, ya que en este campeonato hay muchos guías de alto nivel y muy buenos perros. Cada uno tiene sus estrategias, previas a la competición y el cómo gestiona lo nervios, esto es para mí “un verdadero arte” y como es normal nadie cuenta la suya, yo no seré diferente.
Solo pueden ser seleccionados 5 ejemplares entre 50. La rivalidad es muy alta, y poder llegar al mundial solo le va a pertenecer a los mejores o a los que menos errores cometan.
Soy un claro defensor de la competición en todos los gremios, podemos decir que me pierde competir, amo la lucha sana y poder “enfrentar” y “batallar” con los mejores, más competidores mejor, es la mejor manera que existe de evolucionar y crecer. Pero del mismo modo también soy muy defensor de la sana competición y sin manipulaciones previas ni ayudas externas. Como siempre se ha dicho: “que gane el mejor”.
Una vez llegas a lo más alto es si has entrado en este prestigioso top5 de un nacional. Aquí estás en la élite de tu país, puedes ir a representar al mismo en un campeonato del mundo, celebrado cada vez en distintos países. Concretamente este año 2024 será en Meppen, Alemania, cuyo país siempre es un honor y un prestigio poder competir, ya que es la cuna de nuestra raza y deporte.

 

Allí, todo se ve de otra manera, puedes irte con un top20 muy satisfecho, para mí sería haber hecho un grandísimo papel, pero si tienes la suerte de estar entre los 10 primeros guías que llaman al estrado a otorgarles su trofeo, ahí es cuando puedes decir que has llegado a lo más alto dentro de tu gremio. Este galardón no es poca cosa, sería como en el fútbol ganar la ‘champions’.
Nosotros tenemos la suerte de haber vivido todas ellas aquí en estas líneas relatadas. Pero, lejos de conformarnos estamos con toda la ilusión y el trabajo del mundo para poder seguir cosechando estos momentos. Nuestro joven perro Xavi de Jardines Del Real está a punto de titular en su IGP3. Y todo empieza de nuevo. Me intriga lo que nos deparará el futuro.
Por lo pronto… “nos vemos con las correas!”.

(Páginas 9-11)

Marcos Ferré: “La cría en nuestro país está a la altura de los más punteros”

Marcos Ferré: “Merezco respeto como deportista y no mensajes con maldad”

Pin It