Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4473710

La RSCE actualizará el reglamento de grupos étnicos

can de chira blanco

Para subir de categoría, los ejemplares de un grupo canino deben poseer caracteres étnicos tanto fenotípica como genotípicamente fijados

Perros que conviven con nosotros de toda la vida no tienen un reconocimiento racial por parte de la RSCE. Para ello, primero tienen que pasar por ser aceptados como grupo étnico y llevar un proceso de tres generaciones reproductoras, entre otros requisitos.

Por Miguel PELE

Síguenos
 

 La Real Sociedad Canina de España dispone de un reglamento en el que explica que “un grupo étnico es una población canina con rasgos propios, tanto físicos como funcionales, fijados por ‘selección natural’ a lo largo de los años, en una determinada área”.
Para que se pueda tipificar una raza de perros como grupo étnico, los criadores deberán enviar un proyecto del estándar a la comisión de razas, el cual será revisado y adecuado al modelo vigente en la FCI.
Las asociaciones de criadores de grupos étnicos aportarán, además del mencionado proyecto de estándar de la raza en cuestión, los estatutos aprobados por el Ministerio del Interior, la composición de la Junta Directiva de dicha asociación y dos personas de contacto con la RSCE.
Dicha sociedad será la encargada de controlar el proceso de selección y de inscribir a los ejemplares en el Registro de grupos étnicos caninos, a fin de garantizar los caracteres raciales deseados hasta que a este grupo étnico se le pueda considerar “una raza canina, no solo fenotípica, sino también genotípicamente fijada”.
Al tratarse en estos casos de una raza poco conocida, generalmente concentrada en un territorio concreto y con ejemplares destinados al trabajo, es difícil que participen en exposiciones o concursos (si bien, hay establecido un sistema especial de participación en las mismas para los grupos étnicos), por lo que personas designadas por la ‘canina’ serán las que acudan a controlar estos ejemplares en el campo.
Como en todas las razas, se llevará el registro e inscripción de las camadas, con su microchip correspondiente y fotos tanto del perro como del perro y la persona que lo inscribe.
Actualmente hay cinco razas que están catalogadas de grupo étnico en proceso de reconocimiento: el carea castellano-manchego, el podenco orito español, el lobito herreño, el dogo español y el can de chira.
Algunos de estos grupos étnicos ya pasaron por las páginas de LADRIDOS. El valdueza lo hizo cuando era grupo y posteriormente cuando fue oficialmente reconocida su raza. También el lobito herreño y el can de chira tuvieron su merecido espacio y esperamos que pronto puedan lograr también su objetivo final.
Además, la Comisión Científica de la RSCE, encabezada por el Director Científico, el Dr. Joaquín Cerdeira, está elaborando una nueva “hoja de ruta” más moderna, con la inclusión de algunos parámetros genéticos y poblacionales en concordancia con los exigidos por la FCI para el reconocimiento de razas a nivel internacional.
Finalmente, cuando haya un número significativo de ejemplares con “tres generaciones reconocidas y, por tanto, podamos hablar de un control por parte de la RSCE, no sólo de un fenotipo, sino también de genotipo fijado” el grupo étnico pueda solicitar su reconocimiento como raza, por lo que el plazo para esto podría rondar entre cinco y diez años. Todo dependerá de la pureza de la raza o de los cruces a los que se haya sometido a lo largo de su vida y de la implicación del club.

Razas tuteladas
Por otro lado, en una nota de prensa, la RSCE comunica que tres clubes de raza se han comprometido a tutelar otras tantas razas que por ahora no poseen un club oficial. Se trata del Club español del epagneul bretón, que se hará cargo de griffon khortals; el Club del braco alemán que hará lo propio con el braco húngaro; y el Club español del deutsch drahthaar que tutelará al pachón navarro.
La finalidad es “fomentar el desarrollo, la conservación y la mejora de estos grupos étnicos, que actualmente no cuentan con su propio club, así como su participación en algunas actividades y competiciones a las que ahora tienen difícil acceso o presencia muy escasa. El objetivo que pretenden conseguir es que puedan crecer, expandirse, colaborar con la RSCE y llegar a tener su propio club, a corto o medio plazo”.

Los datos
3 generaciones con los caracteres fijados en el estándar hacen falta para pasar a ser raza oficial

(Páginas 24 y 25)

Montero Valdueza, porte de marqués

El can de chira asciende a grupo étnico en la RSCE

Lobito herreño, nueva raza en ciernes

 

Pin It