Síguenos

6487791

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

La vida de los dálmatas puede cambiar gracias a un gran descubrimiento

dalmata

 

La sordera congénita afecta al 30% de los perros dálmata en todo el mundo, algo que cambiará a partir de ahora. Un grupo de investigadores de la Universidad de Sydney, Australia, ha identificado un haplotipo (variaciones del ADN de un cromosoma que se heredan juntas) de riesgo en el genoma de esta raza que está presente en el 62% de los perros con sordera bilateral. Los perros con esta variación del ADN tienen 10 veces más probabilidades de ser sordos de ambos oídos. El hallazgo puede cambiar la vida de la raza

Por Óscar REKALDE

Síguenos

El equipo dirigido por la doctora B. Haase de la Facultad de Ciencias de Sydney, en su estudio publicado en Scientific Reports, señalan que tras estudiar los datos combinados de tres poblaciones mundiales importantes de perros dálmatas, identificaron un solo haplotipo formado por tres marcadores asociados significativos en todo el genoma en el 62% de los perros con sordera en los dos oídos y en el 45% de los perros oyentes, lo que indica que los ejemplares con este cromosoma defectuoso tienen diez veces más probabilidades de ser sordos bilaterales.
Esto es un gran avance para los criadores, ya que “los resultados de este estudio pueden ayudar ahora a reducir la sordera en perros dálmatas”, concluyen.
La sordera neurosensorial congénita en perros presenta un gran desafío para los criadores y propietarios, y con frecuencia puede acabar en la eutanasia de ejemplares con sordera bilateral. Esta disfunción varía entre razas de perros, siendo la prevalencia más alta reportada en dálmatas. Aunque una selección estricta de los animales reproductores ha disminuido la frecuencia de esta enfermedad en dálmatas en algunos países, todavía hoy en día alrededor de uno de cada tres ejemplares de la raza de las manchas negras en todo el mundo sufre pérdida de audición en uno o ambos oídos.
En los perros, el patrón de pelaje extremadamente blanco causado por el gen denominado MITF se ha postulado durante mucho tiempo como factor de riesgo importante para la sordera en estos animales. Además de que el blanco extremo es un rasgo distintivo de la raza dálmata, los que tienen manchas pigmentadas en la cabeza o en el cuerpo parecen tener un riesgo menor de sufrir sordera, pero el riesgo aumenta con la presencia de uno o dos ojos azules.
Ante estos datos, los investigadores australianos se pusieron manos a la obra y analizaron el genoma de esta raza a partir de un total de 145 dálmatas, (86 oyentes, 33 sordos unilaterales y 26 sordos bilaterales) de Australia, que unieron al análisis de 120 perros de la raza de Reino Unido y 184 de EE UU, es decir, un total de 442 perros con fenotipos auditivos (se excluyeron los que estaban representados en más de una cohorte), lo que representa tres poblaciones mundiales importantes, de ellos 114 eran sordos bilaterales, 110 sordos unilaterales y 218 oyentes.
Los análisis complejos de segregación indicaron que, si bien la sordera en los dálmatas es claramente hereditaria, lo más probable es que el fenotipo siga un modo de herencia dicotómico o tricotómico. Como resultado, el “gen MITF se ha estudiado intensamente, pero hasta la fecha no se ha identificado ninguna mutación causal subyacente a la sordera. El uso de datos de perros dálmatas que representan tres poblaciones mundiales importantes y la aplicación de múltiples análisis nos permitió identificar una asociación significativa de este defecto en las cercanías de MITF. Más importante aún, identificamos un solo haplotipo de riesgo significativo en todo el genoma bien definido para la sordera en perros dálmatas”, explican en su estudio publicado.
En concreto, el haplotipo de riesgo significativo en todo el genoma bien definido para la sordera congénita en dálmatas estaba formado por tres marcadores asociados significativos en todo el genoma (BICF2G630233861, BICF2G630233888 y BICF2G6302-
33852) en CFA20 en las cercanías de MITF y se encontraba en 6 de cada diez dálmatas con sordera en los dos oídos.
“Comprender la genética de la sordera congénita en perros dálmatas se ha presentado como un verdadero desafío para numerosos investigadores. Si bien quedan muchas preguntas, creemos que los resultados de este estudio abren la puerta a las pruebas genéticas. En combinación con los criterios de selección actualmente aplicados para la cría de animales, la selección de animales con el haplotipo protector MITF ayudará a reducir el número de dálmatas sordos”, concluye el equipo investigador.

De populares a mediocres
Tras su aparición en la película 101 dálmatas se hicieron muy populares y, como a otras razas, la moda les perjudicó. Durante años su demanda fue excesiva, lo que llevó a ciertos criadores a sobreexplotar a los reproductores criando perros mediocres. Cuando la moda pasó, la raza cayó en silencio. Su principal “defecto” es la sordera.
Al nacer son totalmente blancos, las manchas aparecen al cabo de unas dos semanas.
Es un perro elegante, de tamaño medio, con un cuerpo esbelto y musculoso. Tiene la cola bastante larga y con una curva fina ascendente. El pelo es corto y denso, con manchas marrones o negras. Son muy enérgicos, juguetones, sensibles y necesitan realizar mucho ejercicio.

Los datos
30% de los dálmatas sufre de sordera congénita
62% de los perros sordos estudiados tienen el cromosoma defectuoso

(Páginas 36 y 37)

 

 El 10% cambiaría de veterinario si no le receta antibióticos a su perro

Pin It