Síguenos

6127221

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

La falta de visión en un ojo no le impide a esta perra ser una excelente agente canina en la policía local de Girona

laika

Tras perder la visión, fue adoptada por el agente, que comenzó su proceso para convertirla en perra de detección. Misión cumplida

Una pastor malinois de cuatro años, que perdió la visión del ojo izquierdo, patrulla suelta por las calles de Girona intentando localizar estupefacientes, seguida muy de cerca por su guía, Narcís Romero, policía local de la ciudad catalana

Por Miguel PELE /Fotos: Policía Local

Síguenos

La unidad canina de esta ciudad catalana está formada por un guía y cuatro perras: Lola, Laika, Kira y Greta. Laika, protagonista de este artículo, nació en el centro donde duermen los perros de la unidad, en una camada de una malinois, pero esta perrita tuvo la mala suerte de que la madre le diera con la pata en un ojo y la tuvieron que operar, con la consecuente pérdida de visión del ojo izquierdo.
Es una perra con muy buena línea de pedigrí e iba para competición de IPO, pero con la discapacidad que le quedó en su visión no podría hacerlo, puesto que en estas competiciones los perros tienen que estar físicamente bien y de lo contrario no se les permite participar.
El guía canino de la policía local fue a ese centro con su hijo y con su mujer y “les dio mucha pena, me liaron con el perro, porque si no lo habrían sacrificado lo más seguro, ya que tenían muy difícil venderlo, así que me lo quedé”, relata Romero a LADRIDOS.
Desde el primer momento cuando le contó la historia de Laika, su jefe le dijo que lo intentara, que hiciera todo lo posible por ver si la perra funcionaba. Todo fueron facilidades para conseguir incorporarla a la unidad canina. “Tuvimos que hacer un trabajo mucho más difícil que en un cachorro con toda la visión, en el tema de movilidad, de los movimientos y ahora trabajando la ves y si no sabes que es ciega de un ojo no te das ni cuenta”.
Lo positivo es que todo ese trabajo de entrenamiento, al hacérselo de cachorro, como cualquier perro detector, la dificultad no es la misma que si lo hubiesen hecho con dos años, pues Laika estaba acostumbrada desde muy pequeñita a ver con un solo ojo. Sí que realizaron el entrenamiento específico para ella, pero todo el proceso está basado en el de un perro detector.

Olores sintéticos
La forma en la que la entrenó ha sido con Sokks, que consiste en diferentes sustancias de ayuda para detección para los K9 a base de olores (los hay de sustancias, explosivos, cadáveres, moneda…) primero en el suelo, en tubos, para que fuese buscando y cuando lo localizaba llegaba su premio. Posteriormente la pasó a la pared con agujeros y ahí volvía a meter el SOKKS que quería que localizase y le premiaba el marcaje. “Siempre que pude disponer de diferentes estupefacientes, la entrené con sustancias reales, como hachís o droga de laboratorio”.
“En estos tres años está sacando unos números que flipas, ha hecho tiene una media de unas quinientas actas al año (el 13 de marzo pilló 6 kg de marihuana envasada al vacío)y la verdad que la perra es un amor”, sentencia Romero satisfecho por todo lo que está aportando Laika a la unidad y a la seguridad en su ciudad.
Para este grupo de perras especializadas en la detección también llegan las mejoras a la unidad, en este caso con un vehículo preparado para las cuatro. Así cuando salen de patrulla sacan a uno de los agentes caninos y cuando ven que comienza a saturarse lo relevan por otro. Tras sus primeros dos perros, de raza pastor alemán, cogió a Laika, una mali. Ha podido comprobar las diferencias, cada una de estas razas tiene sus pros y sus contras y la elección de una raza u otra siempre dependerá de cada guía y para qué lo quiera.
De Laika, su perra más activa de las cuatro, destaca la pasión que tiene por las búsquedas, ya que se trata de una perra que puede ser superpotente en agresividad y de repente ser de lo más tierno.
No hay más que buenas palabras para su perra, pues “El trato con ella es espectacular. Todo el esfuerzo que se hizo con Laika lo repetiría diez mil veces, tanto por números como por la oportunidad que le dimos ante la posibilidad de que fuese sacrificada y hasta la experiencia personal de adiestrar esta perra y lograr todo lo que se ha conseguido con ella”, concluye orgulloso Narcís.

Los 4 agentes caninos
-Laika, malinois, 4 años, especializada en detección.
-Lola, pastor alemán, 9 años. Relevó a Blanca en detección. En proceso de desactivarla, para detección deportiva. Perra que va a mil por hora, su capacidad física está bajando.
Kira, 4 años, labrador. Detección y participa en una campaña por los colegios. Al ser tranquila y sociable realiza en sesiones en centros educativos y los niños atienden más.

-Greta, 3 años, pastor alemán de línea de trabajo, desciende de Blanca, su primera gran perra.

Los datos
4 perras hay en la unidad canina de Girona
4 años tiene Laika
500 actas por infracciones en un año lleva Laika

(Páginas 8 y 9)

Dos perras de la Policía Local de Gerona buscan sustancias prohibidas

In memoriam Blanca

La magia de la nueva Unidad Canina de Tobarra

 

Pin It