Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4473658

Un perro recibe rango de cabo como bombero

 cabobomberos

 

Tupac, un labrador de cinco años, ha recibido un reconocimiento de sus jefes por su extraordinaria labor en la búsqueda de personas vivas en la brigada canina de los bomberos voluntarios en la provincia de El Chaco. Tras diez operativos, es cabo.

Por Emer IGLESIAS

Síguenos

Muro es bombero voluntario, lo que implica que su profesión, la verdadera, de la que vive, es la enseñanza. Es profesor de Historia en un Instituto de Formación Docente. Su vocación de servicio es lo que le hizo decidirse por entrar en bomberos voluntarios de su ciudad, Quitilipo, en la provincia argentina de El Chaco.
Tras un curso de un año en la escuela de bomberos pasó el pertinente examen e ingresó al cuartel de bomberos voluntarios para la atención de las urgencias. Fue en este momento cuanto optó por pertenecer a las brigadas caninas. Al poco recibió a Tupac como regalo y los dos comenzaron a formarse para formar un binomio de servicio público. “Como yo no sabía nada sobre adiestramiento canino tuve que buscar ayuda y fue así que di con un amigo a través de las redes que se llama Marcelo Francisco Martín con quien solamente me vi una sola vez y a partir de ahí él comenzó a ayudarme con el adiestramiento de Tupac”.
Pero el camino no fue fácil ni corto. Fueron meses y meses de trabajo, de aprendizajes, de modificar actuaciones, de aprender junto a su perro a buscar personas vivas, de pasar exámenes y por fin de certificarse por el Ministerio de Seguridad de Argentina. “Me llevó dos años y medio formar al perro y después los perros tienen que rendir al Ministerio de Seguridad de la nación Argentina que son los que certifican como perros de trabajo, aptos para la búsqueda de personas. Fuimos a rendir y pudimos aprobar el examen, entonces quedó Tupac como perro certificado para la búsqueda y rescate de personas con vida en estructuras colapsadas y grandes áreas”.
De esta forma este labrador ha conseguido ser el primer perro certificado por el Ministerio de Seguridad de la Nación Argentina para la búsqueda y rescate de personas con vida en la provincia de El Chaco.
“Tupac es un labrador muy obediente, muy trabajador, muy sociable y muy querido por todos. Vive conmigo, es mi herramienta de trabajo y es mi familia. Lo quiero mucho y no imagino mi vida sin él”, indica Mauricio a LADRIDOS.
En estos años de trabajo ya ha participado en diez operativos con los bomberos voluntarios, el primero de ellos el 6 de junio de 2019. “El operativo fue muy bien. El perro nos ayudó a descartar varios lugares. Es decir que nos ayudó a saber que en esos lugares la víctima no estaba”, matiza Muro.
Debido a que el cabo está adiestrado para buscar personas vivas, en los operativos que participó no encontró a nadie ya que en todos, por desgracia, los desaparecidos habían fallecido. “No pudimos encontrar ningún tipo de víctima ni viva ni muerta. Y otros operativos donde participamos las víctimas estaban sin vida, como Tupac no hace búsqueda de restos humanos es por eso que no los ha podido marcar”.
Tupac no es el único agente de cuatro patas en las brigadas caninas de El Cacho. Cuando estaba en pleno periodo de formación, una amiga le regaló otra perra, también labradora, a Mauricio. Y dicho y hecho, comenzaron también su formación. “Decidí regalarle a un amigo que se llama Matías que es quien me ayudó con la formación de Tupac, esa perra la empezamos a adiestrar para la búsqueda de restos humanos, se llama Toba, como los pueblos aborígenes que habitaron en El Chaco”. Tupac, que busca personas vivas, y Toba, que busca restos humanos, son los dos únicos perros en el cuartel de su ciudad. “Yo creo que esto se debe a que es un trabajo muy intenso el que hay que hacer, hay que trabajar prácticamente todos los días durante más de dos años y dedicarle mucho tiempo para poder formar bien al perro y que esté listo para poder ir a rendir, a hacer sus primeros exámenes y que lo apruebe”.
El cabo Tupac está preparado para buscar personas vivas. “Trabaja por asociación de olor, es decir, es un perro que busca exclusivamente personas con vida, y ha sido ascendido a cabo porque que trabaja mucho y es el primer perro certificado y eso es un reconocimiento que se le hace y por eso lo ascienden a cabo”, matiza el bombero voluntario.

El bombero voluntario de cuatro patas, que siempre fue con su binomio a todos los operativos de la brigada, es un trabajador nato. “Ser ascendido a cabo en realidad a la vida y al trabajo del perro no le cambia nada. Es un reconocimiento a su trabajo, a su trayectoria y en sus exámenes. En lo que sí va a cambiar es que cuando el perro se muera tendrá el derecho a ser enterrado en un lugar digno”, destapa Mauricio.
Pero para eso todavía falta. Tupac no llega aun a los cinco años y los perros generalmente pueden estar operativos hasta los nueve años. Luego se jubilan, y este labrador seguirá viviendo con su guía como hace ahora. “Luego de su jubilación al perro se lo puede utilizar para dar capacitaciones y hacer algunas demostraciones, este será el caso de Tupac.
Al ser un perro certificado por el Ministerio de Seguridad argentino que trabaja para las fuerzas vivas de su país, es la Comisión de Bomberos Voluntarios presidida por Carlos Alfonso la entidad que corre con todos los gastos de alimentación y veterinaria del ahora cabo de cuatro patas.

(Páginas 36 y 37)

Bomberos listos para intervenir

Perros en el Cuerpo de Bomberos, la garantía para los mayores

Perros en el Cuerpo de Bomberos, la garantía para los mayores

 

Pin It