Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4473917

La formación de los guías de los perros de crisis es imprescindible para el éxito de la terapia

 perros de crisis

Son equipos que se envían a situaciones trágicas como comunidades en duelo por un desastre natural, tiroteos masivos o tragedias a gran escala

Los adiestradores de los perros de terapia en crisis pueden poner en peligro todo el proceso de apoyo al no estar preparados para ser testigos de algunos de los peores momentos de la vida de las personas que recibirán consuelo canino. Suele olvidarse su formación, y hay que saber dar un paso atrás cuando es necesario.

Por Carlos XESTAL

Síguenos

Desde que comenzaron los programas de perros de terapia en la década de los 80, se demuestra cada día que reducen la ansiedad, disminuyen los síntomas de depresión y ayudan a las personas a sentirse más seguras, más relajadas y menos ansiosas.
Si en los inicios los primeros perros acudían a centros de mayores, hospitales o centros educativos, con el paso de los años se han ido especializando y en la actualidad una de sus misiones es dar consuelo a aquellas personas que han experimentado o sobrevivido a un trauma.
El punto de inflexión en el trabajo de estos perros fueron los atentados del 11-S en EE UU, donde se comprobó que los perros no estaban preparados para una catástrofe de estas magnitudes.
Una vez superada esa etapa, hoy veinte años después, los perros están preparados para dar consuelo en estas situaciones, y todos deben pasar exigentes certificaciones en sus respectivos países para llegar a ser perros de terapia.
Estas certificaciones corroboran que los perros han pasado un entrenamiento nada fácil. “Estos perros se enfrentan a situaciones delicadas para apoyar a niños y adultos que están afligidos y molestos y necesitan ser amables, sociables y tranquilos. El entrenamiento para este trabajo consiste en perfeccionar la sociabilidad natural y el temperamento estable de estos perros. A los perros se les enseña a estar tranquilos y concentrados cuando están en multitudes, ser capaces de ser manejados por varias personas y relacionarse con personas de todas las edades”, indican desde el AKC.
Algunas personas comienzan a preparar a sus perros como cachorros para un futuro trabajo de terapia cuando están al comienzo de sus etapas de entrenamiento, mientras que otros perros descubren su vocación más adelante en la vida. Pero los perros deben tener al menos un año de edad para obtener la certificación. Algunos perros de terapia de crisis son propiedad de organizaciones que se especializan en este trabajo y están entrenados por ellas, mientras que otros se ofrecen como voluntarios con sus dueños.
Hasta aquí todo bien, menos por un detalle: la formación del guía del perro de terapia de crisis. En una situación extremadamente trágica, el humano que acompañe al perro debe saber presenciar en silencio y con estabilidad los duros momentos de las personas en crisis para evitar poner en riesgo todo el proceso.
Si bien es cierto que el perro es quién realizará el trabajo duro de brindar consuelo a las personas en crisis, el comportamiento del guía es una parte que no se puede olvidar. Los expertos coinciden en que no es una cuestión que se debe dejar en manos del propio guía, y piden a los equipos que certifican a los animales que establezcan mecanismos evaluadores obligatorios para todo propietario de perro de este tipo de terapia.
“Como adiestrador, el guía será testigo de algunos de los peores momentos de la vida de las personas, y es probable que eso le afecte personalmente” matizan desde el AKC. “Esto puede ser difícil de presenciar y no es algo con lo que todos se sientan cómodos. Entrenar y preparar a un perro para este trabajo es un compromiso serio y es importante pensar si se sentiría cómodo siendo testigo en silencio de la tragedia y el dolor tan de cerca”, matizan.
Por este motivo, los expertos recuerdan que “hay opciones para dueños que no se sienten cómodos, pero que tienen perros que podrían sobresalir en el trabajo de terapia. Los programas de perros de terapia se utilizan en una variedad de entornos, incluidos algunos que son menos extenuantes emocionalmente, como en las escuelas con niños que están aprendiendo a leer”.
¿Cómo deben ser estos perros?
Si bien un perro puede brindarle consuelo y apoyo cuando está molesto, no todos los perros están hechos para ser perros de terapia de respuesta a crisis. Los perros de terapia deben tener el temperamento adecuado junto con el entrenamiento idóneo para hacer bien su trabajo.

Los perros de respuesta a crisis, específicamente, deben poder ingresar a un grupo o comunidad que acaba de experimentar un trauma y brindar apoyo y consuelo. Estos perros necesitan estar altamente entrenados y socializados para sentirse cómodos interactuando con una amplia diversidad de personas y un alto volumen de caricias. También deben sentirse cómodos estando y moviéndose entre multitudes, ser extrovertidos y sentirse cómodos interactuando con extraños, pero también muy tranquilos cuando se encuentran con personas.
Estos perros deben sentirse cómodos con los ruidos fuertes, como los fuegos artificiales o las ambulancias, y las personas que están experimentando un trauma, esto puede parecer personas catatónicas y que no responden o personas que lloran o gritan histéricamente.

Comfort dogs, LCC K-9
Este grupo de perros de la Iglesia Luterana de atención humana están entrenados para interactuar con personas que sufren por situaciones críticas y suelen dirigirse expresamente a los rescatistas. Los nueve golden retrievers brindan un respiro muy necesario a socorristas que trabajan incansablemente para encontrar víctimas y a los miembros de la familia que han perdido a sus seres queridos.

Los datos
100 equipos caninos de los 300 que actuaron en el 11-S fueron los únicos que estaban preparados para ese desastre

(Páginas 38 y 39)

El 11-S redefinió a los perros de rescate y a los de terapia

"Hay que tener en cuenta la personalidad del animal antes de que sea un perro de terapia"

 

Pin It