Síguenos

6484025

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

UCR Alpesa, la unidad canina despreciada por Villaverde del Río, reconocida por su labor en Turquía

 bruno

UCR Alpesa es una unidad formada por cuatro guías y diversos perros con diferentes especialidades en búsqueda de personas desaparecidas

Un guía de esta unidad de rescate y su perra participaron activamente durante cinco días en las labores de búsqueda de personas sepultadas bajo los escombros del terremoto de Turquía. Una experiencia que volverá a repetir si se presenta la ocasión aportando su granito de arena

Por Miguel PELE

Síguenos

Cuando la tierra tiembla el ser humano sufre sus consecuencias. Ahora le tocó a Turquía y Siria, con un devastador terremoto que ha desolado pueblos y ciudades. Pero no estuvieron solos, pues la solidaridad humana tampoco tiene límites. Allá fueron llegando voluntarios de muchísimos países, entre ellos, Bruno Sarmiento, guía canino responsable de la unidad de rescate ALPESA, Sevilla. Tiene doce perros, dos en cada especialidad, rescate, estupefacientes, personas ahogadas… Narumi fue la elegida. Esta perra, con unos tres años, la recogió tras el aviso de un amigo. Estaba sin chip y cuando vio sus capacidades la adiestró para rescate, con ayuda de unos pseudos de restos humanos que le mandaron desde Estados Unidos.
Él y Narumi viajaron (en la cabina del avión) con un grupo de Madrid hasta Adiyaman y de ahí a la zona afectada y durante cinco días vivieron en sus carnes las consecuencias del enfado de la madre Tierra. Sin apenas dormir, las horas pasaban entre los escombros y hierros retorcidos por los que se movían decenas de personas y perros de búsqueda, maquinaria pesada y familiares que apoyaban como podían para intentar localizar con vida a sus seres queridos sepultados aquel fatídico día.
La primera noche la pasaron como pudieron en “una tienda de campaña, aunque uno ya es perro viejo y estoy acostumbrado a esto, con temperaturas bajo cero y con pequeños y continuos temblores de tierra”. En cuanto pudieron, junto con el grupo de Madrid y bomberos de Galicia, comenzaron a “ir buscando con sus perros posibles supervivientes y marcando lugares por donde empezar a rescatar, primero con un perro, luego otro y finalmente con un tercero que lo confirma, y nosotros ayudábamos como podíamos, vamos una odisea y una contrarreloj”.
Durante cinco días “era un sinvivir, cansancio, sueño y no se podía descansar por la propia tensión y los pequeños temblores de tierra. Lo mismo nos llamaban a las cuatro de la tarde después de estar todo el día por ahí, que de  madrugada porque había constancia de alguna persona sepultada”. Luego los instalaron en una residencia universitaria para chicas y allí al menos podían descansar y recuperarse para el día siguiente.
Con ayuda de un traductor iban comunicándose con los diferentes medios de búsqueda, con los maquinistas, con los familiares y “nos contaron que en un edificio de cinco plantas había por lo menos 200 personas desaparecidas.  Cuando caía la noche, también bajaba mucho la temperatura y alrededor de las fogatas se colocaban los familiares para apoyar a su manera la búsqueda de sus seres queridos. Cuando nos veían salir de los escombros se levantaban y nos ofrecían un hueco para entrar en calor, mientras nos mostraban fotos de sus familiares desaparecidos. Se me partía el alma, por muy preparado que uno esté. Pero había que continuar”.
Tanto guías como perros realizan entrenamientos en escombreras para posibles futuros rescates. En ellos saben que hay un compañero que se esconde y el perro que lo busca, “se va con toda la tranquilidad del mundo y el perro se lo toma como un juego. En situación real el perro sigue buscando, pero lo notan porque el ambiente en sí es más trágico, hay vidas en juego y puede que sea en minutos. Y cuando llegábamos a la zona de dormir Narumi en pocos segundos se quedaba dormida tras la jornada de tensión en la búsqueda”.
La valoración que hace Sarmiento de su trabajo es altamente positiva y enriquecedora, tras “aportar ese granito de arena, agradecido por haber podido participar en esta emergencia humana, de la que se trae una experiencia inigualable de la que siempre se aprende, especialmente de la hospitalidad del pueblo turco, que le dio todas las facilidades y apoyo a su labor. Y si hay otra oportunidad volvería a repetir.”
Valoración negativa para RENFE, cuando Bruno quiso viajar en el AVE hasta Madrid con su perra en un transportín y le pusieron mil inconvenientes aplicando ese reglamento que impide viajar a perros de más de 10 kg (si no son de asistencia) o el tiempo de espera en la capital de España, mientras se formalizaban todos los trámites burocráticos que le impidieron estar en Turquía desde el principio. Y, por supuesto, enfadado con los políticos de su Villaverde del Río, que en su día le dieron una patada en el culo cuando pidió ayuda para su unidad canina de rescate y ahora lo buscan para la foto, “porque son unos interesados, que quieren que sea uno de los suyos y ahora que vienen las elecciones, aún más”, concluye Sarmiento.

Las ratas, también
En las labores de búsqueda y rescate ha participado también un escuadrón de ratas adiestradas. Se trata de roedores de gran tamaño, adiestrados desde 2021. Equipados con una bolsa con un dispositivo GPS altamente sofisticado, una cámara de alta resolución y un micrófono sensible, además de un auricular a través del cual (los rescatistas) pueden comunicarse con las personas atrapadas, y que al encontrar a alguien también emite una señal específica de audio que le “dice” al roedor que ha completado muy bien su tarea y que hay una deliciosa recompensa esperándolo afuera.
¿Por qué ratas? Las ratas son animales curiosos y aventureros, los dos aspectos más importantes para búsqueda y rescate, además de que por su pequeño tamaño y excelente sentido del olfato, estas criaturas son muy adecuadas para encontrar humanos en espacios pequeños.

Los datos
5 días buscando supervivientes bajo el amasijo de hierro y hormigón

(Páginas 36 y 37)

Un pueblo de la España vaciada, base de un simulacro de terremoto

Diez años sin Marta del Castillo: ¿por qué no hubo más perros de búsqueda?

Villaverde del Río pierde a los perros que buscaron a Marta del Castillo por desinterés

 

Pin It