Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4813938

El edulcorante de abedul es mortal para nuestras mascotas 

xilitol

Este edulcorante, cada vez más popular, es un grave peligro para nuestras mascotas que pueden llegar a morir a la media hora de ingerirlo

El edulcorante de moda que proviene del abedul, xilitol, es un gran veneno para los perros, que pueden llegar a morir si lo ingieren. El xilitol, que suele estar en los chicles sin azúcar, confunde al páncreas del perro con azúcar real y libera insulina para almacenarlo. La insulina elimina el azúcar del torrente sanguíneo y el perro puede debilitarse y tener temblores e incluso convulsiones a los 30 minutos de haberlo comido.

Por M. ARAMBARRI

Síguenos

 El xilitol, o azúcar de abedul, es un alcohol de azúcar (polioles), una clase de compuestos que se han usado durante décadas para endulzar alimentos como caramelos, chicles, mermeladas, jaleas, helados y chocolate, para pastas de dientes, jarabes para la tos, etc. Se usa comúnmente como edulcorante (en la Unión Europea está etiquetado con el número E967).
La insuficiencia hepática (y la muerte) también puede resultar de la ingestión de xilitol, y los síntomas pueden tardar hasta ocho horas en aparecer. Incluso una cantidad muy pequeña de xilitol puede ser fatal: en un perro de raza pequeña, tan solo dos piezas de ciertos sabores de chicles sin azúcar pueden causar problemas.
Según señalan las organizaciones de veterinarios, el xilitol está enfermando a miles de perros e incluso causando la muerte, afectando a más mascotas ahora que nunca. Se calcula que en los últimos cinco años se han detectado más de 20.000 casos de este tipo de intoxicación en mascotas, cifrando su crecimiento en un 230%.
El xilitol es un edulcorante de moda que si bien su uso principal es en los chicles sin azúcar, lo cierto es que está en muchas cosas de uso común como pasta de dientes, desodorantes, pastillas para dormir, crema de afeitar…
Aunque el xilitol es un edulcorante que se suele tolerar muy bien, puede tener algunos efectos adversos si se ingiere en cantidades muy elevadas. No se recomienda exceder una dosis diaria de 0,5 gramos de xilitol por masa corporal. Consumido en exceso, este edulcorante puede provocar efectos secundarios como diarrea, gases o hinchazón abdominal.
Los efectos adversos pueden ser más graves en animales, en particular perros y también gatos. El xilitol puede provocar una caída de azúcar en sangre extremadamente rápida o insuficiencia hepática que puede poner en peligro la vida de la mascota. Al ingerir xilitol, el cuerpo del animal lo confunde como una fuente de glucosa y produce insulina.
Esto da como resultado un nivel bajo de glucosa en sangre (hipoglucemia). Se calcula que la dosis peligrosa es de 100 mg/kg de masa corporal, lo que significa que un gramo de xilitol pondría en riesgo un perro de unos 10 kilos.
Según avisa el American Kenel Club si hay sospecha de que nuestro perro comió algo que contenía xilitol, sin importar lo poco que fuera, la visita al veterinario debe ser urgente.
“Debido a que la cantidad de xilitol en la goma de mascar y otros productos varía mucho y debido a que algunos fabricantes no informan cuánto hay en su producto, es importante llamar a su veterinario lo antes posible si comió algo que contiene xilitol”,
“Un buen pronóstico depende de la rapidez con la que se trate a la mascota. Es posible que su veterinario necesite estabilizar el nivel de azúcar en la sangre de su mascota, administrar líquidos por vía intravenosa, controlar a su mascota y usar otras terapias para tratar los síntomas”, matiza AKC.

 

 

Frente al xilitol, otros edulcorantes cada vez más populares suelen ser inocuos para nuestras mascotas. Es el caso del eritritol, un alcohol de azúcar no calórico que se considera seguro para los perros, aunque en grandes cantidades pueden presentarse síntomas gastrointestinales.
La principal diferencia entre el eritritol y el xilitol es el hecho de que es un alcohol de azúcar, lo que implica que no se rompe en el cuerpo de su perro para crear picos de insulina. Después de que pasa a través del sistema digestivo y el torrente sanguíneo de su perro, se excreta a través de la orina en forma casi sin procesar, sin causar daño.

Los datos
1 gramo de xilitol pone en riesgo a un perro de unos diez kilos
E967 es el número con el que está etiquetado en la Unión Europea

(Páginas 32 y 33)

Los farmacéuticos insisten en vender en exclusiva los medicamentos para animales

Cómo actuar ante una intoxicación en perros

 

Pin It