Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4008418

Cómo iniciarse en ODU, la competición en la que cualquier perro puede participar

ODU

Desde hace veinte años esta disciplina ha ido cogiendo peso y ahora se codea con las grandes, pero a su estilo.
Los dueños de perros cuando ven a otros compitiendo en deportes caninos lo primero que piensan es ¿mi perro puede hacer eso? Hay deportes caninos que son elitistas, los animales tienen que tener pedigrí sí o sí. Pero ODU es diferente, su objetivo es que todos puedan participar y, sobre todo, que todas nuestras mascotas tengan una obediencia que las hagan la envidia de nuestros vecinos.

Información y fotos facilitadas por la Junta Directiva de ODU

Síguenos

Cualquier binomio puede competir en la disciplina, incluso un mismo guía con diferentes perros, lo único que tiene que hacer es asociarse a un Club autorizado de ODU, disponibles por toda la geografía española bajo la utilización de una misma marca.
Como Club asociado a la disciplina, es habitual ofrecer clases para entrenar los diferentes niveles de ODU, facilitando la introducción al ritmo y grado que necesiten los binomios, de manera individual o grupal, dependiendo de la oferta formativa de cada club. Además, según la temporada, estarán obligados a realizar mínimo una prueba anual para dar acogida a participantes de toda la geografía española y corresponder así a otros clubes que también recibirán a sus socios, potenciando entre todos el conocimiento de la disciplina.
Actualmente ODU consta de cuatro grados que representan todos los niveles de la obediencia, desde una perspectiva de evolución e integración que permitirá a los binomios disfrutar de la misma dentro y fuera de pista, ya que muchos ejercicios realizados servirán para nuestro día a día.
Fue en el año 2013 cuando el nivel de los perros que competían en esta disciplina hizo que se tuviera que definir la categoría reina, el grado 3, uno más que en su versión inicial.
Para la disciplina, los cuatro grados tienen la misma importancia, ya que el grado básico es la principal cantera para los sucesivos grados, que nutrirán de calidad los sucesivos niveles.
Según el Reglamento, se puede iniciar a competir en ODU pasando el Test de Sociabilidad para comenzar directamente con el Grado 1, o comenzar en Grado básico (no obligatorio), en el que se realizan 6 pruebas: seguimiento con correa, indiferencia ante extraños, sentado, tumbado y espera del guía, salto de altura y rehúse de comida, pudiendo conseguir hasta 100 puntos, siendo la prueba aprobada a partir de 80 puntos. Pasaremos a Grado 1 en la siguiente temporada cuando el binomio considere que está preparado, al no ser un grado obligatorio, no tiene que cumplir requisito de puntuación, aunque sí será obligatorio pasar de grado en la siguiente temporada cuando se igualen o superen 95 puntos sobre 100 en al menos 2 pruebas.
En el siguiente nivel, el Grado 1, podrán alcanzar hasta 100 puntos, con la realización de 7 pruebas: seguimiento, ausencia del guía, envío hacia adelante, posiciones, rehúse de comida, cobro del objeto lanzado (apport) y búsqueda de personas. En este caso, para pasar de nivel el binomio tendrá que tener 2 pruebas aprobadas, con 80 puntos.
En el Grado 2, se añade una nueva prueba (8) con la búsqueda del bloque, variando el total de puntuación a conseguir a 150 puntos y con algunas diferencias en cuanto a puntuaciones en las pruebas anteriores al añadirle dificultad, así como un aumento de la distancia en el envío hacia adelante y en este caso se esconde el figurante y no el guía como en el Grado 1. Para pasar de nivel el binomio tendrá que tener 2 pruebas aprobadas, con 120 puntos.
En cuanto al Grado 3, el tope de la disciplina, se añaden otras 2 pruebas (10): recuperación del objeto caído y vuelta al sitio, pudiendo conseguir hasta 200 puntos y obteniendo el aprobado con 150 puntos. Varían, respecto al grado anterior, las distancias en el envío hacia adelante y las puntuaciones en algunas pruebas por el incremento de dificultad.
Al realizarse las pruebas en diferentes pistas, contextos, tematización, clima, época del año…, provocan un aprendizaje continuo que aunado a los jueces que representan la disciplina, se convierten en experiencias únicas de las que los binomios siempre obtienen nuevas versiones de los mismos ejercicios al variar su composición o representación.

 

La finalización de la temporada culmina con la Copa de España, la prueba reina, donde se dan cita los mejores binomios de todo el año, como culminación a los trabajos de doce meses.
Al igual que en cada una de las pruebas que se han ido realizando en los diferentes clubes, se tematiza la pista para ambientar la prueba, lo que le da ese carácter de variabilidad que puede aportar momentos diferentes a los entrenados, ya que la creatividad de los jueces forma parte también de ese momento.
Además de puntuar para la Copa, se decidirán también en esta prueba final y con esta última puntuación, los Campeones de España de esa temporada, que pasarán a formar parte de la Sala de Campeones y entre los que se decidirá el Campeón de Campeones, título que ostentará el binomio ganador del Grado 3.
El origen
ODU, Obediencia Deportiva de Utilidad, inicialmente denominada Obediencia de Mondioring, es una disciplina canina que nació hace casi 20 años, concretamente en 2003, amparada por la Asociación Española de Mondioring (AEM).
En aquellos años se vio la necesidad de crear una disciplina en la que tuvieran cabida todos los perros, independientemente de su procedencia, dado que las disciplinas que existían hasta entonces, obligaban a tener un pedigrí para poder acceder a ellas.
Gerardo Stratermans, padre de la disciplina confeccionó el nuevo Reglamento, con el objetivo de que cualquier persona que fuera a educar a su perro, con independencia de su procedencia, tuviera una motivación extra que lo llevara a poder competir.

(Páginas 16 y 17)

ODU: cómo calentar motores para 2021

ODU llega a Cataluña con Etocan

Pin It