Síguenos

6710814

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Cómo lograr un perro ejemplar

CiudadanoejemplarEl primer motivo de abandono de perros en nuestro país, que además está a la cabeza de Europa, son los problemas de comportamiento del can. Si de verdad nos concienciásemos de la necesidad de una tenencia responsable de perros, muchos de estos problemas se podrían solucionar con la intervención de un buen adiestrador que en dos o tres meses enseñase a nuestra mascota cómo debe comportarse en cualquier situación normal de la vida diaria.  En 1989 tomó la iniciativa el American Kennel Club, cuando instauró  el programa CGC, “Buen Ciudadano Canino”, por el que, de forma voluntaria, los dueños llevan a sus canes a pasar ocho pruebas básicas de comportamiento.

El perro que las supera obtiene el título oficial de AKC, CGC y, desde 2013, puede poner el sufijo (como apellido) “CGC” después de su nombre.  En definitiva, el objetivo del Programa CGC está diseñado para recompensar a los perros que tienen buenos modales en el hogar y en la comunidad. Es un programa de dos partes que hace hincapié en la tenencia responsable de mascotas por parte de los propietarios y las buenas maneras básicas para perros. 

En su corta vida, el Programa Buen Ciudadano Canino ha comenzado a tener un impacto muy positivo, y muchos otros países, como Inglaterra, Australia, Japón, Hungría, Dinamarca, Suecia, Canadá y Finlandia han desarrollado programas basados ​​en el CGC del AKC. En España existe un programa similar desde 2012 puesto en práctica por la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales, ANACP, denominado Programa Ciudadano Canino Ejemplar, CCE, teniendo como referente el CGC del AKC.

Desde su puesta en marcha, hace cinco años, han otorgado 325 títulos de Ciudadano Canino Ejemplar. El presidente de la ANACP, Óscar Páez Sousa, ha señalado a LADRIDOS que el objetivo “que se pretende con el Programa CCE es asegurar que nuestro compañero favorito, el perro, puede ser miembro de respetable de la comunidad en la que vive porque ha sido entrenado, educado y socializado para comportarse como un ciudadano canino ejemplar, tanto en la casa, como en sitios públicos o delante de otros perros”.

Esta prueba, que hacerla tiene un coste simbólico de diez euros, la pueden hacer todo tipo de perros: de raza, mestizos, cruces, con cualquier edad.... Hay que tener en cuenta que no es una competición y nada tiene que ver con las pruebas que se realizan en los deportes, donde el nivel de exigencia puede colocar tanto al guía como al perro en niveles altos de estrés. 

“Es una prueba en la que no exige que los perros realicen los ejercicios con la precisión y exactitud que se requiere en las competiciones deportivas, cualquiera puede realizarlas solamente siguiendo las indicaciones simples del juez”, matiza Páez Sousa. 

El certificado de Ciudadano Canino Ejemplar “no es un título oficial, sino una acreditación y sobre todo una recompensa para propietarios que están en posesión de perros con buenos modales y que contribuyen con su responsabilidad y la educación de sus mascotas a realizar la aceptación de los perros en lugares públicos”, relata el presidente de la ANACP a LADRIDOS.

Este programa creado a nivel privado por la Asociación de Adiestradores puede ser un buen termómetro del nivel de educación de nuestros perros. Si todos los propietarios de mascotas decidiesen pasar la prueba, quizás nos llevásemos la sorpresa de que la inmensa mayoría de perros no está preparado en nuestro país para vivir en comunidad. 

Por eso el objetivo de este programa es doble, por un lado certificar el buen comportamiento de los perros, pero por otro, facilitar que las mascotas lleguen a obtener ese certificado. Para eso, la ANACP, a través de los más de 900 adiestradores que tienen inscritos, “organizan breves cursillos previos en los que perros aprenden jugando a pasar las diez pruebas de que consta el programa, siempre haciendo hincapié con cada perro en el ejercicio que necesite un poco más de práctica”.

Los diez ejercicios de esta prueba son muy generales y sencillos, por lo que “no hay una raza en especial que domine en estos concursos, como sí puede ocurrir con los de belleza o agility, en los que se busca una raza más idónea o adecuada para la realización de una disciplina deportiva en concreto”

 

Diez ejercicios sencillos

  1. Aceptación de un desconocido amistoso: esta prueba demuestra que el perro permitirá acercarse a un desconocido amistoso hasta su propietario y hablará con él como se daría en una situación natural diaria.
  2. Permanecer sentado durante el saludo de un desconocido: el perro aceptará de buen grado la aproximación y caricias de un desconocido mientras pasea con su propietario.
  3. Sesión de chequeo y acicalado por un desconocido: la mascota aceptará de buen grado la realización de un chequeo general y un cepillado valorando su aspecto general. Un perro que está habituado a los chequeos y al acicalado, baño, curas, etc., nos indicará que su propietario se preocupa y es responsable de su bienestar, asegurando que no existirá ningún conflicto tanto en las visitas al veterinario como al estilista canino.
  4. Caminando al lado del guía con correa: el guía debe tener el control del perro, que debe ser capaz de caminar al lado de forma relajada y sin tensión de la correa. Tener que llevar al perro de la correa es algo inevitable en nuestras ciudades tanto por las normativas municipales como por cuestiones de demanda ciudadana. Caminar con correa también supone una seguridad para el perro ya que controlamos cualquier posible incidente que se pueda producir.
  5. Paseo entre un grupo de personas: el can debe saber caminar correctamente entre un grupo de personas y estar perfectamente controlado en sitios públicos.
  6. Sentarse , echarse a la orden y permanecer quieto: el animal debe responder a las indicaciones del guía: se sentará, echará y permanecerá quieto en la posición que le solicite. Con este ejercicio se pretende que el guía tenga un control sobre su perro en cualquier situación, lo cual le sirve de utilidad para evitar comportamientos no deseados.
  7. Respuesta a la llamada: es un ejercicio de control y para evitar peligros y situaciones no deseadas.
  8. Respuesta ante otros perros: con este ejercicio se pretende demostrar que el perro se comporta de forma correcta en presencia de otros perros. Esta prueba reproduce una de las situaciones más frecuentes con las que un guía y su perro se encuentran al salir de paseo.
  9. Reacción a distracciones: se valora la seguridad y confianza que muestra el perro ante todo tipo de situaciones cotidianas, lo que podríamos considerar como distracciones frecuentes / cotidianas. De forma general podemos catalogarlas como distracciones ante cualquier estímulo: auditivo, táctil, visual, etc., que recibe nuestro perro. Pero también entran dentro de la categoría de distracciones aquellas actividades que le resultan agradables o amenazantes y que interfieren en la actividad que está realizando.
  10. Separación supervisada: La última prueba busca demostrar que un perro puede quedarse con una persona de confianza y que mantendrá su educación y buenos modales dentro de unos niveles óptimos de respuesta.
Pin It