Síguenos

6483925

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Cuento para niños basado en el duelo por la muerte de un perro de su familia

estrellita1

El amor, la vida terrenal, la pérdida de un ser querido, de un familiar en el que incluyen las mascotas y la conexión eterna, sirven para ayudar a comprender que la existencia de las personas no solo es la vida física. Forma didáctica de introducir el tema de la muerte en los niños, una muerte con dos vertientes: la del final de la vida como tal y cómo permanecen sus afectos. Además de acabar con el tabú del duelo animal, sin avergonzarse de lo que digan los demás. ‘Convertirse en estrellita’, cuento para niños en el que se trata el tema de la muerte de seres queridos, el vacío que dejan y los recuerdos que nos acompañan toda la vida

Por E. MUÑOZ

Síguenos
 

La vida es efímera y la de las mascotas mucho más. Cuando entra un cachorro en casa todo son alegrías y se convierte en uno más de la familia. No importa el tamaño ni el color de su piel, será nuestra compañía durante diez, doce o tal vez quince años. Dará tiempo a que los niños crezcan y que todos vean cómo aquel terremoto de energía lentamente se va apagando. Y un día se irá.
Es ley de vida, pero no todo el mundo lo sufre igual. Los adultos ya habremos pasado por más de una situación de pérdida de un ser querido y se aprende del dolor para superar la pérdida. Seguro que los niños no tienen tantas experiencias de seres queridos que se van y cuando les toca despedir a su mascota puede surgir el trauma.

Cuento para niños
De una situación similar, la periodista venezolana Perla Crespo-Izaguirre tomó la idea para “proporcionar a padres y maestros una herramienta para introducir el concepto de la muerte en los niños”. Así nació este libro titulado “Convertirse en estrellita”, un conmovedor cuento que toca la fibra y ofrece una perspectiva única sobre el amor, la pérdida y la conexión eterna.
El protagonista es un astrónomo que comparte con su hija la fascinación por las estrellas. La trama se convierte en una metáfora preciosa que ayuda a los adultos, ya sean padres o educadores, a abordar con los niños el tema de la pérdida de un ser querido (en este caso un perro) y cómo permanecen los afectos más allá de la muerte.
Porque ya se sabe que los niños formulan preguntas directas y en el tema que aquí se trata producen bastante incomodidad en los adultos, que muchas veces no saben cuál es la mejor forma de afrontar estas situaciones. En ocasiones las preguntas vienen por haber visto alguna de las películas de animación en las que uno de los protagonistas muere (Bambi, el rey León…), pero en otras es por una situación real, como el fallecimiento de una mascota.
En países como Estados Unidos hay más cultura de hablar sobre problemas existenciales, como nuestro tránsito por la vida. En otros hay un culto más profundo una vez que el ser querido ha fallecido y hay que llorarlo y pasar el duelo. Pero sea cual sea la cultura lo cierto es que hablar de nuestro paso a veces efímero por esta vida y que todo ser vivo tiene fecha de caducidad puede ayudar a ir entendiendo nuestro proceso vital.
Así, la autora de esta narración, aclara que permite mantener viva la memoria de los seres queridos fallecidos y ayuda a presentar la historia familiar con la metáfora de las estrellas que podemos ver en las noches oscuras. Afirma que es un “cuento perfecto para hablar con los más pequeños sobre aquellos seres queridos que han partido y así ayudarles a comprender que la existencia de una persona trasciende lo puramente físico, pues como bien enseña la película “Coco”, hay dos muertes, la física y cuando te olvidan, y a esto apunta mi libro: a que se use una manera de recordar a aquellos por los que es posible que estemos aquí”.

¿Tabú con las mascotas?
Por supuesto, las mascotas con las que tanto niños como adultos comparten tantas horas y de los que reciben tantos gestos de alegría, también se incluyen en estas metáforas. Porque, según Crespo-Izaguirre “El duelo animal es un tabú. Llorar porque se murió tu perrito o tuviste que poner a dormir a tu gato es penado por quienes no entiende que el amor hacia los animales nos hace más humanos”. Insiste en que su cuento también abre la puerta para la expresión natural del duelo por la pérdida de nuestros familiares peludos.

Hablamos de seres vivos que nos acompañan desde la Prehistoria, como aliados al principio, pero ahora también como miembros de muchas familias. Los datos indican que en países como España en los hogares hay más mascotas que niños menores de 15 años y en ellas se les ve como uno más de la familia. Las leyes han ido cambiando, buscando su bienestar, considerándolos seres sintientes. Por lo tanto, cómo no llorar por su pérdida cuando uno de ellos nos deja después de muchos años de convivencia.
Convertirse en estrellita se erige como una obra conmovedora que trasciende fronteras y ofrece una perspectiva única sobre la vida, la muerte y la eternidad. Una lectura imprescindible para niños, padres y educadores que buscan abordar con sensibilidad temas tan universales como la pérdida y el amor perdurable durante el resto de nuestras vidas. Por supuesto, sin olvidar los sentimientos por la pérdida de nuestras mascotas.

(Páginas 32 y 33)

 Perro robado, duelo infinito para el dueño

 

Arya, la perra que ayuda en los procesos de duelo

 

Tanatorio de mascotas: una ayuda al duelo

 

Pin It