Síguenos

6705050

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Guías y perros se examinarán en noviembre para certificarse como detectores de explosivos en aeropuertos

 carga aerea

 

Casi un centenar de equipos perro-vigilante de seguridad participarán en las pruebas convocadas en septiembre por AESA, Agencia Estatal de Seguridad Aérea, para certificar equipos de perros detectores de explosivos (EPDE). En el proceso participarán tanto binomios nuevos como 46 equipos certificados en 2022 que cada año deben optar a recertificarse si quieren seguir con esta titulación. Adiestramiento Valencia es de los pocos centros autorizados para usar sustancias reales para formar perros de explosivos. Binomios de empresas como Sicor, Seguritas, ITC hispania o Levantina de seguridad, se examinarán en noviembre para poder trabajar en aeropuertos

Por Emer IGLESIAS 

Síguenos
  

El centro de formación y adiestramiento, Adiestramiento Valencia, lleva más de siete años formando a perros para que participen en estos procesos. “Lo primero hacemos una selección del perro, vemos que tiene cualidades, lo preparamos nosotros y luego lo acoplamos al guía”, indica Javier Cano, a LADRIDOS.
Aunque en la convocatoria de AESA no se exige en ningún momento que los binomios que se presenten a las pruebas deben haberse formado con sustancia real, es decir, en un centro que tenga autorización del Ministerio del Interior para trabajar con explosivos y posea un mini polvorín, lo cierto es que prepararse con sustancias reales es la mejor forma de asegurarse el éxito en estas pruebas.
“Este tipo de trabajo en los perros, detectar explosivos, se consigue trabajando a diario con explosivos de verdad, no valen ni pseudoolores ni otras sustancias. Es algo muy delicado, la diferencia fundamental con otro entrenamiento de detección de olores, es que aquí los perros cuando detectan algún explosivo tienen que hacer un marcaje pasivo, es decir sin ladrar y sin tocar”, matiza Javier Cano.

Dos veces al año
AESA realiza dos convocatorias al año y todos los perros que consiguen pasar el proceso deben recertificarse cada año si quieren seguir en esta actividad. Las pruebas que se desarrollarán en noviembre corresponden a la vigesimotercera certificación y hay dos tipos de certificados a los que puede optar: el C4a, de carga aérea y el C4b, de provisiones de a bordo y suministro de aeropuerto. Para alcanzar tanto uno como hay que realizar dos exámenes, uno teórico y otro práctico.
La prueba teórica evaluará el conocimiento del guía de un extenso programa dividido en cuatro aspectos: el perro y todo lo relativo al adiestramiento básico; el comportamiento de los perros ante la detección específica de explosivos; y el funcionamiento de dos cadenas logísticas, una en carga aérea y otra en las provisiones de a bordo y suministros de aeropuerto.
Una vez superado el examen teórico, llega la hora del examen práctico que comprende dos pruebas: la denominada TRO, test de reconocimiento de olor, cuyo objeto es evaluar la habilidad del EPDE en la detección básica y reconocimiento mínimo de olores de explosivo; y la TO, test operativo, que se basará, según indica la convocatoria, “en la detección de explosivos en dos escenarios: búsqueda en interiores (paquetería y carga aérea) y búsqueda de exteriores (paquetería y carga aérea).

2 de noviembre
Estas dos pruebas prácticas, TRO y TO, se realizarán entre el 2 de noviembre y el 1 de diciembre en función del número de binomios que se presenten. Cada una de estas pruebas son excluyentes, por lo que no se podrá realizar una de ellas si las anteriores no han sido aprobadas. La recertificación solo estará compuesta por la prueba TO y aquellos binomios que no la superen tendrán una segunda oportunidad en un plazo de 1-3 semanas.
Los aspirantes interesados en participar en estas pruebas podrán presentarse como máximo con dos perros, y ningún perro podrá participar con dos guías diferentes. Hay dos formas de optar a la certificación de un binomio: de manera particular, situación en la que no es necesario que el vigilante de seguridad trabaje en una empresa de seguridad privada, pero sí debe haberse formado a través de otra entidad que sea un centro de formación acreditado por el Ministerio del Interior o por un centro de adiestramiento subcontratado por un Centro de formación acreditado por el Ministerio del Interior “que hayan recibido la documentación inicial actualizada a través de AESA”. Otra forma de acudir a esta convocatoria es a través de una empresa de seguridad privada autorizada por el Ministerio del Interior.
En ambos casos, el vigilante de seguridad/guía de perros detectores de explosivos debe tener en vigor la cartilla profesional de vigilante de seguridad, su tarjeta de identidad profesional como vigilante de seguridad, el curso de transporte de mercancías peligrosas por vías aérea y acreditar 50 horas de formación que engloben los cuatro apartados del programa teórico.

Edad: 18 meses
En cuanto al perro, el verdadero protagonista de estas certificaciones, debe tener una edad mínima de 18 meses, certificado veterinario de salud emitido como máximo un mes antes, seguro de responsabilidad civil, chip y cartilla veterinaria en vigor.

De manera conjunta perro y guía deben demostrar 200 horas de vinculación sumadas entre entrenamientos, formación y vida laboral. Ni en estas 200 horas ni en las 50 exigidas a nivel de teoría podrán computar de ningún modo las horas del curso de mercancías peligrosas.
“Si se quiere presentar algún vigilante de seguridad que no es guía canino, lo preparamos primero aquí en el centro ya que estamos homologados en cuanto a certificados de profesionalidad de perros de asistencia, o de adiestramiento básico, además de en formación en seguridad privada. Cuando ya está formado con las 50 horas prácticas como mínimo que se le exige y las 200 prácticas, le sellamos su cartilla de vigilante y puede presentarse a la certificación con AESA”, describe Javier Cano a LADRIDOS

(Páginas 12 y 13)

40 binomios perro-guía vigilan los cruceros del puerto de Barcelona

El 75% de los perros detectores de explosivos en carga aérea renueva su certificación

 

 

Pin It