Síguenos

6705260

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Turquía quiere suprimir de un plumazo a los perros callejeros

 turquia

Cansado de que las políticas de control de los perros callejeros de Turquía no surtan efecto y siga aumentando el número de animales que viven en las calles así como los incidentes, el presidente otomano Erdogan ha anunciado una campaña de captura de los canes, para esterilizarlos y si en un plazo de 30 días no son adoptados, sacrificarlos. Tras años siendo protegidos y cuidados por las leyes otomanas, el gobierno de Erdogán quiere quitar de un plumazo a los perros que vagan por las calles. Las protestas no se han hecho esperar.

Texto y fotos E. IGLESIAS

Síguenos
 

Las movilizaciones, sobre todo en Estambul, ante las políticas anunciadas por Erdogan para acabar con los perros en las calles, están provocando una fuerte inestabilidad en el país.
Grupos en defensa de los más de cuatro millones de perros que deambulan por las calles con total libertad sigan haciéndolo, están protagonizando manifestaciones un día sí y otro también para que Erdogan abandone la legislación que se está elaborando que permitiría capturarlos en masa, esterilizarlos y marcarlos con un chip y, si no son adoptados en un plazo de 30 días, someterlos a eutanasia.
Los opositores piden en cambio verdaderas campañas de esterilización y denuncian la falta de medios para atajar el problema.
“No es buena para los animales, es una ley asesina”, criticó Sule Giritlioglu, una ingeniera de 27 años. “Creemos que los gatos serán el próximo blanco”, añadió.
El presidente, Recep Tayyip Erdogan, reconoció hace unos días que Turquía tenía un “problema de perros callejeros que no existe en ningún país desarrollado” y citó el aumento de casos de rabia.
“Hay que pasar a métodos más radicales”, insistió el jefe de Estado, abogando por campañas de esterilización y adopción para evitar “pasar a la siguiente fase”.
Los perros y gatos callejeros son parte integrante del día a día de los turcos y mucha gente cuida de ellos. Desde 2009 una ley dictada por el Gobierno turco protege a los perros callejeros y castiga a quien les haga daño o les retire la comida. Se calcula que hay más de cien mil solo por la ciudad del Bósforo, casi todos de tamaño grande, y conviven entre los 15 millones de habitantes de la antigua Constantinopla.
Al llegar sorprende los cuidados extremos que reciben. Es normal encontrar por las calles, tanto en la parte europea como la asiática, recipientes con comida y agua siempre repletos de alimento. Da igual que vayas a una cafetería, a un supermercado, al metro, a la mezquita o a trabajar, siempre hay perros a tu alrededor tumbados y relajados. Tan acostumbrados están al bullicio que ni se inmutan ante el gentío y son los propios ciudadanos los que dan un rodeo para seguir su camino sin molestarlos.

Turismo
Los dos sitios más visitados de la antigua Constantinopla, la Mezquita Azul y Santa Sofía, una a cada lado del Sultan Ahmet Park, coexisten en la retina de los visitantes con perros grandes y mayores plácidamente tumbados.
Pero algunos, entre ellos el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, ponen en duda esta tradición, y hace dos años instó a las autoridades municipales a llevar a los perros callejeros a refugios de sus respectivas ciudades.
La petición de Erdogan no solo levantó apoyos pidiendo que se retiraran los animales de las calles, sino que abrió una fuerte polémica y dio pie a la creación de una aplicación móvil, Havrita, que los localizaba en un mapa en las 81 provincias de Turquía.
A partir de aquí, comenzaron a aparecer perros envenenados tras ser ubicados exactamente, los tribunales acabaron prohibiendo el acceso a la aplicación, y todo pareció volver a la normalidad.
Sin embargo, lo cierto es que el número de perros cada vez es menor, y los defensores de los animales temen que acaben desapareciendo, como hace un siglo, cuando en 1910, para modernizar Estambul siguiendo el modelo de las grandes capitales europeas, las autoridades otomanas expulsaron a casi 80.000 perros errantes a una isla desierta del mar de Mármara. La mayoría de ellos murieron de hambre y sed.
“Tenemos la impresión que cien años después, los perros sirven de nuevo de chivo expiatorio”, considera Serge Avédikian, ganador de la Palma de Oro de Cannes en 2010 al mejor cortometraje por “La isla de los perros”, sobre el drama de Hayirsizada.
Turquía aprobó su primer proyecto de ley de protección de los animales en 2004. En ese momento, legitimó el método de captura, esterilización, vacunación y devolución (CNVR). El proyecto de ley prohibía el sacrificio de perros en libertad, excepto «en los casos especificados en la ley 3285 de salud e inspección animal». Se prohibía la eutanasia a no ser que los perros padecieran «enfermedades y afecciones incurables, como enfermedades terminales».
Se encargó a los ayuntamientos el cuidado de los perros de la calle y que los llevaran a refugios gestionados por la comunidad, donde los perros eran castrados, vacunados, rehabilitados y se les implantaba un chip digital en las orejas, lo que les daba un número de identificación para su seguimiento.
En 2018 Erdogan prometió reforzar las leyes de protección de los animales. Finalmente, en 2021, el Parlamento turco aprobó un nuevo proyecto de ley sobre derechos de los animales. La ley prohibía la venta de todos los perros y gatos en las tiendas de animales, los clasificó como «seres vivos» en lugar de mercancías, y castigaba el maltrato hasta con cuatro años de cárcel.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera, sin embargo, que Turquía es un país de “alto riesgo” en cuanto a casos de rabia. En los últimos cinco años, al menos 55 muertes han sido causadas por perros, ya sea por mordeduras o en accidentes de tráfico. (AFP)
Tres años después sin que la ley sobre derechos de los animales haya surtido el efecto deseado, el Gobierno turco quiere poner fin a la existencia de perros por las calles a imagen de los países europeos más desarrollados aunque para ello tenga que recurrir a la eutanasia.

 

(Páginas 36 y 37)

 

¿Desaparecerán los perros de Estambul?

 

Los perros callejeros de Turquía están protegidos por Ley

Pin It