Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

2708009

 ¿Qué hacer en cinco emergencias caninas comunes?

 emergencias

 

 

Como dueño de un perro, es normal encontrarse en situaciones de emergencia y no saber qué hacer para resolverlas. Está claro que no todas estas situaciones son iguales. Según la naturaleza del problema, podrás solucionarlo en casa o necesitarás la atención de un veterinario.

 

Por Luis LEYVA*

Síguenos

Desde animalfiel.com nos dan las pautas a seguir si nos enfrentamos a una de estas situaciones con nuestro perro.

Es picado por una abeja

Las picaduras de abeja en perros suelen causar dolor e incomodidad, pero en ocasiones pueden evolucionar y convertirse en una situación seria. Las que ocurren alrededor de la boca y la cara son las más graves y, desafortunadamente, las más comunes. Razas de nariz corta, como el pug o los bulldogs, pueden enfrentar un riesgo mayor dada la anatomía de sus vías respiratorias superiores.

En caso de picadura, asegúrate de retirar el aguijón de la piel del perro y aplicar una compresa fría para disminuir la hinchazón. También es recomendable administrar un antihistamínico de venta libre, como Benadryl; este se considera seguro para la mayoría de los perros. Limita la dosis a 25mg si es un perro pequeño, o extiéndela a 50mg si es grande o mediano.

Busca atención veterinaria de inmediato si tu perro es braquiocefálico, ha tenido mala reacción a una picadura de abeja en el pasado o está presentando hinchazón facial, dificultad para respirar, urticaria, vómitos, diarrea, colapso.

Come huesos de pollo cocidos

En un descuido, tu perro puede terminar comiendo huesos de pollo que han quedado en un plato o en un cesto de basura destapado. Esto se considera una emergencia, ya que los huesos cocidos pueden astillarse fácilmente, atascarse en el esófago, los intestinos, y perforar las paredes del estómago.

Si los huesos ingeridos eran pequeños y la mascota los ha tragado enteros, es posible que pasen normalmente a través del sistema digestivo. Vigila al perro muy de cerca durante las próximas 48 horas. Fomenta el consumo de una dieta alta en fibra para aumentar el volumen de las heces. Esta puede incluir calabaza, judías verdes, manzana, avena, etc.

Consulta al veterinario si aparecen vómitos, heces con sangre, letargo u otros síntomas anormales. Así mismo, es aconsejable buscar ayuda profesional si los huesos eran grandes o afilados.

Nunca intentes hacer que tu perro vomite huesos de pollo. Existe un alto riesgo de que se queden alojados en su esófago.

Come chocolate

Incluso una pequeña porción de chocolate puede poner al perro en riesgo de envenenamiento por teobromina. Esto es especialmente cierto en caso de ingerir chocolate negro o cacao en polvo para hornear. Mientras más oscuro y amargo, más peligroso será. Las opciones menos dañinas son el chocolate con leche y el chocolate blanco.

¿El perro comió chocolate recientemente, pero no tiene ninguna reacción física negativa? Se puede proceder a inducir el vómito con peróxido de hidrógeno. Busca información sobre cómo hacerlo de forma segura. Si presenta vómitos, diarrea, aumento de la sed y ritmo cardíaco acelerado, acude al veterinario de inmediato.

Le muerde otro perro

Siempre y cuando la piel solo esté lastimada superficialmente, y sea evidente que la lesión no requiere puntos de sutura, esta emergencia se puede gestionar en casa. Lo primero es lavar delicadamente con agua y jabón antibacterial para desinfectar el área. Deja correr agua limpia sobre la mordida.

Si hay sangrado, aplica presión con un paño limpio durante varios minutos. Una compresa con hielo también puede ayudar a contraer los vasos sanguíneos. Es probable que no necesites colocar un vendaje, pero en caso de colocarlo, asegúrate de utilizar material estéril.

El siguiente paso es evitar que el perro pueda rascar, lamer o lastimar la mordida. Si es capaz de alcanzarla con su boca, considera el uso de un collar isabelino por unos días. Revisa el área a diario y verifica que no aparezcan síntomas infecciosos, como inflamación, pus, aumento del dolor. De ser así, acude al veterinario.

Tiene diarrea intensa

Cuando el perro ha tenido varias diarreas, pero se mantiene activo y juguetón, la mejor forma de lidiar con el problema consiste en suspender la comida durante 24 horas y ofrecerle solo agua. Una vez que la diarrea disminuya, introduce pequeñas porciones de una dieta blanda a base de arroz blanco y pechuga de pollo hervida. Las claras de huevo duro y el requesón también son buenas fuentes de proteína.

Consulta al veterinario si se trata de un cachorrito pequeño, un perro anciano, si hay otros síntomas (inquietud, letargo, vómitos, heces con sangre), o si el perro ha tenido diarreas durante 48 horas seguidas.

 


*Luis Leyva, amante de los animales, en especial de los perros, es el creador y editor de animalfiel.com. Desde 2019, sus publicaciones brindan información útil e interesante sobre las mascotas.

 

Los chihuahuas tienen alta probabilidad de sufrir problemas cardíacos, dentales u obesidad

Cuidado si tu perro come papel higiénico

Cuidado con el Paracetamol

 

Pin It