Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4159639

Bomberos de Granada, 25 años de experiencia en unidad canina

 bomberos1

 

En 1997 se creó la unidad canina de los Bomberos de Granada. Hoy comprobamos la realidad de este equipo, su pasado, su presente y su futuro inmediato. Veteranía y juventud siempre son buenos binomios para formar un gran proyectoTras 25 años, la unidad sigue preparando a los guías y sus perros para búsqueda de personas sepultadas o desaparecidas en grandes áreas

Texto y fotos: Miguel PELE

Síguenos

De los componentes iniciales solo quedan dos: Alejandro Guarderas y José Cenarro. Ellos han ido viviendo muchos cambios desde su origen, desde el lugar de emplazamiento, limitado y más antiguo hasta los nuevos edificios con casi todos los servicios en los parques Sur y Norte. En este último, el más moderno y amplio de los dos, disponen de un despacho, un vehículo preparado para llevar a los perros y una escombrera con diversos túneles donde entrenar con ellos la búsqueda de personas en estructuras colapsadas.
El vehículo donde se desplaza la unidad canina fue diseñado específicamente para este servicio. Es un camioncito que puede llevar a siete bomberos y sus correspondientes perros, que cuentan con un humidificador. Dispone de una zona de descanso y almacén de botas, cascos, linternas, depósito de agua y material específico para la unidad. Suelen utilizarlo cuando van a un entrenamiento o acuden a unas jornadas, pues permite desplazar al completo a todos los miembros de la unidad.
De los siete bomberos que forman la unidad, a excepción de José, todos tienen perro, o bien de búsqueda en escombros o bien en grandes áreas, en el caso de Fernando por partida doble, con una perra para búsqueda en escombros y un perro genérico, que puede hacer ambas tareas. Casi todos están en periodo de formación, salvo Luna, una Golden retriever especializada en escombros. Cada bombero lleva su perro, aunque Kala podría ser utilizada por otro compañero si Alberto no pudiese hacerlo.
Como todas las unidades caninas del cuerpo de bomberos han realizado sus correspondientes cursos, tanto los veteranos que los hicieron en Huelva para formar la unidad como los que se han ido incorporando, con cursos de figurantes, y siguen manteniendo un entrenamiento con otras unidades, acudiendo a jornadas donde los invitan (Huesca, Madrid, Protección Civil, en Málaga…) para estar al día y en plena forma, tanto bomberos como perros. “La actividad formativa es mensual y es lo más gratificante de todo, porque tienes a tus perros y es lo que trabajas todos los días”.
El grupo de la unidad canina se está renovando, contando con los dos veteranos que aportan toda su experiencia de un cuarto de siglo y las nuevas incorporaciones, que añaden su energía y ganas de aprender, además de contar con perros jóvenes, con larga trayectoria por delante, a excepción de Luna, única perra que sigue en activo, pero que se está acercando a su jubilación.
No se marcan un plazo concreto para tener la unidad completa, formada y operativa “como objetivo es realizar un curso y esperemos que para octubre o noviembre podamos contar ya con la unidad totalmente operativa”, propone Alberto a sus compañeros. Y la voz de la experiencia de Guarderas indica que “la operatividad se consigue con el tiempo, una vez enseñado al perro a detectar un olor, pero también mostrándoles los diferentes escenarios que se pueden encontrar en una situación real, como con el ruido de los grandes camiones que circulan por las minas de Alquife”. Todos están de acuerdo en que el perro percibe perfectamente si se trata de una situación ficticia o de una situación real y esta última es la que proporciona la mayor experiencia a las unidades caninas.
Estos entrenamientos con los perros, si se trata de escombros, pueden hacerlos en el propio Parque, donde existe una escombrera y un par de autobuses accidentados, o buscan sitios fuera, cuando se enteran de “algún derrumbe que se vaya a realizar, en colaboración con empresas que se encargan estos derribos, antes de que quiten los escombros. Si se trata de entrenamiento para grandes áreas, puede realizarse en cualquier sitio, en Cumbres Verdes, en Alhendín, en un polígono abandonado en la Malahá…Y también estamos en contacto con el Ayuntamiento de Alquife, donde hay un poblado con algunas viviendas derrumbadas para hacer allí prácticas con los perros”, aclara Alberto Mendoza, actual responsable de la unidad canina.
A lo largo de estos años han ido participando en aquellos desastres para los que se les ha solicitado el servicio, desde búsquedas en la provincia hasta fuera de nuestro país. “Hemos estado en casas colapsadas de Almuñécar, derrumbes en el Albayzín, en el incendio de Moclín, en el terremoto de Lorca, donde fuimos el primer grupo canino que apreció allí”. “Nosotros tuvimos la suerte de poder ir a los terremotos de Turquía, El Salvador, Marruecos también, con una unidad integral de búsqueda, de localización y de rescate, algo que fue pionero en España”, cuentan Alejandro y José.

A los bomberos de Granada, tener una unidad canina les aporta “la posibilidad de abarcar más tipos de rescate, tanto búsqueda en estructuras colapsadas como en grandes áreas e intentar ofrecer el máximo tipo de servicios posibles. Es otra herramienta más que tiene el servicio de bomberos. Y al Parque le da ese plus de renombre al tener una unidad canina”, comentan varios de sus componentes orgullosos de pertenecer a esta unidad.
¿Qué les falta? Pues algo que está aprobado para realizar, pero que aún no tienen: unos cheniles donde poder dejar que descansen los perros cuando están de servicio y a la espera de que los activen en caso de necesidad. Actualmente, cuando los perros acompañan a sus guías al trabajo se deben quedar o bien en el despacho situado en la planta baja del edificio o bien en los propios vehículos personales de sus guías, siempre que la temperatura lo permita.
“Nosotros llevamos mucho tiempo buscando un espacio donde tener los perros para que el día que estés de guardia poder tenerlo aquí, como esa herramienta que complemente el servicio”. Porque la realidad es que existe un proyecto de obra en el Parque Norte que incluye la construcción de unas perreras con agua, sombra, su zona para salir… para que los perros estén en un espacio tranquilo y descansados mientras sus guías están de guardia y poder usarlos si se les requiere para algún servicio. Es un proyecto que se supone que está aprobado, pero siguen esperando que se materialice y por fin contar con este espacio tan necesario para los perros y la tranquilidad de sus guías. También hay bomberos de la unidad canina en el Parque Sur, con la misma problemática, allí agravada por el espacio, donde también existe otro proyecto, pero que está siempre en el aire.
En cuanto a material necesario para la unidad reconocen que tienen colaboración del jefe de bomberos y poco a poco se están consiguiendo, como es el caso de ropa, pero faltarían unos GPS para los perros de grandes áreas, modificaciones en el vehículo con una doble batería para recargar las linternas, disponer de un dron…

Los datos

cuadro bomberos2

1 vehículo especial para siete ocupantes y sus perros, con espacio de almacenaje del material de la unidad
7 bomberos forman la actual unidad canina
6 perros acompañan a los guías bomberos en su preparación
25 años han pasado desde la creación de la unidad canina

 

(Páginas 12-15)

 Perros en el Cuerpo de Bomberos, la garantía para los mayores

Bomberos listos para intervenir

Los bomberos de EE UU incorporan máscaras de óxigeno para mascotas

 

Pin It