Síguenos

6337007

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

La recuperación del can de chira ha pasado en Aragón en dos años de cien ejemplares a 388 en la actualidad

chira fuego nieve 

El club can de chira tiene a su raza como grupo étnico y ahora lucha por el reconocimiento oficial por parte del gobierno del Estado

Ciudadanos y la CHA consiguen el apoyo unánime y piden al Gobierno aragonés que se reconozca al can de chira como raza autóctona, tal como ya hicieron otras comunidades con sus perros para blindarla y protegerla en el futuro inmediato

Por Miguel PELE

Síguenos

Todos los grupos de la cámara presentaron una proposición no de ley en las cortes aragonesas instando “al Gobierno de Aragón al reconocimiento del Can de Chira como raza originaria de Aragón, en aras de lograr la conservación y mejora de esta raza y conseguir que sea reconocida oficialmente en España”, según en el texto  firmado por los portavoces desde el grupo Socialista, el Popular, Ciudadanos, Podemos, Chunta Aragonesista, Vox y el Grupo mixto, presentado el 23 de enero a la mesa de las Cortes.
Es el primer paso para que esta raza canina autóctona del Alto Aragón continúe su recuperación y quede protegida por los organismos oficiales, que hasta ahora le habían dado la espalda.
En dicha proposición no de ley se recuerda que el can de chira “era un perro de origen asiático que viajaba con clanes de pastores trashumantes a través de la estepa. En tiempos del imperio romano se hizo muy famoso entre las filas romanas por su habilidad para ‘carear’ (gestionar y mover) el ganado, lo que llevó a este pueblo a criarlo y a trasladarlo a todos los rincones de su imperio”.
Con la llegada de otros perros pastores se produjeron los cruces que “y el can de chira estuvo al borde de la desaparición. Sin embargo, gracias a la recogida de algunos ejemplares y tras años de reproducción se logró definir su estándar para recuperar esta raza autóctona aragonesa”.
Pero como siempre, la insistencia de algunos amantes de la raza hicieron que esta recuperación fuese una realidad hasta el punto que la RSCE la reconociese como grupo étnico el pasado verano, paso previo para que en un futuro cercano sea reconocida oficialmente como raza. A pesar de ello, siguió sin un respaldo oficial de su gobierno autonómico.
Para lograr el objetivo oficialmente puede conseguirse con “el reconocimiento y desarrollo guiado de la raza según el reglamento de grupos étnicos (el cual requiere un número significativo de ejemplares con tres generaciones reconocidas), ya iniciado meses atrás, o bien el reconocimiento previo de la autoridad autonómica competente de origen de la raza, y del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación”, aspecto este último que busca la mencionada proposición no de ley.
Tal y como consta en la misma “la existencia de esta raza de perros autóctona desde hace siglos, queda contrastada con su aparición en fotografías de carácter pastoril de primeros del siglo XIX cuando parece imponerse el uso de perros pastores para el manejo de los rebaños trashumantes del Pirineo. Es por ello por lo que la conservación, mejora genética y mantenimiento de su prototipo racial constituye un destacado elemento del patrimonio histórico, cultural y socioeconómico de Aragón que debe ser reconocido”.

388 ejemplares
Según Rafael Alfranca, presidente del club del can de chira, “el club ha llegado a los 50 socios y en poco más de dos años se ha pasado de un censo de aproximadamente 100 ejemplares hasta los 388 en la comunidad aragonesa, tras los datos ofrecidos por el Colegio de Veterinarios”, lo cual supone casi cuadruplicar el número de ejemplares en dos años, algo que indica la total implicación de este club por recuperar su raza.
Recordemos que fue Ricardo Azón, actual secretario, el verdadero promotor de la recuperación de esta raza tras recoger varios ejemplares que le cedieron en la comarca del norte de Huesca. Montó un núcleo de cría y comenzó su reproducción. Así, en 2008 se definió el estándar de la raza y se repartieron ejemplares para continuar depurando la raza, para ir eliminando todos los rasgos de anteriores cruces con otros perros pastores foráneos.
Continuaron repartiendo “cuatro ojos”, superando el número de peticiones al de cachorros nacidos. Crecieron hasta un centenar de ejemplares en el verano de 2021, número que se ha cuadruplicado en la actualidad. Pero “sigue habiendo mucho perro con defectos morfológicos que hay que corregir, falta seriedad en la cría, conseguir un grupo de criadores implicados para depurar y mejorar la raza y, finalmente, conseguir el reconocimiento oficial por parte de las administraciones”, declaraba Azón hace dos años.

 

Ejemplos de apoyo y recuperación.
Situaciones similares se han producido en diferentes lugares del territorio nacional, como el del can de palleiro en Galicia, el villano de las Encartaciones en el País Vasco, el majorero, el presa canario, el pastor garafiano o el podenco canario en las Islas Canarias. En estas comunidades autónomas las razas autóctonas han sido protegidas por ley para evitar su desaparición y propiciar una mejora en la recuperación de las mismas y cuentan con el respaldo de sus gobiernos regionales.

Los datos
388 ejemplares de esta raza están registrados en el Colegio de Veterinarios

(Páginas 12 y 13)

Can de chira, perro pastor orgullo del Alto Aragón

El can de chira asciende a grupo étnico en la RSCE

Pin It