Síguenos

6615520

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Otro problema de salud de los braquicéfalos, desprendimiento de ojos con un simple salto

 briquicefalo

Los perros braquicéfalos, cuya cría ya se ha prohibido en varios países europeos, no solo presentan problemas respiratorios, también tienen un elevado riesgo de sufrir traumatismos oculares debido a una mala protección ocular. Solo con pegar un salto, jugar con otros perros o durante el baño pueden sufrir un desplazamiento del ojo con graves consecuencias. Investigadores constatan que la peculiar estructura del cráneo de estas razas influye en su apariencia ocular y aumenta la posibilidad de traumatismos en sus ojos.

Por M. ARAMBARRI

Síguenos
 

Cuatro investigadores de la Universidad tailandesa de Bangkok han realizado un análisis comparativo de las características de los ojos en 16 perros braquicéfalos y 16 no braquicéfalos para estudiar su biometría ocular y comprobar si son distintos.
Tras sus estudios han comprobado que la estructura diferente del cráneo de los perros braquicéfalos influye no solo en su apariencia ocular, suelen tener los ojos muy saltones, sino que aumenta el riesgo de sufrir traumatismos o problemas oculares.
La principal dificultad en los ojos que presentan estos perros es una mala protección ocular. Su cráneo es desproporcionadamente más corto y ancho de lo que es típico de la especie, lo que da como resultado una nariz y una mandíbula superior notablemente más cortas y una cara aplanada. Las órbitas óseas que normalmente rodean y protegen los ojos en otras razas de perros son muy poco profundas en los braquicéfalos, lo que crea ojos “saltones” en posiciones prominentes. Si bien estos extremos en la conformación pueden resultar atractivos para muchos amantes de los perros, los perros braquicéfalos constituyen un gran porcentaje de la población de pacientes en oftalmología veterinaria en el mundo.

Afecciones
Media docena componen las afecciones más comunes en estos perros, desde lagoftalmia, que es la alteración de la capacidad para cerrar completamente los párpados, hasta el trauma ocular por mala protección de los ojos; pasando por deficiencia de lágrima u ojo seco; entropión, el giro hacia dentro de los márgenes de los párpados; triquiasis, acumular grasa en los tejidos celulares; o queratitis pigmentaria, irritación ocular.
Según los expertos el tratamiento médico urgente de las lesiones oculares es particularmente crucial para maximizar el éxito en la preservación de la visión. “Estos animales suelen tener una combinación de características anatómicas y deficiencias de la película lagrimal que no solo resultan en una mayor incidencia de traumatismo ocular, sino también formas más graves de lesiones y tienen una capacidad inherentemente comprometida para curarlas”, matizan los investigadores.

Tomografías
Los estudiosos compararon la morfología del cráneo y los parámetros oculares mediante tomografías computarizadas de la cabeza. Evaluaron y comprobaron los resultados de lágrima de Schiner, la presión intraocular, la estructura externa, la protusión ocular y las dimensiones de la fisura palpebral.
Los perros braquicéfalos exhibieron una protrusión ocular significativamente mayor así como las dimensiones de la fisura palpebral en comparación con los no braquicéfalos.
“En todos los perros encontramos una fuerte correlación positiva entre el volumen del globo ocular y el peso corporal. Los volúmenes del globo ocular, los parámetros de la estructura externa y la protrusión ocular se normalizaron según el peso corporal y también fueron significativamente mayores.
Por otra parte otra investigación reveló que estos perros son los más susceptibles a la enfermedad ulcerosa corneal.
Estos hallazgos, dicen los profesores universitarios, “ayudarán a crear conciencia entre criadores, propietarios y veterinarios, además de fomentar la cría responsable y ayudar a informar y mejorar el diagnóstico y el tratamiento”.
Según los datos aportados por los investigadores, casi el 60% de los canes afectados por estas dolencias necesitaron alguna vez tratamiento para el dolor; uno de cada cinco precisó de cirugía y uno de cada diez murió por causa de la ulceración corneal.

Pugs

Los perros de estas razas tienen más de 11 veces más de riesgo en comparación con el resto de perros. En cuanto a las razas concretas, los resultados señalan que los pugs tienen más de 19 veces más riesgos de úlceras que los mestizos. El doctor Dan O’Neill, epidemiólogo del RVC y uno de los autores del estudio, comentó que “se esperaba cierta predisposición a la enfermedad corneal en razas braquicéfalas, pero el nivel del efecto que encontramos fue bastante revelador y destacó la importancia de seguir priorizando la salud ocular para veterinarios, criadores y propietarios de razas predispuestas’.

(Páginas 26 y 27)

 

¿Sufren los pugs en verano?

 

Veterinarios alzan la voz por la nariz corta: “no es ético criar perros que luchan por respirar”

 

Cómo cuidar a un gato braquicéfalo 

Pin It