Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4008379

¿Por qué desaparecen algunas razas caninas?

ejemplarespocos

Perros españoles en dificultad, bien por su escaso número bien por los problemas burocráticos para ser reconocidas como raza o recibir ayudas institucionales, llevan a algunas a una situación crítica y con un futuro incierto. Otros lo están consiguiendo.

Por Miguel PELE

Síguenos

Desde la domesticación del perro hasta nuestros días son más de 400 razas las que nos acompañan. Algunas son conocidas mundialmente, pero otras son endemismos locales que en ocasiones luchan por sobrevivir. Que lo consigan o no siempre va a depender del ser humano, pues la mayoría de las razas sobreviven gracias a ser una mascota o perro de trabajo. Cuando pierden su utilidad empiezan los problemas para ellos.
Algunas de estas razas desaparecieron hace tiempo y otras están luchando por recuperar sus orígenes, tras décadas de cruces con otras razas. Lo importante es contar con gente que se proponga este objetivo y, cómo no, con el reconocimiento institucional. Las comunidades autónomas son las que en primera instancia se interesan por perpetuar sus propias especies, pero el trabajo de campo lo suelen realizar los clubes. Si esto funciona objetivo conseguido. Si alguna de las partes falla, la recuperación se va al traste.
Un caso claro está en Galicia, donde a finales de siglo XX, la Xunta puso los medios para recuperar y conseguir los estándares de las cuatro razas autóctonas: can de palleiro, perdigueiro galego, podengo galego y guicho o quisquelo. De ellas, solo la primera está consolidada, mientras que las otras tres están al borde de la desaparición.
El can de palleiro cuenta detrás con un club que ha trabajado durante estas dos décadas y ahora se puede decir que goza de buena salud, incluso en noviembre publicaron un estudio sobre su comportamiento comparado con otros perros de la Comunidad. Las tres razas restantes comenzaron con igual ímpetu, pero después de la primera década del siglo no consiguieron estabilizar la raza y en estos momentos los clubes que se crearon no dan señales de vida. Seguramente estas razas no están extintas porque hay ejemplares dispersos por la geografía gallega, caso del guicho, muy apreciado por los cazadores, pero su supervivencia está al límite.
En Baleares, según la página del Servei de Millora Agraria, hay dos razas en peligro de extinción (ca de bou y ca eivissenc) y otra tercera en recuperación (ca de conils de Menorca). Si hablamos con los clubes, nos cuentan que son muchos los socios y animales registrados y que los que controla la Consellería son escasos ejemplares, lo que dificulta conocer los datos reales al existir poca o nula colaboración entre clubes y organismos oficiales.

Por las páginas de LADRIDOS pasaron varias razas que están en proceso de recuperación, como el  carea leonés o perro de aqueda, el can de chira o el lobito herreño, razas que se dedicaban esencialmente al pastoreo, pero con el declive de la ganadería extensiva también les llegó su momento álgido.
Algunas están en una situación crítica, como el villanuco de las Encartaciones, que apenas llega a haber 50 ejemplares. Otras siguen luchando desde sus comunidades autónomas por ser reconocidas, como es caso del naveño en Extremadura o el ratonero murciano en la región de Murcia, incluso el carea castellano manchego, pero ovejero de toda la vida, que cuenta con el respaldo oficial para su recuperación. Y otras pasaron de ser esenciales en los barcos y puertos a continuar su existencia ya como mascota de los trabajadores en esos puertos pesqueros, como es el caso del perro de agua del Cantábrico.
Lo que sí es cierto es que para que una raza minoritaria y propia de una comunidad autónoma salga adelante, tienen que aunarse los esfuerzos no solo de los propietarios, sino también, y especialmente, de los clubes y los organismos oficiales, que deben llevar al día los libros de registro y controlar la pureza de la raza, para evitar que los cruces incontrolados den al traste con el trabajo de muchos años.

Los datos
35 razas de perros extinguidas
50 ejemplares del villanuco de las Encartaciones
Clubes de razas en peligro que no dan señales de vida  

Razas españolas en recuperación o con pocos ejemplares

  • Aragón

          -Can de chira

  • Principado de Asturias

          -Grifón astur-cántabro

  • Illes Balears

         -Ca de bou

         -Ca eivissenc

         -Ca de conils de Menorca

  • Canarias

        -Lobito herreño

  • Cantabria

        -Perro de agua del Cantábrico

        -Sabueso cántabro

  • Castilla y León

        -Perro leonés de pastor o carea leonés

  • Castilla-La Mancha

        -Perro carea castellano manchego

  • Extremadura

        -Naveño

  • Galicia

        -Perdigueiro galego

        -Podenco galego

       -Guicho o quisquelo

  • Región de Murcia

       -Ratonero murciano

  • País Vasco

       -Villanuco de las Encartaciones

Razas extinguidas en el mundo

Alano

Antiguo Bulldog Inglés

Braco de Puy

Bull and Terrier

Bullenbeisser o buldog alemán

Cão de Fila da Terceira

Dogo cubano

Dorset olde tyme bulldogge

Hare indio

Kurī

Levesque

Mastín de los Alpes

Molossus

North Country beagle

Paisley terrier

Pastor Chiribaya

Perro celta de caza

Perro cobrador ruso

Perro de agua de Moscú

Perro de aguas de San Juan

Perro de pelea cordobés

Perro de punta español

Perro Poi hawaiano

Perro polar argentino

Perro tahitiano

Perro yagán

Rastreador brasileño

Southern hound

Talbot

Techichi

Terrier Black and Tan

Terrier inglés blanco

Turnspit

Tweed Water Spaniel

Yagán

(Páginas 14-15)

Can de chira, perro pastor orgullo del Alto Aragón

Ca de bou, fiel e inteligente

Pastor total: carea leonés o perro de aqueda

Pin It