Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4008518

“No todos los perros están preparados mentalmente para hacer rastro”

campeón Rastro

Xirra, pastor alemán hembra de más de 8 años, ha demostrado junto a su guía Francisco Campos que nadie supera a este binomio en una de las pruebas caninas más largas en espacio y tiempo: el rastro. Su temple, su constancia y sus cualidades son la envidia de sus competidores. Campos reivindica que en este tipo de competición se vaya muy poco a poco para no saturar a los animales y, aunque afirma que cualquier perro podría servir para hacer rastro, reconoce que no todos están preparados mentalmente para esta disciplina. “Una sola virtud no hace campeón a un perro, es un cúmulo de cualidades”, matiza Francisco Campos Cerveró, campeó de la VII copa de España de rastro.
Por Emer IGLESIAS

Síguenos

-99 y 97 puntos en A y A1 en la copa de España, ¿Xirra es una máquina?
-Es evidente que en cualquier actividad se requiere una buena materia prima. Xirra es una buena muestra de ello y tiene muchísimas cualidades para la actividad del rastro.
-¿De dónde salió su perra?
-Yo venía de unos veinticinco años del mundo de la morfología del perro. Un poco ya cansado de esa actividad me planteé tener un perro de trabajo y casualmente cayó en mis manos esta perra que no tenía por qué ser especialmente buena en ninguna de las tres disciplinas. Con el paso del tiempo el rastro le venía muy bien a sus características. Es una cuestión de mucho tiempo, lógicamente el rastro en el IPO no era tan largo ni tan dificultoso como las pruebas de IFH, pero hasta aquí hemos llegado con ella.
-¿Cómo la prepara?

-Esta es una pregunta muy muy compleja, porque la preparación para el rastro es muy larga en el tiempo cuando pretendes hacer IFH. En principio empiezas a preparar al perro como cachorro para IPO o IGP y eso te lleva, o no, a un camino en el que la complejidad, la longitud y el tiempo ocupado en rastros cada vez más largos lo vayan encajando los perros. El hecho de preparar a un perro depende mucho primero del propio animal y después de las diferentes etapas por las que va pasando.
-¿Vive con usted?
-No, Xirra no vive conmigo.  Ocupa un recinto bastante amplio en la finca donde yo trabajo y por mi propia profesión tengo posibilidad de convivir con ella mucho tiempo del día. Como mi trabajo está en el medio rural puedo llevarla conmigo y pasearla y que corra libremente por el campo. Eso hace que su instinto de caza esté constantemente alerta. Cuando le vuela un pájaro o corre delante de ella una liebre o conejo, se estimula, hace ejercicio libremente sin correa y le sirve también un poco de preparación y de fondo.
-¿Desde cuándo trabaja con el rastro?
-La perra tiene ocho años cumplidos en enero y la especialización en rastro empezó a tener lugar a partir del segundo o tercer año. La preparación es muy larga en el tiempo porque la prueba es muy larga y requiere ir paso a paso, poco a poco, y dando a la perra una actividad que ella pueda encajar.  En cualquier actividad no se debe saturar a los animales, ya que se agotan y se cansan. Hay que ir poco a poco. Nunca puedes saturar a los animales con la actividad que pretendes realizar con ellos deportivamente.
-¿Cuál es su palmarés y el de su perra?
-La perra actualmente tiene un grado dos IGP, tiene diez IFH, nueve de ellos superados, ha sido dos veces mejor rastro de la Copa de España, un cuarto puesto a un punto del segundo y del tercero en la primera Copa de España en la que participó, en la anterior Copa de España que quedó segunda y en enero ha quedado primera en la Copa de España. Nos hemos clasificado para el segundo mundial en el que va a participar, que se celebrará en Polonia.
-¿Por qué se decidió por participar en esta competición?
-En un principio nos iniciamos en IPO con su tres disciplinas, obediencia, defensa y rastro. Con el paso del tiempo yo no podía atender a las tres disciplinas y además como Xirra empezó a destacar en la actividad de rastro opté por solamente rastrear ya que es lo más cómodo para mí, aunque es lo más incómodo para cualquier deportista porque hay que buscar rastros y eso te obliga a salir al campo, ver terrenos, pedir permisos, marcar, al poco tiempo hay que volver a rastrear, eso es muy difícil para alguien que no esté vinculado al medio rural. En mi caso es todo lo contrario. Yo puedo obtener terreno en mi entorno y también lo podría buscar en otro sitio. Es más cómodo para mí la actividad del rastro que no las tres a la vez y por eso opté por ello, aparte de que la perra reúne una cualidad extraordinaria para dicha actividad.
-¿El rastro es una competición canina con menos participación que otras como IGP, es la hermana menor?
-Se suele decir que la actividad de rastro está destinada para perros ya con una cierta edad que vienen un poco de retirada de las tres disciplinas. Verdaderamente en mi asistencia al mundial de Hungría comprobé al ver personas de diferentes países que había mucha como yo, que no somos mayores, pero tampoco jóvenes. O bien están jubilados o tienen mucha posibilidad de dedicar tiempo a los perros, buscar terreno, esperar luego un tiempo para que envejezca el rastro, volver a ir con el perro... todo esto no está en manos de personas que tienen unos trabajos con unos horarios. Pero también es cierto que en la copa de España de este año se ha duplicado la participación, de siete participantes pasamos a catorce.
-¿O es la más exigente?
-La exigencia es relativa, cada actividad tiene sus problemas a resolver que salen constantemente. La experiencia en rastro me hace pensar que las dificultades son diferentes a otras disciplinas en las que el perro trabaja porque quiere obtener un premio. La disciplina de rastro por la longitud y el tiempo que el perro tiene que estar trabajando sin tener ningún premio le hace dudar o no desear finalizar ese trabajo al no obtener recompensas y eso genera unas dificultades que van apareciendo con el paso del tiempo y que hay que ir solucionando constantemente. Eso es un reto, yo soy un aficionado, con ayuda de compañeros de mi club siempre tratamos de resolver las dudas o problemas que el perro nos plantea, que en el rastro no son pocos.
-¿Qué habría que hacer para dar a conocer más este tipo de deportes caninos?
-En general los aficionados, sobre todo los noveles, se pueden sentir más entusiasmados por la disciplina de obediencia donde el perro puede mostrar ante un público sus habilidades y el resultado de un adiestramiento al ser en un recinto pequeño que es más propenso a aglutinar a público.  La disciplina de rastro es más dispersa. En un campo que puede estar muy alejado de las poblaciones, aglutinar allí a público para que lo vea es muy difícil, es más, hay veces que el punto de partida puede llegar a estar a quinientos metros de los asistentes. No es una actividad atractiva para vender una imagen gráfica y eso lo vas valorando cuando vas haciéndote mayor y vas viendo lo que te ofrece esa actividad, que la verdad es muy bonita.
-¿Qué es lo más difícil de entrenar en un perro para la competición de rastro?
-El perro se cansa, no obtiene beneficio de su trabajo, constantemente te manifiesta esa inquietud que tiene por conseguir una recompensa que en la prueba no la hay.  Va adquiriendo vicios y tú tienes que tener ingenio o tienes que buscar de alguna manera de hacerle ver que, aunque no haya tenido recompensa en un objeto, la va a tener en el siguiente.  La técnica es fundamental, más que la distancia o la longitud del rastro hay que trabajar mucho la técnica o los ángulos. Hay figuras muy complicadas para los animales, por ejemplo, los ángulos de 45 grados, todo eso hay que trabajarlo en diferentes terrenos. Los cachorros empiezan en un terreno fácil, hay que facilitarles la tarea para que se sientan estimulados, pero cuando se hacen adultos tienes que ir poniéndole trabas y dificultades para que se esfuercen en el trabajo y aprendan.
-¿Qué necesita tener o cómo necesita ser un perro para tener éxito en el rastro?
-Nunca una actividad requiere una sola virtud o cualidad, siempre es un cúmulo de características. Tiene que tener mucho instinto de búsqueda, muy buenos nervios, mucho temple, porque al hacerse tan larga la prueba los perros que no tienen unos buenos nervios tienden a ponerse inquietos, nerviosos, no encuentran nada, no tienen satisfacción y tienden a abandonar el trabajo. 
-¿Qué le diría a una persona que haya visto a su perra y quiera iniciarse en el rastro?
-Cualquier perro podría servir para la actividad de disciplina de rastro sin tener que llegar a una IFH.  El propio aprendizaje del guía, igual que el del perro, debe empezar por metas inferiores en las que no se requiere un animal con una excelencia contrastada. Cuando son cachorros nunca lo puedes saber hasta que no empiezas a trabajar con ellos. Todo guía necesita pasar por muchas etapas de aprendizaje con perros que probablemente no nos van a dar ningún resultado deportivo, pero yo creo que eso no es lo más importante. Hay que trabajar en las dificultades que te plantee el perro, tú también vas aprendiendo y si tienes la suerte de algún día de tener un perro que te pueda dar unos éxitos deportivos pues mejor, pero primero hay que pasar por otras etapas menos alegres y exitosas.
-¿Van los perros al límite para poder obtener buenos resultados?
-No cabe duda de que el IFH es una prueba muy larga en la que los perros se ven obligados a hacer un gran esfuerzo. Es probable que dependiendo del tipo de terreno o de la climatología vayan al límite en cuanto al esfuerzo que realizan. Lógicamente todos los perros no están capacitados para soportar mentalmente este tipo de prueba.
-Hay quien pone en duda que se respete el bienestar animal en este tipo de deportes caninos…
-Ningún animal destinado al trabajo o al deporte tendría que pasar por esas vicisitudes. Serían animales que estarían plácidamente en donde tuvieran que estar sin desarrollar ningún tipo de actividad, cosa que yo entiendo que no es lógica. Los esfuerzos no implican falta de salud ni falta de bienestar. En la vida todo cuesta un trabajo y en este caso el olfato en un perro es algo intrínseco a él, es algo que tienen muy desarrollado, no veo por qué no pueden realizar este tipo de actividades, es más, para ellos son placenteras. El modelo de entrenamiento que yo sigo, que es el más habitual, es con comida, y ellos tienen siempre una satisfacción a la hora de encontrar un objeto o de finalizar el trabajo que acaba positivamente.

 

-¿La humanización de las mascotas está haciendo daño a los perros?
-Pues creo que sí, porque los debilita, los hace débiles, por ejemplo, a las inclemencias meteorológicas cuando les ponemos ropa, no son personas, son animales. Hoy hay unas corrientes muy extremas que son contra natura. Un perro es muy fuerte, porque siempre ha sido un perro, si ahora queremos que sea un miembro más de la familia con todos los derechos lo estamos debilitando.  No hablo de que no haya que respetarlo, yo lo respeto profundamente, pero es un animal no es una persona y requiere de una educación y de un comportamiento social, y eso muchas veces está reñido con la humanización, porque todos los perros no son dóciles ni sumisos, hay perros dominantes.
-¿Nos falta cultura canina?
-Es probable que nos falte mucha información, actuamos por instinto, por inercia, por lo que hacen otros o por nuestras propias experiencias. Sí es cierto que cada vez  las familias tienen más animales de compañía sean perros u otros, eso está bien, pero no debe suplir a la persona.
-¿Cuándo acude a competiciones internacionales diría que estamos a la altura de otros países?
-Yo he participado en una competición internacional y quedamos en la mitad de la tabla y es cierto que entre nosotros y los primeros clasificados hay una distancia muy larga todavía, nos queda mucho camino por recorrer, pero estamos en ello.
-¿Qué diferencia hay entre nuestros binomios y los de otros países?
-Pues a la hora de competir yo no encuentro ninguna diferencia, no veo que los demás participantes de otros países tengan un comportamiento diferente con sus perros.  Es una competición enmarcada dentro de unas reglas que todos tenemos que cumplir, no da pie a que alguien actúe de una manera diferente con el animal.
-¿Y la afición, es diferente?
-No tampoco creo que sea diferente, es una actividad minoritaria, quitando familiares y socios del propio club o amigos es difícil que se congregue una gran multitud, esto difícilmente va a cambiar en breve tiempo. Es cierto que con una publicidad adecuada podría mejorar, pero de momento es y será minoritaria.
-¿Cuál es su próximo reto con Xirra?
-En el mes de abril, si nada lo impide, participaré con otro compañero en la Copa del Mundo en Polonia y esperemos mejorar los resultados de Hungría. Yo creo que si afinamos el trabajo disfrutaremos más de la perra. Para el año que viene Xirra tendrá nueve años y habrá que valorar en qué momento hay que retirarla de la competición y dejarla descansar, que bien merecido se lo tiene.

(Páginas 8-12)

El rastro marca la diferencia

Cómo iniciarse en rastro deportivo

Xerach García: "El rastro diferencia a los perros campeones"  

Pin It