Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4008611

Stan Lee vivirá con un guía que intentará reeducarlo como agente canino

stan

Un nuevo capítulo se ha escrito sobre Stan Lee, el perro rescatado que entró en la Unidad Canina de la Policía Local de Granada donde, aún en formación, acabó recluido en un chenil por las encarnizadas guerras políticas. Otro cambio en el Ayuntamiento ha abierto la puerta a la marcha a un hogar de Stan y a sus tres compañeros, a los que ahora se les buscará familia.

Por Emer IGLESIAS

Síguenos

Aunque las unidades caninas deben ser ajenas a los vaivenes políticos, en algunos casos es flagrante el uso de los perros como presión ideológica. Stan Lee ha estado en medio de la polémica y ha sufrido en su vida lo que algunos califican de segundo maltrato. Ahora, por fin, tras un nuevo embrollo político que llevó a la dimisión al alcalde de la localidad por falta de apoyo y ha vuelto a dar el poder a la anterior corporación, un cambio radical inminente en la Unidad Canina llevará a la “liberación” de cuatro de los perros recluidos en los cheniles “que llevan dos años prácticamente sin trabajar, lo que hace difícil que acaben como agentes caninos”, indican a LADRIDOS, fuentes de la Policía Local de la ciudad nazarí.
Stan Lee, el más mediático de todos, “se integrará en el domicilio de un nuevo guía dedicado en exclusiva a él y vendrá a trabajar con su guía cuando le toque”, indica a LADRIDOS, Óscar del Pino, el restituido responsable de la Unidad Canina. Otros dos han sido devueltos a la Unidad Canina de Alcobendas, propietaria de los animales que los cedió en su día al Ayuntamiento, y a un cuarto se le buscará familia de adopción.
Hace casi dos años, el entonces responsable de la Unidad Canina, Óscar del Pino, se cruzó con un cachorro de pastor alemán que había sido maltratado. No dudó en pedir permiso para educarlo e integrarlo en la Unidad. Y aquí se comenzó a reescribir la historia de este perro.
A los responsables políticos de entonces, bajo las siglas del PSOE, no se les escapó que este animal sería un buen escaparate ante la ciudadanía. Los integrantes de la Unidad Canina hicieron por las redes sociales una especie de convocatoria para que los granadinos decidiesen su nombre. Con votaciones y miles de post, acabó llamándose Stan Lee e inició su preparación para ser agente local.
Pero al cachorro le pilló por medio unas elecciones municipales y tuvo la “mala suerte” de que cambió el color del equipo de Gobierno. Una de las primeras decisiones fue apartar de la Unidad Canina al responsable nombrado por el anterior equipo, a la postre también el guía de Stan Lee lo que llevó al cachorro a estar recluido en un chenil.
A los seis meses Stan Lee saltó de nuevo a los medios al presentar su exguía una denuncia por maltrato por lo que calificó de “condena al ostracismo” de Stan como castigo hacia él por ser “delegado sindical”.
Las redes, los medios, los ciudadanos... se volcaron y pidieron al Ayuntamiento que se le diese en adopción a su guía. El Consistorio acabó aceptando que se pudiese ir con Óscar, pero bajo la figura de la cesión, lo que el agente no aceptó.
Para zanjar la polémica, los responsables políticos de entonces realizaron un “tour” de prensa para mostrar al perro feliz en un nuevo “destino” entre niños con necesidades especiales en el Centro Jean Piaget, algo muy criticado desde los profesionales en terapia con animales por falta de formación de Stan Lee que en un día pasó de perro policía a perro de terapia.
Así, Stan Lee primero fue imagen por las redes sociales de un equipo de Gobierno por ser rescatado y destinado como agente canino y luego fue nuevamente imagen, pero de otro color político y “vendido” como terapeuta haciendo feliz a niños con discapacidad. Ahora, tras dos años sin hacer nada, volverá a ser agente canino, aunque para los expertos esta nueva reconversión parece difícil.

Tras el revuelo mediático, todo se paralizó de nuevo. Stan Lee siguió en su chenil y nadie más lo volvió a ver ni en la calle ni en el centro Jean Piaget. Y llegó la pandemia. Los servicios de todas las Policías Locales se tuvieron que reestructurar, y la de Granada, también. Si Stan Lee tenía antes pocas posibilidades de salir, con el coronavirus, su confinamiento fue mayor.
Pero nunca hay dos sin tres. Durante este tiempo, la Justicia dio la razón al guía, que había denunciado su situación al ser apartado de su función, y ordenó que se le restituyese en su puesto.  El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Granada fue claro y dictaminó que la orden de la Jefatura de la Policía Local de Granada que apartó a Óscar del Pino de la Unidad Canina destinándolo a Atestados fue nula de pleno derecho.
Aunque en un principio se pensó que el guía volvería a la Unidad Canina y podría estar de nuevo con Stan Lee, el auto fue recurrido por el Consistorio y todo volvió a estar paralizado.
El repentino cambio de color en el Ayuntamiento ha escrito ahora otro capítulo sobre Stan Lee, el de su liberación, ya que por fin podrá salir de su chenil de cinco metros cuadrados y será reeducado para volver a patrullar
Pero su futuro no está claro, porque de momento sigue siendo de propiedad municipal, lo que implicaría que un nuevo cambio político acabaría con sus patas otra vez en un chenil. Un capítulo aún sin escribir, a la espera de acontecimientos.
De guía en guía
Stan Lee nunca llegó a acabar su formación. Hizo sus pinitos con un guía como perro de detección en la Policía Local, pero aún no estaba listo para el trabajo cuando fue recluido en el chenil y pasó a perro de terapia en el colegio del hijo de otro guía canino, que nada hizo por su formación. Ahora, dos años después, va con otro guía que intentará reeducarlo, pero ya en su casa.

(Páginas 12 y 13).

 

Nuevo enredo judicial de Stand Lee, el “perro policía” de Granada

 

 

 

Pin It