Síguenos

6615320

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Una empresa valenciana inventa un electro con móvil para uso veterinario

 electro

 

Adiós a los obsoletos, voluminosos y complicados electrocardiógrafos en veterinaria. Ahora, para medir la frecuencia cardíaca de un perro así como el ritmo de su corazón basta con un simple teléfono inteligente gracias a tecnología desarrollada en España. Un estudio de la universidad de Bolonia, Italia, demuestra que los veterinarios pueden usar un móvil con una aplicación española para medir el ritmo y la frecuencia cardíaca en perros

Por Óscar REKALDE

Síguenos
 

El uso de un electrocardiógrafo (ECG) desde principios de siglo pasado representó un gran avance médico. Desde entonces este método diagnóstico se ha utilizado con mayor frecuencia convirtiéndose en una imprescindible ayuda en la cardiología tanto humana como veterinaria.
Según avanza la tecnología y el uso de teléfonos inteligentes, ha surgido una variedad de sistemas ECG para hacer de forma más rápida y sencilla el análisis del ritmo y la frecuencia cardíaca. Entre ellos destacan los electros basados en teléfonos inteligentes, lo que se denomina s-ECG. Hasta ahora no estaba claro que fueran fiables.
Un equipo de investigadores del Departamento de Ciencias Médicas Veterinarias de la Universidad italiana de Bolonia dirigido por Giovanni Romito, se puso manos a la obra y estudió si realmente estos nuevos sistemas eran efectivos a la hora de utilizarlos en medicina veterinaria, específicamente en perros braquicefálicos.
Para ello utilizaron lo que denominan un dispositivo electrocardiográfico (ECG-s) basado en teléfonos inteligentes de seis derivaciones. Se seleccionaron los pacientes remitidos a consulta cardiológica. En cada paciente, se adquirió simultáneamente un electrocardiograma de 30 segundos con un nuevo ECG subcutáneo de seis derivaciones y una máquina estándar de ECG de seis derivaciones (ECG estándar). Un cardiólogo certificado por la junta evaluó cada grabación. Se analizaron diecinueve variables de ECG, incluida la frecuencia y el ritmo cardíacos, así como características cuantitativas y cualitativas de ondas, segmentos e intervalos.
Bulldogs inglés y francés
Para realizar este estudio seleccionaron 75 perros de al menos 1 año de edad, todos ellos de la raza bulldog inglés o bulldog francés que previamente habían sido remitidos a una consulta cardiológica. Según los autores, estas dos razas fueron seleccionadas a propósito por tres razones: “En primer lugar, representan dos de las razas caninas braquimórficas más populares; en segundo lugar una raza es pequeña y otra mediana, lo que permite evaluar el uso de diferentes ECG en perros de tamaño pequeño y mediano; y en tercer lugar porque facilitaron probar la viabilidad de los s-ECG en uno de los entornos más desafiantes de la medicina canina, ya que las pruebas cardiológicas son notoriamente difíciles en estas razas debido al cumplimiento relativamente limitado del paciente (a menudo influenciado por la sensación de asfixia cuando algunos bulldogs se mantienen en decúbito lateral debido al síndrome de obstrucción de las vías respiratorias braquicéfalo) y la conformación particular del tórax.
Para desarrollar esta investigación, la tecnología usada con firma española fue un s-ECG portátil de seis derivaciones (eKuore 6 lead ECG, Chip Ideas Electronics, Valencia, España). Y los resultados no dejaron lugar a dudas: “Hubo una concordancia perfecta entre las dos metodologías para la clasificación de la frecuencia cardíaca y el ritmo, tanto en perros con ritmo sinusal como en aquellos con ritmos patológicos”.
El dispositivo, diseñado en Valencia, consiste en un pequeño cuerpo registrador conectado a cables de ECG, capaz de registrar trazados y transmitirlos de forma inalámbrica de maanera instantánea a un teléfono inteligente para realizar el análisis de ECG mediante una aplicación específica (eKuore Vet).
Manejabilidad y conectividad
Los beneficios de este nuevo sistema son enormes para la veterinaria. “Una ventaja que ofrecen estos dispositivos es su mayor manejabilidad en comparación con los estándar, ya que son extremadamente pequeños y usan baterías, mientras que los segundos son más voluminosos y generalmente necesitan una fuente de alimentación continua. Además, no todos los centros veterinarios tienen un st-ECG, mientras que muchas personas actualmente tienen un teléfono inteligente y muchos veterinarios están positivamente predispuestos al uso de la tecnología moderna, incluidas las aplicaciones móviles, en el campo de la medicina”, indican los investigadores en su estudio publicado en la prestigiosa revista VetRecord en su número de mayo.
Otra de las ventajas de este nuevo sistema es que los datos recabados con esta aplicación se pueden compartir instantáneamente con centros veterinarios ubicados en diferentes ciudades, regiones o países para obtener una segunda opinión inmediata. "Esto facilita una consulta rápida entre colegas, lo que, a su vez, puede contribuir a reducir el riesgo de mala interpretación de los electros tradicionales”.

Ondas o segmentos
Mientras que los datos obtenidos en el electro tradicional y los realizados con el móvil fueron exactamente iguales en lo referente a ritmo y frecuencia cardíaca, se encontró cierta discrepancia al comparar medidas de variables cuantitativas como ondas, segmentos e intervalos, aunque ninguna de las diferencias fue de relevancia clínica.

(Páginas 16 y 17)

Walkee, la App que mejora la vida canina

Los perros guía tendrán sus medicinas en braille

 

 

Pin It