Síguenos

6705003

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

 Perros robot preparados para buscar millones en un vertederoperro robotico

 

El refranero asegura que “quien la sigue la consigue”. Eso debe pensar James Howells, un informático de Newport, Reino Unido, que lleva más de 11 años peleando con el Ayuntamiento para entrar en el vertedero a por 198 millones que tiró por error. Ahora un juez tendrá la última palabra. Nueva vuelta de tuerca de un galés que lleva casi una docena de años luchando por entrar a un vertedero a por los 200 millones en bitcoins que tiró por error.

Por M. ARAMBARRI 

Síguenos
  

En esta batalla acaban de entrar en juego los perros, pero no de carne y hueso, sino los robóticos, conocidos como “robot dogs”. James Howels ha ideado un plan con estos elementos de inteligencia artificial para poder encontrar de una vez su dinero entre la basura.

Los perros de hierro no deberán buscar billetes, sino un disco duro donde el galés tenía guardados unos 8.000 bitcoins con una clave totalmente necesaria para cambiarlos en el mundo económico virtual.
Una fatídica noche para James en 2013 su novia decidió ayudarle en la limpieza del apartamento y se llevó las bolsas de basura al contenedor de su calle. Entre ellas había una negra con el disco duro que el informático había quitado de su ordenador.
Nadie se percató del terrible error hasta que no pasaron varios días y Howwels pensó en su disco. Enseguida entró en pánico al recordar que habían tirado las bolsas de basura negras depositadas en el pasillo.
Sus augurios se confirmaron enseguida: dos días antes su disco duro con las criptomonedas había sido llevado al vertedero municipal de Neuwport junto a los desechos de medio barrio por uno de los camiones que pasó por su calle aquella noche.
Entonces comenzó la batalla para conseguir acceder a los montones de porquería acumulados en su ciudad y ponerse manos a la obra. Se encontró de bruces con el Ayuntamiento, que en ningún momento le autorizaron el paso.
Lejos de rendirse, comenzó una cruzada contra las autoridades que ya dura casi doce años.
Al no llegar a buen término año tras año las negociaciones con los responsables municipales, James ha pensado otro sistema: solicitar a un juez que deje entrar a perros robóticos al vertedero en busca de su fortuna.
En su plan entra utilizar Inteligencia Artificial para operar un brazo mecánico para clasificar los montículos de basura. Luego, cada trozo de detrito se debe tamizar a mano en una tienda de campaña cercana.
El ingeniero de sistemas de TI ha considerado la seguridad y quiere utilizar perros robot para asegurarse de que los ladrones oportunistas no puedan robar su disco duro desechado.
Howells está dispuesto a cubrir los gastos de la búsqueda, que por lo especial del caso costaría casi once millones de euros y duraría entre nueve y doce meses.
El 6 de septiembre el equipo legal del ingenieros de sistemas envió su última petición al Ayuntamiento solicitando acceso al vertedero, si en dos semanas no obtienen contestación, como es previsible, irán a los tribunales y será el juez el que autorice o no la entrada de los perros robóticos a las toneladas de basura.

AYUNTAMIENTO, ÚNICO AUTORIZADO PARA ENTRAR

La batalla no parece fácil. Según la normativa de Newport, el Ayuntamiento es el único organismo autorizado para realizar operaciones dentro del vertedero.
Las autoridades municipales se han negado una y otra vez a conceder el permiso de acceso por los problemas mediambientales que ocasionaría remover toneladas y toneladas de basura. “Un trabajo de esa naturaleza tendría un enorme impacto ambiental negativo en el área circundante, además de que el disco duro puede estar o no estar en nuestro vertedero”, señalan desde el Consejo municipal, quienes concluyen que siempre le contestaron lo mismo a Howells desde 2013.

(Páginas 36 y 37) 

La élite de los perros eco-detectores “invade” España

El 75% de los perros detectores de explosivos en carga aérea renueva su certificación

Perros detectores de cáncer: lejos de los sistemas de salud

 

Pin It