Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4813894

El perro, una ayuda inestimable a la movilidad reducida

silladeruedas 

Preparar a un perro para ayudar a personas con movilidad reducida es algo cada vez más generalizado en las sociedades avanzadas. España no se queda atrás y ya existen fundaciones o profesionales del adiestramiento que cambian la vida por completo a este sector.

Por Emer IGLESIAS
  

Síguenos

En España hay 2,5 millones de personas con movilidad reducida y el 74% de ellas, 1,8 millones, precisan de ayuda para poder salir de sus casas, y mayoritariamente (el 73%) la obtienen de amigos y familiares. Es una de las principales conclusiones según el estudio ‘Movilidad reducida y accesibilidad en el edificio’ elaborado por la Fundación Mutua de Propietarios en colaboración con la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE). De forma paralela las enfermedades raras se han instaurado entre nosotros, se calcula que un 7% de la población mundial las sufre, y en España hay más de 2,5 millones de pacientes, según la Sociedad Española de Neurología. Muchas de estas enfermedades implican varias dolencias juntas como autismo, movilidad reducida, epilepsia… Aunque parezca tarea imposible, un perro puede ser una buena ayuda, si no la mejor, para estas personas. Con paciencia y mucho trabajo en unos dos años puede llegar a estar preparado para ayudar “en cosas que para nosotros son fáciles, pero para la persona con movilidad reducida es una complicación”, indica a LADRIDOS, Víctor de Ron, responsable de Roncescan, donde llevan más de diez años preparando perros de asistenciaMuchas son las tareas que estos animales pueden hacer por su dueño, y cada vez más complicadas; encender luces, recoger los calcetines, sacar o meter la ropa en la lavadora, abrir puertas, avisar si hay grifos abiertos, traer el mando de la TV, las zapatillas, llevar la bolsa de la compra o la cartera del colegio… “Ellos nos piden, nosotros vemos si es posible que el perro lo haga o no y lo preparamos”.

En esta decena de años Roncescan ha preparado casi 20 perros para este tipo de usuarios, algunos más sencillo que otros. “Una de las cosas más compleja que nos pidieron fue que un perro aprendiera a sacar la silla de ruedas de un plato de ducha, y luego volver a llevarla, fue complejo, pero se consiguió”. De Ron también recuerda con especial cariño, por la dificultad que entraña, cuando tiene que preparar a un perro para que quite los pantalones a una persona con movilidad reducida. “Quitar pantalones es complicado para un perro porque no quiere hacerte daño, hay que hacerlo con mucha delicadeza, la persona no tiene esa movilidad y el perro tiene que suplirla”. Para preparar un can de estas características, lo primero es una buena selección del cachorro. “Si podemos seleccionar cuando vamos al criador, que normalmente podemos, seleccionamos un cachorro que vaya acorde con las necesidades de la persona que nos ha contactado. Suelen ser labradores, alguna vez hemos usado un golden”. Las familias tienen que aportar 3.000 euros, “es una pequeña parte para financiar ese perro, nosotros cubrimos el resto, cualquiera de nuestros perros está presupuestado desde algo más de 15.000 hasta uno de 70.000 euros para una ciega con movilidad reducida que tardamos dos años en prepararlo”.

Y comienza la preparación. “Nuestra manera de preparar los perros ahora mismo es que el animal se queda un año entero con una familia educadora, en movilidad reducida a veces es difícil que sean los futuros usuarios, en los demás me gusta que sea el propio usuario la familia educadora, incluso en ciegos, ya que da muy buen resultado”, matiza Víctor. Si la familia educadora es la propia usuaria, “vamos adelantando porque luego ya no tenemos que hacer la adaptación a ese usuario”. “Quedamos una vez al mes con ellos, si es necesario más pues más veces. Primero hacemos lo que es una educación básica de un perro normal, que camine al lado, que no ladre, que se siente, que esté en un restaurante tranquilamente, y a partir del año, en función de la madurez lo cogemos, se esteriliza y se prepara en función de las necesidades que tiene la persona a la que va ayudar”. Los perros de asistencia aprenden a hacer muchas cosas, “Trabajamos mucho tiempo los perros en la fase de adiestramiento en el vínculo, y en muchos ejercicios diferentes, aunque no sirvan en el futuro, para que llegado el caso pueda solventar una situación nueva”.

Los usuarios de enfermedades raras, especialmente niños, son ahora los principales candidatos a recibir la ayuda de esos canes de asistencia. En estos momentos en Roncescan tienen tres cachorros que entregarán a principios de diciembre a tres familias. Los tres labradores irán destinados a tres niños con enfermedades raras, todos ellos con movilidad reducida, autismo, epilepsia… Los usuarios de enfermedades raras, especialmente niños, son ahora los principales candidatos a recibir la ayuda de esos canes de asistencia. La lista de espera también existe en estos servicios, “Desde que contactan con nosotros hasta que tienen el cachorro pasa un año aproximadamente y luego otro año de preparación”. Lo que sí tienen que tener claro los candidatos es que tienen que hacer un esfuerzo e involucrarse en el proceso. Son los requisitos que ponemos, “hacemos exámenes a esos perros en cada clase para que no haya duda que hay que trabajar con el perro, en una clase examinamos lo que enseñamos en la anterior”, indica De Ron. Además de todas las acciones que un perro puede facilitar a este sector, lo primero es que “ejerce una gran parte de terapia emocional sobre la persona, le abre un mundo, es una parte terapéutica brutal”, matiza el responsable de Roncescan.

Según una investigación dirigida por Lynette Hart en la Universidad de California sobre “Los efectos de los perros de servicio en los reconocimientos sociales de las personas en sillas en ruedas”, tanto las sonrisas como las conversaciones de los transeúntes aumentaron significativamente cuando los perros estaban presentes. “Estos hallazgos sugieren que los beneficios de los perros de servicio para sus dueños se extienden más allá de las tareas laborales para incluir mejores oportunidades de intercambio social. Los perros de servicio redujeron sustancialmente la tendencia de las personas sanas a ignorar o evitar a la persona con discapacidad”. Para realizar el estudio, los comportamientos de los transeúntes fueron registrados por un observador que siguió a una persona en silla de ruedas a una distancia de 15 a 30 pies. Las observaciones se realizaron en áreas públicas en medio del tráfico peatonal, áreas como centros comerciales y un campus universitario. Se registraron los comportamientos de los transeúntes hacia la persona en silla de ruedas, con o sin perro de servicio, incluyendo sonrisas, conversación, tacto, aversión a la mirada, evitación de camino o sin respuesta.

Los datos 
3.000 euros tiene que pagar en Roncescan la persona que solicita uno de estos perros
16.000 euros es el coste mínimo para preparar un perro de ayuda a una persona en silla de ruedas
2 años es el periodo de formación, un año en con una familia educadora y el segundo con los adiestradores 
3 perros ya preparados van a ser entregados por Roncescan a primeros de diciembre
2,5 millones de personas con movilidad reducida hay en España
7% de la población mundial sufre enfermedades raras, la mayoría con diversos síntomas
Bajar pantalones. Una de las cosas más complicadas de enseñar a un perro es a bajar la ropa, ya que no quiere hacer  daño y lo tiene que hacer con delicadeza

(Páginas 4 a 7)

Una manada de cinco perros de asistencia ayuda a una niña y su madre

Ellos también ayudan a los médicos

Dos perras ayudan a universitarios a ir al día en sus estudios

 

Pin It